Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

Discutiendo con cualquiera: parte 1

"No si­gas con ideas ateas pe­ri­mi­da­s, Dios exis­te, y se pue­de pro­bar cien­tí­fi­ca­men­te. lee www.­to­rre­mo­li­nos­m­a­la­ga.­co­m.ar "

¡Bue­no, vea­mos en­ton­ce­s!

Es un do­cu­men­to in­creí­ble­men­te lar­go, pe­ro va­mos a tra­tar de ha­cer­le jus­ti­cia.

Em­pe­ce­mos con el tí­tu­lo:

¿Por qué creo en Dios cien­tí­fi­ca­men­te?

Es­to mar­ca la can­cha: va­mos a tra­tar es­to co­mo un ar­gu­men­to cien­tí­fi­co. Si el au­tor se sa­le de eso, ca­che­ta­zo pa­ra que en­tre.

Co­mo es muy lar­go, hoy ve­re­mos só­lo el Ca­pí­tu­lo I: His­to­ria

A ve­ces en­vi­dio a los ag­nós­ti­co­s, pues pue­den vi­vir tran­qui­la­men­te di­cien­do “no sé”. Yo soy in­ca­paz de ha­cer­lo. Aun con una for­ma­ción re­li­gio­sa tam­po­co de­seo acep­tar al­go só­lo por “fe”, sin ni si­quie­ra cues­tio­nar­lo.

Pe­ro tam­po­co me gus­ta que me mien­tan ale­vo­sa­men­te con teo­rías que son to­tal­men­te im­po­si­ble­s, y lo ha­gan con tal ca­ra­du­rez só­lo apre­cia­da a al­gu­nos po­lí­ti­co­s. Uno pre­ten­de que un cien­tí­fi­co no tra­te de ajus­tar la teo­ría a sus pro­pias creen­cias o a si­tua­cio­nes po­lí­ti­cas o eco­nó­mi­ca­s. Y mu­cho me­nos que to­da una co­lec­ción de cien­tí­fi­cos de­fien­da teo­rías sin nin­gu­na ba­se só­li­da y sin nin­gu­na mí­ni­ma prue­ba.

Bue­ní­si­mo, a mí tam­po­co.

Una de ellas es el ori­gen de la vi­da. Po­der de­ci­dir si hay al­gu­na teo­ría que ten­ga la po­si­bi­li­dad de creer­se.

El ar­gu­men­to por in­cre­du­li­dad ("no pue­do creer que eso sea cier­to­") no es cien­tí­fi­co, es una fa­la­cia. Hay mon­to­nes de co­sas que cues­ta creer pe­ro son cier­ta­s.

Es sa­bi­do que has­ta el mas mí­ni­mo ser vi­vien­te tie­ne una se­rie de com­po­nen­tes en su com­po­si­ción quí­mi­ca.

Y sí, no hay se­res vi­vos com­pues­tos úni­ca­men­te de car­bo­no, di­ga­mo­s. Ob­vio pe­ro cier­to.

Es­to su­gie­re que co­mo sea que se ha­ya ge­ne­ra­do el pri­mer ser vi­vien­te, esos com­po­nen­tes de­bie­ron es­tar jun­tos en la na­tu­ra­le­za pa­ra que el su­pe­r-­crea­dor del “tiem­po” pu­die­ra com­ple­tar su ta­rea. Por su­pues­to la po­si­bi­li­dad de que to­dos es­tos ele­men­tos se pue­dan en­con­trar en la na­tu­ra­le­za en una cer­ca­nía tal que pu­die­ra ser­vir al tiem­po es el ce­ro ab­so­lu­to.

No es lo mis­mo "po­si­bi­li­da­d" que "pro­ba­bi­li­da­d". El ce­ro ab­so­lu­to es una tem­pe­ra­tu­ra, no una pro­ba­bi­li­da­d. En pro­ba­bi­li­dad no hay ce­ros ab­so­lu­tos y re­la­ti­vo­s, hay ce­ros no má­s. Y ade­má­s, la pro­ba­bi­li­dad de ca­si na­da es ce­ro. Hay una pro­ba­bi­li­dad ín­fi­ma (pe­ro no ce­ro) de que yo en­tre en com­bus­tión es­pon­tá­nea en es­te mis­mo mo­men­to, o de que atra­vie­se el pi­so sin rom­per­lo. Por lo me­nos si uno acep­ta la me­cá­ni­ca cuán­ti­ca, cla­ro.

An­te tal even­to un cien­tí­fi­co ru­so pro­pu­so que de­bió ha­ber una so­pa quí­mi­ca que ten­dría ca­sual­men­te las pro­pie­da­des co­rrec­ta­s. No só­lo la pro­ba­bi­li­dad si­gue sien­do ce­ro de que ha­ya ha­bi­do al­gu­na vez una so­pa quí­mi­ca, al­go no na­tu­ral en to­do ca­so y ya si­tuar ade­más cier­tas pro­por­cio­nes pa­re­ce más una to­ma­da de pe­lo que un pos­tu­la­do cien­tí­fi­co.

El mar es una so­pa quí­mi­ca (con­tie­ne so­dio, po­ta­sio y mon­to­nes de otros ele­men­tos di­suel­tos en agua), no sé por qué le pa­re­ce im­pro­ba­ble y anti­na­tu­ral la idea de una so­pa quí­mi­ca.

Por otro la­do, se­gu­ra­men­te se es­tá re­fi­rien­do a los ex­pe­ri­men­tos en abio­gé­ne­sis de Mi­ller y otro­s, en los que se ve la for­ma­ción es­pon­tá­nea de ami­noá­ci­dos a par­tir de amo­nía­co hi­dró­geno y me­tano.

No in­ven­ta­ron las pro­por­cio­nes de ma­te­ria­les de la "so­pa", los to­ma de mo­de­lar la at­mós­fe­ra pri­mi­ti­va. Es quí­mi­ca, que el au­tor no pue­da creer en ella no quie­re de­cir que no exis­ta. ¡Sin ir mas le­jo­s, son al­gu­nos de los com­po­nen­tes prin­ci­pa­les de la at­mós­fe­ra de Jú­pi­te­r! A me­nos que el au­tor con­si­de­re im­pro­ba­ble la exis­ten­cia de Jú­pi­te­r, por su­pues­to.

Pe­ro aún cien­tí­fi­cos de an­tes de la era del AD­N, sa­bían de la ex­tra­or­di­na­ria com­ple­ji­dad de un ser vi­vo. Era im­pen­sa­ble que aun con una pro­ba­bi­li­dad de ce­ro, aún si se pu­die­ra ad­mi­tir la exis­ten­cia de tal cú­mu­lo de ca­sua­li­da­des, el tiem­po era in­ca­paz de crear una es­truc­tu­ra or­gá­ni­ca des­de una so­pa inor­gá­ni­ca. La po­si­bi­li­dad que una me­ra ac­ti­vi­dad en la tie­rra co­mo un ra­yo, una erup­ción o un me­teo­ri­to no po­drían crear lo que es una com­ple­ja vi­da, o si se quie­re con los des­cu­bri­mien­tos ac­tua­le­s, crear una ca­de­na AD­N.

Nue­va­men­te, que el au­tor sea in­ca­paz de pen­sar al­go no quie­re de­cir que los de­más es­tén su­je­tos a las mis­mas li­mi­ta­cio­nes (por suer­te).

Nin­gún la­bo­ra­to­rio con los mas mo­der­nos equi­pos ha po­di­do ja­más crear un ser vi­vo de al­go inor­gá­ni­co. ¿Có­mo el se­ñor tiem­po po­dría ha­cer­lo? Sin nin­gu­na ba­se cien­tí­fi­ca, sin una so­la prue­ba de que al­gu­na par­te de la teo­ría pue­da ser ver­da­d, es­tas teo­rías no pue­den ser con­si­de­ra­das cien­tí­fi­ca­s. Com­pe­ti­rían en un mis­mo te­rreno con las pro­pues­tas re­li­gio­sas, sal­vos que aque­llas pro­po­nen ge­ne­ral­men­te a un Dios crea­do­r, al­go que no se pue­de des­men­tir cien­tí­fi­ca­men­te y es­tas pro­po­nen a un “tiem­po” crea­dor que se pue­de cien­tí­fi­ca­men­te de­mos­trar co­mo to­tal­men­te in­co­rrec­ta.

Craig Ven­ter to­mó una bac­te­ria y le reem­pla­zó el ge­no­ma por uno crea­do ar­ti­fi­cial­men­te. Al re­pro­du­cir­se esa bac­te­ria, las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes son crea­das en ba­se a nu­trien­tes (que ad­mi­ti­rán, no es­tán vi­vo­s) y las ins­truc­cio­nes de ese ge­no­ma ar­ti­fi­cia­l, uti­li­zan­do el ca­dá­ver rea­ni­ma­do de la bac­te­ria co­mo "fá­bri­ca" 1.

Es de­ba­ti­ble si eso es vi­da ar­ti­fi­cial o no, pe­ro se pa­re­ce bas­tan­te. Y ob­via­men­te, que al­go no se ha­ya he­cho no es prue­ba de que sea im­po­si­ble. Nin­gún la­bo­ra­to­rio ha crea­do una fu­sión ató­mi­ca au­to­sos­te­ni­da, pe­ro eso no quie­re de­cir que el sol no exis­ta, o no fun­cio­ne de esa ma­ne­ra.

Esas son pe­ro­gru­lla­da­s, pe­ro son pe­ro­gru­lla­das que el au­tor pa­re­ce sos­la­ya­r, obnu­bi­la­do por el atre­vi­mien­to de la exis­ten­cia de co­sas que él no pue­de cree­r.

Por otro la­do, el au­tor in­sis­te en de­cir que pue­de de­mos­trar cien­tí­fi­ca­men­te al­go pe­ro si­gue igual­men­te sin ha­cer­lo. Ca­be acla­rar que la afir­ma­ción rei­te­ra­da y vehe­men­te no es par­te del mé­to­do cien­tí­fi­co.

Pe­ro la ca­ra­du­rez de los cien­tí­fi­cos es ina­cep­ta­ble no só­lo por­que la pro­ba­bi­li­dad de que cier­tas cir­cuns­tan­cias pue­dan apa­re­cer es ce­ro, sino que ade­más cual­quier cien­tí­fi­co no pue­de ig­no­rar que un ser vi­vo es ade­más de quí­mi­ca tie­ne un com­po­nen­te que se de­no­mi­na vi­da, y que nin­gún cien­tí­fi­co ha po­di­do ja­más ex­pli­car co­mo es, có­mo se com­po­ne. ése com­po­nen­te de vi­da que tal vez tie­ne pe­so, o ener­gía, no ha po­di­do nun­ca ais­lar­se ni de­fi­nir­se. La com­po­si­ción quí­mi­ca de dos se­mi­llas pue­de ser igual pe­ro la que tie­ne vi­da pue­de ger­mi­nar y la otra no, No im­por­ta lo que se ha­ga. Un cuer­po hu­ma­no pue­de te­ner un pa­ro car­día­co, o una muer­te ce­re­bra­l, pe­ro la vi­da del cuer­po des­apa­re­ce en otro mo­men­to. Es co­no­ci­da la me­di­ción de cier­tos cien­tí­fi­cos de una pér­di­da sú­bi­ta de pe­so en lo que se­ría la per­di­da de la vi­da. Es al­gu­nas se­mi­llas que pue­da flo­tar o no pue­de sig­ni­fi­car que ya no ten­ga vi­da, o que si es po­si­ble que ger­mi­ne.

El au­tor asig­na sus pro­pias con­vic­cio­nes a los cien­tí­fi­cos en ba­se a que "no pue­den ig­no­ra­r" al­go. Pues bien, es per­fec­ta­men­te po­si­ble ig­no­rar que exis­ta un com­po­nen­te lla­ma­do "vi­da" en un ser vi­vo.

De­cir que uno es­tá tra­tan­do de de­mos­trar al­go cien­tí­fi­ca­men­te y por otro la­do po­ner en jue­go con­cep­tos eso­té­ri­co­s, co­mo la exis­ten­cia de una en­ti­dad in­me­di­ble lla­ma­da "vi­da" es des­ho­nes­ti­dad in­te­lec­tual o ig­no­ran­cia.

La com­po­si­ción quí­mi­ca de dos se­mi­lla­s, una vi­va y una muer­ta, no son igua­les mas allá de ca­rac­te­rís­ti­cas gro­se­ras co­mo la canti­dad de car­bono o ni­tró­geno en las mis­ma­s. La quí­mi­ca tra­ta tam­bién so­bre pro­ce­so­s, lo di­go des­de una ca­si ab­so­lu­ta ig­no­ran­cia de la quí­mi­ca 2, y su­pon­go que la ac­ti­vi­dad quí­mi­ca en cé­lu­las en las se­mi­llas vi­vas no es igual a la de las cé­lu­las de una se­mi­lla muer­ta.

Ela­bo­rar una teo­ría don­de la pro­ba­bi­li­dad es ce­ro de que hu­bie­ra ocu­rri­do y sos­la­yan­do ex­pli­car lo que no pue­de ex­pli­car­se es de­fi­ni­ti­va­men­te al­go no cien­tí­fi­co. Dar­le un ca­rác­ter di­fe­ren­te de una me­ra bur­la o to­ma­da de pe­lo es ya al­go im­pen­sa­ble.

Nue­va­men­te el au­tor su­po­ne co­sas y le asig­na va­lor de ver­dad sin dar nin­gún mo­ti­vo. ¿Quién di­ce que la pro­ba­bi­li­dad de eso es ce­ro? El au­to­r. En­ton­ces es ce­ro y es una bur­la. La fal­ta de ri­gu­ro­si­dad de ese ar­gu­men­to es ob­via.

Aún así, aun ima­gi­nan­do que pu­die­ra apa­re­cer una vi­da una vi­da in­ci­pien­te, con to­do lo que cien­tí­fi­ca­men­te se en­tien­de co­mo una cria­tu­ra con vi­da, es de­ci­r, un com­ple­jo me­ca­nis­mo pa­ra ali­men­tar­se, re­pro­du­cir­se y vol­ver a for­mar­se. El me­ca­nis­mo de for­ma­ción de cual­quier ser es tan lar­go y com­ple­jo que no pue­de des­pre­ciar­se o to­mar­se a la li­ge­ra. Cuan­do uno es­tu­dia el AD­N, no pue­de me­nos que ma­ra­vi­llar­se de la canti­dad de in­for­ma­ción e ins­truc­cio­nes que es ne­ce­sa­ria pa­ra que una cé­lu­la fe­cun­da­da, se di­vi­da en do­s, en cua­tro y así en mi­llo­nes, pe­ro trans­for­mán­do­se en muy dis­tin­tos com­po­nen­tes del ser vi­vo. Uno ya po­día in­tuir que un pro­gra­ma de com­pu­ta­ción que qui­sie­ra emu­lar el me­ca­nis­mo de for­ma­ción de un ser con su car­ga ge­né­ti­ca de­be­ría ser muy com­pli­ca­do. Cual­quier cien­tí­fi­co lo in­tui­ría. El ADN nos dá una me­di­da de cuan­to com­pli­ca­do es. Es­ta vi­da in­ci­pien­te que ni re­mo­ta­men­te pue­de ha­ber si­do crea­da por la ca­sua­li­dad o el tiem­po co­mo se nos quie­re bur­da­men­te ha­cer cree­r, de­be ade­más caer en un am­bien­te pro­pi­cio pa­ra cum­plir el ci­clo de to­do ser vi­vien­te, ali­men­tar­se y re­pro­du­cir­se an­tes de mo­ri­r.

Creo ya per­ci­bir un pa­trón en las ob­je­cio­nes del au­to­r. "Tal co­sa es im­pro­ba­ble, por lo tan­to no es po­si­ble".

Tal vez el au­tor no com­pren­da en ver­dad lo gran­de y vie­jo que es el uni­ver­so. Cuan­do al­go es al­ta­men­te im­pro­ba­ble, pe­ro pue­de su­ce­der en mi­llo­nes y mi­llo­nes de lu­ga­res, y se in­ten­ta una y otra vez du­ran­te mi­llo­nes y mi­llo­nes de año­s, de­ja de ser tan im­pro­ba­ble.

Es im­pro­ba­ble ga­nar la lo­te­ría. Ca­si siem­pre al­guien la ga­na.

La ex­ce­len­te fra­se de Eins­tein “El hom­bre en­cuen­tra a Dios de­trás de ca­da puer­ta que la cien­cia lo­gra abri­r” re­su­me mi pen­sa­mien­to,

Tam­bién di­jo "El in­te­rés com­pues­to es la fuer­za más po­de­ro­sa de la ga­la­xia", y se apli­ca mu­cho más di­rec­ta­men­te al te­ma del co­mien­zo de la vi­da que la otra.

es tan com­ple­jo to­do el me­ca­nis­mo ne­ce­sa­rio pa­ra la crea­ción de la vi­da, que no hay du­da que Dios lo creó. No que­da nin­gu­na otra po­si­bi­li­da­d. La cien­cia ha ido de­mos­tran­do que ca­da teo­ría de Eins­tei­n.

¿Ha ido de­mos­tran­do que ca­da teo­ría qué? Ahí fal­ta al­gún pe­da­zo de fra­se...

Al­gu­nos cien­tí­fi­cos bus­can an­te la im­po­si­bi­li­dad de de­mos­trar có­mo la vi­da fue crea­da, in­ven­tan otras po­si­bi­li­da­des a su gus­to. La vi­da pue­de ha­ber si­do traí­do por se­res ex­tra­te­rres­tres o por al­gún me­teo­ri­to. To­tal la ig­no­ran­cia ge­ne­ral pue­de acep­tar cual­quier afir­ma­ció­n. Ví un do­cu­men­tal que ha­bla­ba so­bre la im­por­tan­cia de una ro­ca en­contra­da en la An­tár­ti­da, te­nía com­po­nen­tes or­gá­ni­co que ase­gu­ra­ban que di­cha ro­ca, que ca­sual­men­te pro­ve­nía de Mar­te, po­dría ser tes­ti­go de que la vi­da en la tie­rra ha­bría ve­ni­do des­de Mar­te, se­gún el di­rec­tor de la NA­SA.

No, la ro­ca no te­nía com­po­nen­tes or­gá­ni­co­s, de­cían que te­nía mi­cro­fó­si­le­s. No es lo mis­mo. Y el di­rec­tor de la NA­SA no lo di­jo, lo di­jo Da­vid McKay en 1996 en la re­vis­ta Scien­ce.

Y no es ca­sua­li­dad que pro­ven­ga de Mar­te, hay un es­tu­dio acer­ca de las bur­bu­jas de gas atra­pa­das en el mis­mo, y co­mo su com­po­si­ción quí­mi­ca coin­ci­de con la at­mós­fe­ra mar­cia­na, por ejem­plo. Pa­ra más da­to­s, se pue­de leer es­te in­for­me en el si­tio de la NA­SA: http://n­ss­dc.gs­fc.­na­sa.­go­v/­pla­ne­ta­r­y/­marsli­fe.ht­ml

Me pa­re­ció tan ri­dí­cu­la to­ma­da de pe­lo que me pu­se a in­ves­ti­ga­r. Lo pri­me­ro que hi­ce fue en­trar al si­tio de In­ter­net de la NA­SA don­de pron­to ví una afir­ma­ción ro­tun­da del or­ga­nis­mo. “Ja­más se ha des­cu­bier­to nin­gún sig­no de vi­da fue­ra de la tie­rra”. Pe­ro tam­bién pu­de por In­ter­net que real­men­te el di­rec­tor de la NA­SA ha­bía di­cho eso. No me cos­tó mu­cho dar­me cuen­ta que por en­ton­ces se es­ta­ba ges­tio­nan­do la fi­nan­cia­ción del en­vío de la pri­mer son­da a Mar­te, y que la ro­ca en cues­tión la ALH84001 que po­día pro­ve­nir de tiem­pos de la for­ma­ción de Mar­te te­nía al­gún re­si­duo mi­ne­ral que se to­ma­ron pa­ra ase­ve­rar una men­ti­ra.

El me­teo­ri­to ALH84001 no es un sig­no de vi­da ac­tua­l, es un sig­no de una po­si­bi­li­dad de vi­da ha­ce 4.8 bi­llo­nes de año­s. Que la in­ves­ti­ga­ción so­bre ALH48001 la hi­zo la NA­SA no es dis­cu­ti­ble.

Las mi­nús­cu­las es­truc­tu­ras en­contra­das en el in­te­rior del me­teo­ri­to que se de­cía te­nían un as­pec­to si­mi­lar al de las bac­te­rias fo­si­li­za­das que se ven en la Tie­rra. Hoy se acep­ta que es­tos re­si­duos son pu­ra­men­te geo­ló­gi­co­s.

Pe­ro por en­ton­ces la de­tec­ción de mag­ne­ti­ta que es co­mún a de­ter­mi­na­das bac­te­rias y cier­tos gló­bu­los de car­bo­na­to les per­mi­tía de­ci­dir que es­tos eran de­se­chos tí­pi­cos de al­gu­na for­ma de vi­da. Lue­go han des­cu­bier­to que ta­les for­ma­cio­nes son tí­pi­cas de un vol­cán. Con el via­je de la son­da a Mar­te ya na­die afir­ma que hu­bo al­gu­na vez vi­da en Mar­te.

Es un te­ma de dis­cu­sió­n. Pa­ra más da­tos ver http://en.wiki­pe­dia.or­g/wiki/­Mar­s_­me­teo­ri­te que tie­ne va­rias re­fe­ren­cias a es­tu­dios re­cien­tes, por ejem­plo "Tho­ma­s-Ke­pr­ta, K., S. Cle­me­tt, D. McKa­y, E. Gib­son and S. Wen­twor­th 2009. Ori­gin of Mag­ne­ti­te Nano­cr­ys­tals in Mar­tian Me­teo­ri­te ALH84001 jour­nal Geo­chi­mi­ca et Cos­mo­chi­mi­ca Ac­ta: 73. 6631-6677." que di­ce que la mag­ne­ti­ta es com­pa­ti­ble con ac­ti­vi­dad bio­ló­gi­ca.

La men­ti­ra pue­de ser jus­ti­fi­ca­da co­mo un error cien­tí­fi­co, pe­ro la rea­li­dad es que es­pe­rar que en Mar­te, mu­cho me­nos pro­pi­cio pa­ra te­ner vi­da, se hu­bie­ra ge­ne­ra­do la vi­da mi­les de mi­llo­nes de años an­tes que en la Tie­rra era to­tal­men­te im­pro­ba­ble,

No, no mi­les de mi­llo­nes de años an­tes. El me­teo­ri­to tie­ne 4800 mi­llo­nes de año­s. Los mi­cro­fó­si­les más an­ti­guos te­rres­tres co­no­ci­dos tie­nen más de 3500 mi­llo­nes de año­s.

y de que esa mi­nús­cu­la vi­da en Mar­te hu­bie­ra de­ja­do de­se­chos que por ca­sua­li­dad al­gún me­teo­ri­to a su vez cho­can­do con Mar­te hu­bie­ra li­be­ra­do una ro­ca al es­pa­cio y que lue­go de mi­llo­nes de años es­ta jus­to ca­ye­ra en la tie­rra en la an­tár­ti­da pa­ra de­ve­lar­nos la vi­da en Mar­te es de­ma­sia­do po­co pro­ba­ble. De pro­ba­bi­li­dad ce­ro ab­so­lu­to.

Re­pe­tir una y otra vez que se des­co­no­ce la cien­cia de la es­ta­dís­ti­ca no ayu­da a la cau­sa del au­to­r.

Es mu­cho más creí­ble que és­ta fue una teo­ría for­za­da pa­ra ins­pi­rar el fi­nan­cia­mien­to del pro­yec­to de en­vío de la son­da a Mar­te. No ten­go du­das que los cien­tí­fi­cos que sus­cri­bie­ron la teo­ría no creían en ella sino que les era con­ve­nien­te. No es la ma­yo­ría de los cien­tí­fi­cos los que ha­cen es­te ti­po de co­sas, pe­ro sin du­da son los más pu­bli­ci­ta­do­s. Los que ad­quie­ren re­nom­bre en ba­se a teo­rías fal­sas o que no ce­rra­ban ni en el co­mien­zo de su es­bo­zo. Por ca­so es­tá to­do el es­pec­tro de Da­rwin y sus su­ce­so­res que de­fen­die­ron lo in­de­fen­di­ble.

¡Co­mo no pue­do creer en sus teo­ría­s, de­be ser que son frau­des que in­ten­tan ob­te­ner fa­ma y for­tu­na! Es­te ha­ra­gán ata­que ad ho­mi­nem no me­re­ce ma­yor res­pues­ta, ya que no ex­pli­ca na­da, no re­fu­ta na­da, no pro­po­ne na­da, y no sir­ve de na­da.

En­ton­ce­s, re­su­mien­do, el au­tor no ha he­cho nin­gu­na afir­ma­ción re­fu­ta­ble, no ha­ce nin­gu­na pre­dic­ción com­pro­ba­ble, y en ge­ne­ral no ha he­cho más que par­lo­tear in­sis­ten­te­men­te en que al­gu­nas co­sas son im­pro­ba­bles y por lo tan­to él se nie­ga a creer en ella­s.

De qué for­ma es­ta ton­te­ra pue­da lle­var a creer en dio­s, mu­cho me­nos a creer en él de for­ma cien­tí­fi­ca, to­da­vía no ten­go la me­nor idea. Ve­re­mos que su­ce­de en ca­pí­tu­los pos­te­rio­res.

1

Sí, es una des­crip­ción in­ten­cio­nal­men­te pro­vo­ca­ti­va.

2

Ten­go la ven­ta­ja de sa­ber que no sé quí­mi­ca, a di­fe­ren­cia del au­to­r.

Santiago Cabezas / 2010-07-14 17:18:

Hasta ahora, el autor lo único que hace es tratar de probar algo con contraejemplos. O mejor dicho: quiere probar la existencia de Dios "científicamente", menospreciando a... la ciencia. Es UN POCO contradictorio. Igual, este post no lo leí porque no concibo que sea real, ergo no es real.

Roberto Alsina / 2010-07-14 17:22:

Pero entonces cuando Maradona le decía a alguien "no existís"... oh, demonios!

Mariano García Berrotarán / 2010-07-14 19:38:

aparte la página es horrible. no confiaría en los argumentos a alguien que tiene un criterio estético tan feo

Roberto Alsina / 2010-07-14 21:52:

Bueno, capaz que tiene capacidades de diseño diferentes.

Dana Luz / 2010-07-15 15:48:

Admiro tu tenacidad de discutir con estos seres tan interesantes, que logran destruir centurias de conocimientos en una frase con ortografía dudosa y citas todavía más dudosas...te juro, te admiro sinceramente, no se si sos masoquista o te cansaste de escuchar pelotudeces...
Aprovecho para pedirte tu autorización de repostear tu artículo sobre el debate del matrimonio homosexual (se que queda medio descolgado aca, disculpas apartes..) en mi blog, con un obvio link al tuyo. Thumbs up!

Roberto Alsina / 2010-07-15 15:58:

Jaja, soy un calentón en el mal sentido (peleador). Dale nomás con el otro artículo aunque ahora ya esté (por suerte) obsoleto :-)