Skip to main content

Ralsina.Me — Roberto Alsina's website

Reporte de Viaje 1: San Isidro to St. Pancras

Sor­ry, span­ish on­ly, this is for fam­i­ly, most­ly. May trans­late lat­er.


Es­ste vi­a­je es­tá sien­do sospe­chosa­mente efi­ciente.

De­spués de de­s­pe­di­das, som­a­ti­za­ciones vari­as, etc, me tomé el remise con mi chofer de cabecera Car­l­i­tos, a las 9:30. Llegué a Ezeiza a las 10:30, un mi­la­gro. No hubo casi ningún em­botel­lamien­to por el camino, ape­nas 3 o 4 choques, na­da grave.

Checkin... no hay co­la. De­tec­tores... 5 min­u­tos de co­la. Mi­gra­ciones? 5 min­u­tos. O sea, ter­miné en em­bar­que a las 11. Y el vue­lo salía a las 13, con em­bar­que a las 12:40, así que me fuí a tomar un café ex­tor­sivo, hablé por telé­fono, en­tré en IR­C, saludé a la gente del laburo.

Avión... úni­co asien­to ocu­pa­do en fi­la de tres. Vi­a­jé más có­mo­do que nun­ca. Vi "Bat­tle­ship" y "Abra­ham Lin­col­n: Vam­pire Hunter". Obras maes­tras del cine, por lo menos si las ves en una pan­talla de 4" y no en­tendés lo que di­cen por el rui­do de los mo­tores.

De­bo ser raro, pero la co­mi­da de avión me gus­ta. Son muchas cosas chiq­ui­tas, viene calien­te, y tienen ju­go de man­zana, por lo menos en British.

Llego a Heathrow, sal­imos del avión ra­pid­i­to, el tran­sit lle­ga en­seguida, hay 5 min­u­tos de co­la en la fron­ter­a, me atiende una seño­ra macanuda, me hace un chis­te, le ha­go otro, se ríe...

Sal­go, es­pero el ex­press menos de 2 min­u­tos, ba­jo en Padding­ton, un­der­ground, to­davía me qued­a­ba sal­do en la Oys­ter! Por el camino veo que pa­so por Bak­er Street, no aguan­té y me ba­jé para sacar una fo­to o dos.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/IMAG0821.jpg

Salien­do de Padding­ton

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/IMAG0823.jpg

Bak­er Street

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/IMAG0824.jpg

Bak­er Street

Subo de nuevo, dos esta­ciones, llegué. Pa­so a St. Pan­cras,lin­da estación, mod­er­na, pero co­mo meti­da aden­tro de unas ar­cadas de ladrillo an­tiguas. Tiene pi­anos que di­cen "Play me, I'm yours" para que la gente los use, nun­ca había vis­to es­o.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/IMAG0825.jpg

St. Pan­cras

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/IMAG0827.jpg

Pi­anos en St. Pan­cras

Voy a re­ti­rar el bo­le­to, me pi­de el códi­go de reser­va! Oh no! No me lo acuer­do! Ah, wifi gratis che? Ok, lis­to, re­ti­ra­do. Ten­go to­davía dos ho­ras de mar­gen para el tren... no puedo lla­mar a Buenos Aires porque son las 5 AM, me es­cri­bo un blog.

Paro a tomar un café en Le Pain Quo­ti­di­en, me ofre­cen un es­pe­cial del día para de­sayuno "Or­gan­ic Chori­zo and Pota­to Fri­tat­ta". Es una tor­tilla a la es­paño­la (Si, Manuel, ya sé que en Es­paña la tor­tilla no es así) con una en­sal­a­da de rúcu­la, sal­sa pi­can­te, dos panes in­te­grales y café servi­do en un bol de sopa. Es bas­tante más ri­co de lo que sue­na. ¿Ver a una chi­ca in­gle­sa tratar de de­cir chori­zo? No tiene pre­cio. Igual es más bara­to que un tosta­do de jamón y que­so en Ezeiza.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/roberto-blogueando-en-stpancras.jpg

Blogue­an­do en una estación de tren, hace 2 gra­dos, y lle­vo 21 ho­ras de vi­a­je...

Y aho­ra no me conec­tó el wifi, así que si­go es­cri­bi­en­do. Hice el checkin en el Eu­rostar, y pasé un con­trol de pas­aportes casi casi casi tan rig­uroso co­mo en la Cac­ci­o­la que viene de Carme­lo a las 4AM.

Me aca­ban de in­for­mar que ten­go de­sayuno en el tren. Jun­to con la frit­ta­ta y el full eng­lish que me dieron en el vue­lo (aunque me amar­retearon salchicha), es el ter­cer de­sayuno del día. Habré saca­do el tour para Hob­bit­s?

¿Por qué sir­ven de­sayuno en un tren que sale a las 11:24? ¿Por qué me sirvieron un de­sayuno en el avión a las 2AM ho­ra del país de des­ti­no, 11PM ho­ra del país de ori­gen? Porque los in­gle­ses aman de­sayu­nar. Lo del té de las cin­co es medio un mi­to, lo que los in­gle­ses harían, para to­da la eternidad, si no tu­vier­an otros com­pro­misos co­mo ir a la tardecita al pub a pon­erse en pe­do, es de­sayu­nar salchichas con pa­pas y huevos, y esa cosa que se lla­ma por­ridge. Y un hi­go en con­ser­va, o al­go así, porque les llegó el ru­mor que com­er fru­ta es salud­able.

Men­cioné hace un par de pár­rafos que hacía dos gra­dos. Sí, es­tá fres­co, pero es al­go tipo Buenos Aires en in­vier­no, ponele. Cli­ma de re­meri­ta con campera grue­sa. Lo que hace que lla­men la aten­ción las señori­tas que vuel­ven de esas típi­cas sal­i­das in­gle­sas de mu­jeres so­las, com­ple­ta­mente en pe­do, y dis­frazadas de cosas tales co­mo "abeji­ta sexy" o "en­fer­mera zom­bie sexy" o "in­gle­sa bor­racha hor­ren­da que cree que es sexy". En gen­er­al son un es­pec­tácu­lo bas­tante lamentable, pero hay que ad­mi­tir, se ban­can el frío con la mis­ma per­se­ver­an­cia y for­t­aleza con la que de­fendieron la is­la con­tra la Luft­waffe. En gen­er­al, es una mejo­ra. Si largaran los de­sayunos a base de grasa, ayu­daría. Hay más gra­nos que en Ex­poa­gro.

En la estación es­peran­do el tren a París hay clara­mente tres clases de pasajeros.

Clase 1

Abri­ga­dos co­mo si fuer­an a cruzar el canal en canoa. Caras col­oradas.

Clase 2

Saquito y bu­fan­di­ta.

Clase Turista Tercermundista

Mis­ma ropa hace 24 ho­ras. Dor­mí sen­ta­do. No muy agra­ci­a­do por la nat­u­raleza. El des­odor­ante no me aban­donó to­davía. Note­book en el rega­zo. Se lla­ma Rober­to.

Ca­da cin­co min­u­tos di­cen por los par­lantes que hay que ten­er cuidado, que nun­ca hay que perder de vista la val­i­ja, y que hay que boton­ear cualquier com­por­tamien­to raro.

Re­cién fuí a hac­er pis. No es fá­cil vig­i­lar la val­i­ja mien­tras hacés pis. Ter­miné ha­cien­do pis mi­ran­do para atrás. Ojalá no me hayan de­nun­ci­ado, porque la ver­dad que era sospe­choso.

Con­tin­uará...

Coming Soon...

... lots of trav­el pic­tures. On this trip I want to cre­ate a work­flow so it's very easy for me to pub­lish each day's pho­tos at the end of it.

I will be fold­ing that work­flow in­to Niko­la's gal­leries, since I don't ex­pect it to be a big amount of code, and I have sev­er­al hours of dead time while trav­el­ing.

Everything

This blog has been around for a long time, and I have writ­ten a lot. How much is a lot? Well, a rough es­ti­mate tells me that, with­out count­ing things trans­lat­ed to span­ish, I have writ­ten 2568143 char­ac­ter­s, or 343105 word­s, in 45477 lines.

Just to give you some con­tex­t, that is slight­ly longer than Stephen King's The Stand

And just for fun, here it is, in over 600 large for­mat pages which I hope noone both­ers down­load­ing ;-)

Don't Trust The Objectivist in Appartment 23

First, a bit of ad­vice: If you have not seen Don't trust the bitch in apart­ment 23 go ahead and do it, it's very fun­ny.

The hero of the sto­ry is a bright young wom­an (played by an ac­tress that looks like Zooey De­schanel's smart, evil cous­in) who has dis­cov­ered a un­sat­is­fied need in the re­al es­tate mar­ket: room­mates who will take your de­posit, make your life hel­l, con­vince you to leave, yet com­mit no crimes vile enough to war­rant po­lice's at­ten­tion.

Hav­ing found that need, she, like any true hu­man, ful­fills it in hero­ic fash­ion, thus tak­ing what's right­ful­ly hers by virtue of her in­ge­nu­ity and willpow­er.

Her lat­est room­mate is at­tract­ed to her mag­net­ic per­son­al­i­ty and strong élan, and dis­plays some in­ter­est­ing wit of her own when she re­acts to our hero's scheme by steal­ing and sell­ing all her be­long­ings, which leads to fun­ny hi­jinks.

Since this is a utopic com­e­dy, state's in­ter­fer­ence in the af­fairs of our heros is in­ex­is­tan­t, al­low­ing them to ex­er­cise sov­er­eign rights over their own bod­ies, like when they give al­co­hol to a thir­teen yeaar old, or deal in drugs, which as we all know, are vic­tim­less crimes, played for laughs (and re­al­ly, the chi­nese pills bit is fun­ny).

I have on­ly seen the pi­lot, but I look for­ward to the pro­tag­o­nist­s' start­ing a steel com­pa­ny, or maybe a rail­road cor­po­ra­tion, or maybe join­ing John Galt.

I give this show 4 Rands out of five.

Mariló Montero No Tiene Alma

Em­pece­mos con un par de citas:

No es­tá cien­tí­fi­ca­mente de­mostra­do que el al­ma no se trans­mi­ta en un trasplante de órganos.

—Mar­iló Mon­tero

Sabías que ca­da si­ete min­u­tos, en este país, nace un ne­gro sin al­ma?

—BB King

Mar­iló Mon­tero es una per­sona que tra­ba­ja en tele­visión, y di­jo esa pelo­tudez. Po­dría hac­er un post ex­pli­can­do ed­u­cada­mente que el al­ma no se alo­ja en las córneas, ni en el bazo, pero va­mos di­rec­to a lo im­por­tan­te: el al­ma no ex­iste.

El al­ma, to­dos los que creen que ten­emos te lo van a de­cir, es in­ma­te­ri­al. Las cosas in­ma­te­ri­ales no ex­is­ten. El al­ma es útil co­mo metá­fora, es útil co­mo ata­jo para de­scribir un con­jun­to de cosas rela­cionadas con la per­son­al­i­dad y la con­cien­ci­a, pero el al­ma en sí no es una cosa.

Y no, las no-­cosas no viv­en en el in­testi­no, así que no, no se trans­miten.

¿Si no, cuan­do te ex­tir­pan las amíg­dalas, te volvés un poco más de­salmado?

¿Cuan­do cagás, mandás tu al­ma a Be­raza­tegui?

¿Cuan­do te cortás el pelo, te acortás el es­píritu?

¿Si me trans­plan­tan al­go de Mar­iló Mon­tero, me vuel­vo id­io­ta?

Creo que lo de la seño­ra Mon­tero es sim­ple­mente un in­ten­to de mod­ern­izar al­gu­na su­per­sti­ción me­dieval, y sien­do el­la es­paño­la, es posi­ble supon­er que es al­go católi­co. Supon­go que el salto de una re­ligión a un chori­zo lleno de al­ma de va­ca es breve.


Contents © 2000-2021 Roberto Alsina