Skip to main content

Ralsina.Me — Roberto Alsina's website

La Tierra Hay Que Lavársela de Las Patas

¿Por qué vivís ahí?

¿Por qué no vivís en otro lado?

Pre­gun­táte es­o. Yo me lo pre­gun­té en el 2000 y me fuí. De­jé mi de­par­ta­men­to, de­jé mis mue­bles, de­jé mis li­bros, de­jé mi ropa, de­jé mi laburo, de­jé mi novi­a, de­jé mi tele, de­jé al­gu­na deu­da, de­jé mis mates, y me fuí.

Yo no es­ta­ba con­tento adonde es­ta­ba. Tenía al­go ase­gu­rado, pero era lo mis­mo que ya tenía, y tenía trein­ta pir­u­los, y lo había tenido des­de los vein­ticin­co. Tenía mi tra­ba­jo en la facu, tenía mi jefe que me es­ta­ba cayen­do mal, tenía mi lu­garci­to, en un bar­rio que no me gustaba, tenía mi novi­a, que no me hacía fe­liz, tenía al­gu­na deu­da de ex­pen­sas, tenía un de­par­ta­men­to in­e­scrit­urable con una hipote­ca im­pagable.

Y tuve una ofer­ta de laburo y me fuí, y no volví nun­ca más. Habré pasa­do una se­m­ana en los úl­ti­mos doce años al­lá, para casamien­tos, y nacimien­tos, y una char­la que dí en la FICH, pero he pasa­do más tiem­po en Cruz del Eje, o en Mar del Plata, o en Lon­dres, o en Carmelo, que al­lá.

Y tuve una ofer­ta de laburo, y me hice un bol­si­to y me fuí, y pasaron cosas, muchas es­tán es­critas acá en este sitio, y cam­bié, e hice cosas, y me casé, y tuve un pibe, y vi­a­jé, y fuí fe­liz, e in­fe­liz, y me cagué de ham­bre, y me ha ido bi­en, y me ha ido mal, y me en­fer­mé, y no me curé, o sí, y en­gordé, y se me cayó el pelo, y es­cribí, y bor­ré, y gané.

Porque gané. Porque to­do eso no me hu­bier­an pasa­do si tu­viera mi de­par­ta­men­ti­to, mi ropa, mi tele, mi laburo en la facu, mis li­bros, mis mue­bles, mi novi­a. Me hu­bier­an pasa­do otras cosas, claro, pero no és­tas, y yo, yo, soy este tipo que le pasaron es­tas cosas, y no otras.

Vos no sos el lu­gar en que es­tás, ni el lu­gar donde nacis­te, ni la fa­mil­ia que tenés, vos sos lo que te pasó y lo que hi­ciste. Y lo que te pasó ya es­tá, pero lo que te va a pasar es casi to­do cul­pa tuya, y lo que hi­ciste más.

Es­cu­cho to­do el tiem­po gente que­ján­dose de donde es­tán. Que es feo, que es in­se­guro, que es es­to, que no es lo otro, que su laburo es una bosta, que sus com­pañeros son un­os gar­cas, que los mal­tratan, que sufren.

¿Por qué vivís ahí?

¿Por qué no vivís en otro lado?

¿Que sos, viejo? ¿Cagón?

Viví, pibe.

Comments

Comments powered by Disqus