Skip to main content

Ralsina.Me — Roberto Alsina's website

El Partido De La Red

Una red es un mon­tón de agu­jeros ata­dos con so­gas.

—El Cha­vo del 8 (E­spe­cial va­ca­ciones en Aca­pul­co)

De­bo con­fe­sar que me en­teré de la ex­is­ten­cia del Par­tido de la Red medio tarde, hace po­quito. Y ... la ver­dad, me da un es­co­zor.

Re­sum­ien­do lo que en­tien­do de la prop­ues­ta:

  • Meten leg­is­ladores

  • Es­­os leg­is­ladores no pien­san

  • Pre­sen­­tan las prop­ues­­tas a votar en una pági­­na web

  • La gente vota si o no

  • El leg­is­lador vota en con­se­cuen­­cia

Hay una se­rie de prob­le­mas (me pare­ce) con es­ta idea.

Para em­pezar, hace que a quien se eli­ja sea ir­rel­e­vante. Si no va a pen­sar, la leg­is­latu­ra puede es­tar for­ma­da por per­fec­tos im­bé­ciles (hey, uno de los can­didatos es­tu­dia as­trología) y da lo mis­mo. Eso prob­a­ble­mente no es ma­lo en sí mis­mo, pero asume que el úni­co ob­je­ti­vo de la leg­is­latu­ra es votar. Y no es cier­to. La leg­is­latu­ra tam­bién es­cribe las prop­ues­tas.

Si to­dos los leg­is­ladores fuer­an del par­tido de la red, roboti­tos sin ide­ología, quién pro­pon­dría los proyec­tos a votar? Supon­go, de acuer­do a la idea gen­er­al, que "la gen­te". Nue­va­mente, tal vez eso no sea ma­lo en sí, pero en la re­al­i­dad sig­nifi­ca que los proyec­tos van a venir de los que tienen tiem­po y pla­ta para hac­er­los. Cor­po­ra­ciones, lob­bis­tas, ONGs grandes, y van a ser siem­pre en base a in­tere­ses par­tic­u­lares.

Otro ob­je­ti­vo de los cuer­pos leg­isla­tivos es el de­bate, la dis­cusión y la for­ma­ción de con­sen­sos. Con el mod­e­lo del Par­tido de la Red, las cosas se aprue­ban o no se aprue­ban y pun­to. Nun­ca se mejo­ran los proyec­tos. Nun­ca se bal­ancean in­tere­ses sec­to­ri­ales. Es blan­co o ne­gro (bah, ro­jo o verde en la pági­na). Si te parece que el dis­cur­so políti­co ar­genti­no es­tá lleno de ba­jeza­s, es­perá a que se de­ci­da el vo­to en el equiv­a­lente de la sec­ción co­men­tar­ios de Youtube.

Pro­po­nen un mecan­is­mo de del­e­gación del vo­to. La prop­ues­ta es que para un vo­to en un tema en que no te sen­tís in­for­mado, podés del­e­gar tu vo­to a un ex­per­to, cuyo vo­to adquiere más val­or.

¡E­so no es una idea nue­va! Por ejem­plo, en la "dé­ca­da in­fame", los pe­ones del­e­ga­ban su vo­to a los pa­trones, que vota­ban por el­los en su carác­ter de ex­per­tos en to­do. Claro, en esas épocas poco ilu­mi­nadas, si bi­en to­do el mun­do sabía que pasaba, man­tenían la fic­ción de que era un deli­to.

Hay que ad­mi­rar la apli­cación de la tec­nología a un prob­le­ma que ha azo­ra­do a los políti­cos por dé­cadas. El viejo dile­ma de "¿Có­mo me ase­guro que si te doy unas za­p­atil­las me votás a fa­vor?" que­da por fin re­suel­to, gra­cias al Par­tido de la Red. ¡Vote­mos en un li­bre mer­cado! ¿A cuán­to co­ti­za un vo­to por el shop­ping en Ca­bal­li­to? ¿Habrá vo­to ofi­cial y vo­to blue?

Claro, es­to asume que lo que vota la gente en la pági­na del Par­tido de la Red es lo que votan los leg­is­ladores. Que no te lo garan­ti­za nadie. Yo sospe­cho que no ha habido, en dé­cadas, fraude elec­toral sig­ni­fica­ti­vo en Ar­genti­na, porque au­di­tar una elec­ción es muy fá­cil: vas de fis­cal o au­tori­dad de mesa, te gastás un domin­go, y au­ditás un ca­chi­to. ¿Quién au­di­ta el soft­ware de la pági­na del Par­tido de la Red? ¿Quién au­di­ta que el códi­go que se au­di­ta es el que se us­a? ¿Qué pasa si tiene un bug, votan igual? ¿Qué pasa si al­guien se afana los hash­es de las pass­word­s? ¿Quién me garan­ti­za que mi vo­to es se­cre­to? Sospe­cho que las re­spues­tas a esas pre­gun­tas varían en­tre nadie, magoy­a, y el gran bonete.

Pero sig­amos asum­ien­do que el soft­ware fun­ciona bár­baro, nadie mien­te, votan los roboti­tos co­mo cor­re­spon­de, y to­do es­o.

Si este fuera el mod­e­lo cor­rec­to, to­do sería unán­ime en la leg­is­latu­ra. Da­do que los leg­is­ladores no rep­re­sen­tan ideas ni ide­ologías ni proyec­tos, son bási­ca­mente in­ter­cam­bi­ables. No tiene sen­ti­do ten­er par­tidos políti­cos, no tiene sen­ti­do sep­a­rar­los en blo­ques, no tiene sen­ti­do en re­al­i­dad ten­er se­siones, si no se va a dis­cu­tir, ni con­sen­suar proyec­tos, ni de­cidir vo­to­s.

Si este fuera un mod­e­lo cor­rec­to, to­das las leyes pasarían (o no), siem­pre con el 100% de los vo­to­s, to­dos los leg­is­ladores-robot votan­do lo mis­mo a los dos min­u­tos de pon­er el cu­lo en la ban­ca. Este mod­e­lo te dice: si sos mi­noría no im­portás. No merecés que se te es­cuche. Si sos mi­noría no podés apro­bar nada, en­tonces para qué vas a hablar.

En una leg­is­latu­ra de ver­dad, con ideas e ide­ologías, tal vez no haya may­orías. Tal vez haya la posi­bil­i­dad de que varias mi­norías su­peren a una primera mi­noría, o al menos la ob­struyan. En el mun­do bi­na­rio del Par­tido de la Red, una vez que di­jo NO el 50.0001% de la gente no hace fal­ta dis­cu­tir. No hace fal­ta hablar. No hace fal­ta tu opinión, ni la de nadie.

Sospe­cho que, con las mejores in­ten­ciones, la gente del Par­tido de la Red cree que es­tán ha­cien­do al­go nove­doso e in­tere­sante. Y sí, al­gunos as­pec­tos son nove­dosos, co­mo es nove­dosa la gripe de ca­da in­vier­no, e in­tere­san­te, co­mo es in­tere­sante un choque de au­tos. Pero tam­bién me parece que es retró­grado, que in­ci­ta a la cor­rup­ción, que es an­tidemocráti­co y que mues­tra un com­ple­to de­sconocimien­to de para qué caz­zo sir­ven los cuer­pos leg­isla­tivos.

AGRE­GA­DO

Me han in­di­ca­do que de­bería leer las bases de ac­ción políti­ca del par­tido de la red y es, de he­cho, una lec­tura in­tere­sante. Por ejem­plo, dice cosas co­mo és­ta:

El planeamien­to ur­bano que prop­i­ci­amos se ori­en­ta ha­cia las necesi­dades so­ciales y sus es­ti­los de vi­da.

Ok, que pasa en­tonces si se pre­sen­ta un proyec­to en con­tra de ese lin­eamien­to, y me­di­ante mecan­is­mos ob­vios sale vota­do pos­i­ti­vo en el sitio del par­tido. Bueno, votan a fa­vor. Hay una com­ple­ta de­sconex­ión en­tre la prop­ues­ta ide­ológ­i­ca que ll­e­van y lo que van a votar. En pal­abras de Men­em "si decía lo que iba a hac­er no me vota­ban" pero por lo menos ahí uno podía de­cir "me mintieron". En este ca­so es sim­ple­mente que no im­por­ta. NO IM­POR­TA lo que di­gan antes de las elec­ciones porque su propia garan­tía de votar según lo que les or­de­nen garan­ti­za que no im­porte.

A Natural History of Dragons (The Memoirs of Lady Trent, #1)

Review:

I have said that I dis­like when a fan­ta­sy world is just re­al coun­tries mixed up and trans­plant­ed. Well, this book has that in spades and I did not mind one bit.

Sure, Scir­land is ex­act­ly Eng­land, and Chi­a­vo­ra is ex­act­ly Italy and so on, and ap­par­ent­ly it all takes place cir­ca year 5800 in an­oth­er plan­et where by sheer co­in­ci­dence an ex­act repli­ca of ear­ly Vic­to­ri­an Eng­land has come in­to ex­is­tence.

But you know what? The tone. This book is writ­ten ex­act­ly in the tone of a cranky old nat­u­ral­ist Vic­to­ri­an la­dy. No, I have not ev­er read such a thing, but if I had, I hope it would read just like this book.

It's in some ways a re­al­ly old-­fash­ioned book, al­though writ­ten with a mod­ern sen­si­bil­i­ty.

Plus, rea­son­able(ish) drag­on­s.

Look­ing for­ward to Trop­ic of Ser­pents (which is, just like this one, a awe­some ti­tle).

DMQZ

Review:

The first 80% or so of the book is awe­some. Then it's not.

The end­ing makes me want to throw the book in­to a fire. Luck­i­ly I did­n't be­cause I was read­ing it on a kindle, and it would have been an ex­pen­sive ges­ture.

It's the most bla­tant "pay me for the sec­ond half of this book" I have ev­er read.


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina