La Cacerola Loca

"Locura es hacer lo mismo una y otra vez esperando resultados diferentes"

—Albert Einstein

Hoy leí en un comentario en un sitio que no merece ser linkeado la pregunta "cómo puede ser que hayan llegado al poder éstos". Bueno, estimado comentarista anónimo de blog político-vedettil, te lo voy a explicar.

La causa inmediada del poder de Cristina Fernandez es, obviamente, que ganó elecciones. Pero a nadie le interesa eso, excepto a los que se la pasan echando en cara del 46% que 54 es más que 46, y que si quieren ser presidentes es buena idea ganar elecciones, pero acá no vamos a caer en ese facilismo. Vamos a ver más para atrás.

Cristina llega a presidenta en gran parte porque la apoya como candidata Néstor. Si bien ella es una persona con un gran historial político, senadora, etc. si no la llevaba Néstor, no hubiera sido presidenta. O tal vez sí, pero de otra manera completamente distinta, igual que si yo no hubiera comprado una Sinclair 1000 no sería programador (a menos que lo hubiera sido por otros motivos). Pero esos otros motivos son ficción, porque no sucedieron. Ella es presidenta por Néstor.

¿Y cómo llegó Néstor a presidente? Llegó porque lo llevó Duhalde, y porque Menem se hizo encima porque se olvidó de ponerse el pañal para adultos, o porque se dió cuenta de que a pesar de ganar la primera vuelta, en la segunda sacaba exactamente los mismos votos porque todos los demás no lo querían.

Así que Néstor ni siquiera llegó por ganar elecciones, llegó porque de los otros dos políticos que podían llegar a ser candidatos, uno (Duhalde) se tenía que ir por dos muertos y el otro (Menem) estaba quemado.

¿Pero cómo puede ser eso? ¿Cómo puede suceder que los tres políticos más populares a nivel nacional en ese momento fueran esos tres? ¡Uno que no se puede presentar, uno que no lo vota nadie, y uno que no lo conoce nadie, y saca menos votos que Memem! Eso no es normal.

Pero claro, pensemos. ¿Por qué Duhalde tenía poder, como para poder empujar a Kirchner como candidato? Por la acefalía del 2001-2002. Acuérdense que a Duhalde ese poder le llega cuando ya todos los demás se habían escapado de ese poder porque quemaba, porque nadie lo bancaba, porque no les daba el cuero, porque no tenían las pelotas de titanio que tiene el hijo de mil putas de Duhalde.

Menem llega porque hubo tal debacle que la gente (bueno, digamos un cuarto de la gente) decía, mierda, el turco era un tremebundo hijo de puta... ¡pero esto fue peor!

Sí, llegamos en el 2003 con esos 3 candidatos por culpa del 2001. ¿Qué pasó en el 2001? El cacerolazo. En el 2001 se hizo pública esa consigna de "que se vayan todos". Y se fueron todos. Bueno, casi todos. Quedó Duhalde, porque el tipo lo bautizaron con teflón, quedó Menem, porque no tenía otra cosa que hacer en la vida, y quedó Kirchner porque a Duhalde se le fué de las manos una represión, murieron dos pibes, dijo "ma sí, me voy a pescar en el gomón", y era lo que había a mano. ¿Se acuerdan cuando decían que era "el chirolita de Duhalde"? ¡Si hasta lo habían bautizado Virolita! ¡Cuánta presciencia política, qué don de adivinación!

Pero si en el 2001 no se hubieran ido todos, alguno hubiera quedado. Y si quedaba alguno, Duhalde no era presidente, Kirchner no era candidato, Menem era jubilado, y en las elecciones del 2003 quién sabe qué hubiera pasado.

Entonces ver ahora a la misma gente saliendo de vuelta a la calle, diciendo las mismas cosas, en la misma pose, demonizando a la política como si ellos tuvieran una idea de con qué reemplazarla, es gracioso. Bah, gracioso si no te jode que haya tanta gente que no se da cuenta que está haciendo lo mismo, una y otra vez, esperando un resultado distinto. Si no te jode que salir a decir "que se vayan todos" y "que se acabe la política" es, literalmente, una locura.

"Todo lo que digas parece más inteligente si se lo atribuís a Einstein"

—Albert Einstein

Comments

Comments powered by Disqus