Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

Londres Días 3-4-5

Día 3: Westminster, Chipaca, Chinatown

POST CON ES­TRE­LLA IN­VI­TA­DA, RO­SA­RIO GUE­RRE­RO QUE ME DIC­TA

El día lu­nes 22 de ju­lio arran­ca­mos tem­prano con la idea de ir a la aba­día de Wes­t­mins­te­r. Co­mo no es muy le­jos del de­par­ta­men­to fui­mos ca­mi­nan­do por Vic­to­ria Street has­ta Wes­t­mins­ter sta­tion por­que ahí salía el tour de Lon­don Wa­lks.


Ver mapa más grande

Cuan­do lle­ga­mos des­cu­bri­mos que no te­nía­mos su­fi­cien­te efec­ti­vo pa­ra pa­gar el tour y las en­tra­das a Wes­t­mins­te­r, así que mien­tras Ro­sa­rio de­mo­ra­ba a la guía, yo tro­ta­ba ha­cia el ca­je­ro más cer­ca­no, den­tro de la es­ta­ció­n, que ob­via­men­te, no fun­cio­na­ba.

Co­mo pen­sá­ba­mos que no lle­gá­ba­mos al tou­r, di­mos una vuel­ti­ta, y nos saca­mos la fo­to obli­ga­to­ria con el Big Ben por­que si no uno pa­re­ce que no vino a Lon­dres, vio?

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010713.thumbnail.JPG

Re­sig­na­dos a que íba­mos a te­ner que ha­cer tres cua­dras de co­la y in­ven­tar las des­crip­cio­nes de quién es­ta­ba en­te­rra­do dón­de, fui­mos ha­cia la aba­día, y vi­mos un ban­co en la es­qui­na. Sa­qué pla­ta, y pes­ca­mos al tour cuan­do es­ta­ba en el Dean's Yar­d, que es la en­tra­da pa­ra tour­s.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/IMG_20130722_134406.thumbnail.jpg

Esa es me­nos de la mi­tad de la co­la que te aho­rrás si pa­gás el tou­r.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010687.thumbnail.JPG

La en­tra­da al Dean's Yar­d.

Los con­ven­ci­mos y nos die­ron los bra­za­le­tes, y en­tra­mo­s. No hay fo­tos del in­te­rior por­que es­tá es­tric­ta­men­te prohi­bi­do, y si sa­cás una fo­to, vie­ne dio­s, y te cas­ti­ga.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/IMG_20130722_125517.thumbnail.jpg

Fo­to atea 1

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/IMG_20130722_115346.thumbnail.jpg

Fo­to atea 2

Los pa­seos de Lon­don Wa­lks es­tán bue­no­s, son ca­mi­na­tas con vie­ji­tos lo­ca­les co­mo guías que se no­ta que tie­nen mu­cha can­cha y mi­les y mi­les de tours en­ci­ma. Pa­re­ce que en Wes­t­mins­ter en­te­rra­ron mu­cha gen­te fa­mo­sa, y a los que no los en­te­rra­ron les pu­sie­ron una pla­ca con­me­mo­ra­to­ria, así que es­tá lleno de nom­bres fa­mo­so­s.

Ya al prin­ci­pio ves una si­lla, que se usa en las co­ro­na­cio­nes, que es el mue­ble más an­ti­guo de In­gla­te­rra que aun se usa pa­ra el fin ori­gi­nal (sen­tar­se), da­ta del si­glo­... ha­ce mu­cho, y es­tá cu­bier­to de gra­fi­ti, por­que los pi­bes de la es­cue­la de Wes­t­mins­ter se es­ca­pa­ban en los re­creos pa­ra ir a fir­mar­lo. De he­cho has­ta ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co, por unas li­bras te de­ja­ban sen­tar­te, pe­ro In­gla­te­rra es mu­ch me­nos cool que ha­ce unos año­s. Por­que no me de­ja­ro­n.

A mí (Ro­ber­to) me dió co­mo una emo­ción ver las tum­bas de New­ton y Da­rwin ahí una al la­do de la otra. La­men­ta­ble­men­te no da­ba pa­ra fo­to, New­ton no se po­nía en po­se. Di­jo la guía que ha­ce un tiem­po ha­bían pues­to un pos­ter ex­pli­can­do que to­do lo que di­ce el li­bro "El có­di­go Da Vin­ci" acer­ca de la tum­ba de New­ton es­tá ma­l.

En­tra­mos por mu­chas ca­pi­llas en el cos­ta­do de la ca­te­dra­l, que al pa­re­cer si te­nías su­fi­cien­te mos­ca, te pe­días un ca­cho de ca­te­dral pa­ra vo­s, y te la da­ban. En esas ca­pi­llas hay di­ver­sas tum­bas y en una, que es la ca­pi­lla de Eduar­do el con­fe­sor (ú­ni­co rey bri­tá­ni­co que es san­to) es­tá la tum­ba de otro re­y, que es­ta­ba to­da en­cha­pa­da en oro.

Se pue­de es­ti­mar la es­ta­tu­ra má­xi­ma del in­glés me­die­val en ba­se a la al­tu­ra has­ta la que pu­die­ron afa­nar­se el en­cha­pa­do cuan­do el chan­cho no mi­ra­ba.

Pa­sa­mos por el co­ro, por el lu­gar don­de se en­cuen­tran los cas­cos y es­tan­dar­tes de los miem­bros de la Or­der of the Ba­th (or­den del ba­ño­), que se­gún la guía te­nían ca­rac­te­rís­ti­cas dis­tin­ti­vas pa­ra per­mi­tir re­co­no­cer al due­ño en ba­ta­lla. Por ejem­plo, un pe­lí­cano de 45 cm con las alas des­ple­ga­das pin­ta­do de blan­co bri­llan­te. Sí, te van a re­co­no­ce­r, y vas a es­cu­char "mi­rá al pe­re­jil ese con el pe­lí­cano en la sa­bio­la".

De ahí se pa­sa a la es­qui­na de los poe­ta­s, los es­cri­to­res, los dra­ma­tur­go­s, etc. Y se sa­le a los claus­tros don­de ya a dios no le mo­les­ta el flash y se pue­de sa­car fo­to­s.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010695.thumbnail.JPG

Por eso hay fo­to de Ro­sa­rio con la su­pues­ta puer­ta más an­ti­gua de Gran Bre­ta­ña.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010707.thumbnail.JPG

Sí, es lin­do to­do.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010706.thumbnail.JPG

Si no me pu­de sa­car fo­to con New­to­n, me sa­co con Ha­lle­y.

Sali­mo­s, y Ro­sa­rio se me es­ta­ba am­po­llan­do, así que nos fui­mos a un Boots (que por suer­te hay en to­dos la­do­s) y nos com­pra­mos la co­sa mas ma­ra­vi­llo­sa del pri­mer mun­do, que son las cu­ri­tas mar­ca Com­peed unos san­dwi­ches etc y nos fui­mos a al­mor­zar en unas es­ca­li­na­tas fren­te al Tá­me­sis.

Nos to­ma­mos un bon­di a Pi­ca­di­ll­y, com­pra­mos ro­pa de­por­ti­va pa­ra Ta­to en Li­l­ywhi­tes, y des­pues otro co­lec­ti­vo al de­par­ta­men­to pa­ra des­can­sar an­tes de salir a la no­che.


Ver mapa más grande

Ha­bía­mos arre­gla­do pa­ra en­con­trar­nos con John Len­ton en un pub lla­ma­do "Ca­sk" en Pi­m­li­co. Se pren­die­ron en la sali­da Fe­de Heinz y An­thony Len­to­n, y ahí, en nues­tra pri­me­ra y úl­ti­ma (has­ta aho­ra) in­cur­sión a un pu­b, to­ma­mos una pin­ta, y co­mi­mos un ki­lo de pa­pas fri­ta­s.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010721.thumbnail.JPG

Les pre­gun­ta­mos a los na­ti­vos "¿­Dón­de se pue­de ir a co­me­r?" a lo que res­pon­die­ron con mi­ra­da in­cré­du­la "son las nue­ve de la no­che, a nin­gún la­do­". Bue­no, WRONG. Yo creía re­cor­dar que en Ox­ford ha­bía al­go de mo­vi­mien­to a la no­che (ja!) y sali­mos pa­ra allá. No so­lo no ha­bia mo­vi­mien­to, si no que no ha­bía ab­so­lu­ta­men­te na­da abier­to más que un tris­te su­bway sin asien­to­s, don­de hu­bié­ra­mos po­di­do com­prar un san­dwi­ch pa­ra co­mer es­ti­lo ho­me­le­ss en un um­bra­l.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010722.thumbnail.JPG

Lu­na ro­mán­ti­ca en cie­lo aún azul a las 21:14 de la fu­cking no­che por­que no os­cu­re­ce ja­má­s.

Co­mo Ro­sa­rio tie­ne la idea de pro­bar la ma­yor canti­dad de co­ci­nas exó­ti­cas que en­cuen­tre en el via­je, yo le di­je "Chi­na­to­wn es­tá acá no­má­s" (no) y se­gui­mos ca­mi­nan­do una canti­dad ri­dí­cu­la de cua­dras so­bre nues­tros ca­da vez más am­po­lla­dos pie­s.

Por suer­te hay dos ne­go­cios en Chi­na­to­wn que tie­nen una li­cen­cia es­pe­cial que les per­mi­te ven­der co­mi­da has­ta la 1 AM. En­tra­mos en uno de ello­s, y le pe­di­mos a la ca­ma­re­ra más ma­la on­da im­por­ta­da del orien­te el me­nú de de­gus­ta­ción con cris­py du­ck.

La so­pa hot and sour ca­si ase­si­na a mi mu­je­r, que no pu­do pa­sar de la ter­ce­ra cu­cha­ra­da, pe­ro des­pués me­jo­ró mu­cho. El cris­py du­ck es­ta­ba muy bue­no, y unos pla­tos de cer­do kun-­pao, car­ne re­bo­za­da en chi­le agri­dul­ce y ver­du­ri­tas al va­por es­ta­ban mu­u­u­u­u­uy bue­no­s, ya sacia­dos bus­ca­mos co­mo vol­ve­r.

https://pbs.twimg.com/media/BP2KDWaCAAA4D3N.jpg

Nó­te­se la ab­so­lu­ta au­sen­cia de ma­rke­ting del que ha­ce los me­núes. Por otro la­do, na­die pue­de cri­ti­car­le la pre­ci­sión al des­cri­bir el pla­to co­mo "san­gre de pa­to con ór­ga­nos in­ter­nos sur­ti­do­s". No, no pen­sa­mos co­mer eso.

Bon­di al dep­to, y so­bre.

Día 4: Fiaca, Tower Bridge, Jack the Ripper Tour

Si mi­ran los ma­pas del Día 3, ve­rán que cru­za­mos Lon­dres de un la­do a otro co­mo bo­rra­chos al vo­lan­te de un he­li­cóp­te­ro. Eso es más ago­ta­dor de lo que po­dría es­pe­rar­se, por lo cual el cuar­to día en­tre las am­po­lla­s, los ca­lam­bres y el do­lo­r, nos que­da­mos ha­cien­do fia­ca has­ta las 4PM.

Ahí jun­ta­mos es­píri­tu tu­rís­ti­co y sali­mos en co­lec­ti­vo ha­cia el To­wer Bri­dge.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010736.thumbnail.JPG

Es un muy lin­do puen­te. Ya era muy tar­de pa­ra ir a vi­si­tar la sa­la de má­qui­na­s, pe­ro la vis­ta del Tá­me­sis hi­zo que va­lie­ra la pe­na.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010744.thumbnail.JPG

Vi­mos la To­rre de Lon­dres des­de afue­ra, y ca­mi­na­mos has­ta la es­ta­ción de To­wer Hi­ll, que es des­de la que sa­len los tours de Ja­ck the Ri­ppe­r. Hay mon­to­nes, y sa­len mas o me­nos ca­da quin­ce mi­nu­to­s, no­so­tros fui­mos con el de Lon­don Wa­lks por­qu ha­bía­mos te­ni­do bue­na ex­pe­rien­cia en Wes­t­mins­te­r.

Al­gu­nos guías van ca­rac­te­ri­za­do­s, el nues­tro (Pau­l) se ca­rac­te­ri­za­ba por un as­pec­to de lo­co bas­tan­te im­pre­sio­nan­te:

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/IMG_20130723_194004.thumbnail.jpg

Su­pon­go que ha­cer el tour cuan­do fal­tan tres ho­ras pa­ra que os­cu­rez­ca, le qui­ta at­mós­fe­ra a la co­sa, pe­ro es di­ver­ti­do. Es un cu­rro, ya que gra­cias a los ale­ma­nes no que­da ab­so­lu­ta­men­te na­da en pie que ten­ga re­mo­ta­men­te que ver con Ja­ck the Ri­ppe­r, por lo cual el tour con­sis­te en ca­mi­nar en­tre edi­fi­cios mo­der­nos de vi­drio mien­tras te des­cri­ben una co­sa com­ple­ta­men­te dis­tin­ta.

De to­das for­ma­s, Paul es un gran con­ta­dor de cuen­to­s, y la his­to­ria es muy in­te­re­san­te. No sé si es pa­ra to­do el mun­do, y si te to­ca un guía me­dio zo­pen­co es ti­rar la pla­ta. Pe­ro Paul es bue­no.

El tour ter­mi­na en Spi­tal­fiel­ds Ma­rke­t, con lo que con Ro­sa­rio em­pe­za­mos a sen­tir in­ten­sos ata­ques de de­ja-­vu, ya que ca­da lu­gar al que íba­mos ya ha­bía­mos es­ta­do. De­ci­di­mos ta­char un ítem de la lis­ta de co­sas que hay que ha­cer en Lon­dres e ir a co­mer fish & chip­s.

Ca­sual­men­te ha­bía uno ahí cer­ca (o no tan­to por­que hay en to­das par­tes) que se lla­ma Po­ppie's y se au­to­pro­mo­cio­na co­mo el me­jor fish & chips del East En­d. Ri­co. Re­cuer­den que Ha­d­do­ck es Mer­lu­za, y no co­man la mis­ma mi­lan­ga de pez con fri­tas que sir­ven en Ar­gen­ti­na. Yo co­mí plai­ce y Ro­sa­rio un pla­to mix­to con ba­ca­lao, ca­la­ma­r, ca­ma­rón y whi­te­bait (en­tre no­so­tro­s, in­dis­tin­gui­bles del cor­na­li­to­).

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/IMG_20130723_214146.thumbnail.jpg

Ro­sa­rio en­contró su nue­vo le­ma.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/IMG_20130723_215142.thumbnail.jpg

Los pos­tres. Oh, dio­s, los pos­tres.

Ima­gi­nen una em­pa­na­da de ma­sa crio­lla de man­za­na acom­pa­ña­da de una cu­cha­ra­di­ta de he­la­do de na­da. Ese es el me­jor de los dos pos­tres que pe­di­mo­s. El otro era un Sti­cky To­ffee Pu­ddin­g, que te­nía el as­pec­to de ha­ber es­ta­do den­tro de un ga­to con ma­la salud me­dia ho­ra an­tes, y ha­ber si­do re­ca­len­ta­do en un mi­croon­das du­ran­te al­re­de­dor de 15 mi­nu­to­s. Tam­bién ser­vi­do con el mis­mo he­la­do, no era tan ri­co co­mo pa­re­cía.

Ro­sa­rio no lo pu­do ter­mi­na­r. Lo que es una ex­pe­rien­cia nue­va en su vi­da, has­ta que un par de días des­pués pe­di­mos un crum­ble de pe­ra con cus­tar­d, pe­ro eso es otra his­to­ria. Lo de los in­gle­ses no es el pos­tre. Es co­mo si tra­ta­ran de que les li­be­res la me­sa más rá­pi­do. Si no lo ha­cés a tiem­po te traen unos ca­ra­me­los con la cuen­ta que son (por ejem­plo) mas­ti­ca­bles sa­bor re­ga­li­z, el mis­mo de los ca­ra­me­los me­dia ho­ra, pe­ro que se te pe­ga en los dien­tes y no te aban­do­na has­ta que lle­gás a ca­sa. Lo que pue­de lle­var más de me­dia ho­ra, de he­cho.

Re­pe­li­dos por los pos­tres, pu­si­mos dis­tan­cia em­pren­dien­do una ca­mi­na­ta po­co as­tu­ta has­ta St. Pau­l, cre­yen­do que no era tan le­jos (sí, es le­jo­s). Lle­ga­mos a St Paul ya tar­de, lue­go de cru­zar to­da la Ci­ty lon­di­nen­se sin ver una so­la per­so­na vi­va que no es­tu­vie­ra con­du­cien­do un au­to. Al pa­re­cer el pea­tón noc­turno es una es­pe­cie ex­tin­ta en es­ta is­la.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010768.thumbnail.JPG

Ro­sa­rio con St. Paul de fon­do.

Nue­va­men­te fui­mos en­ga­ña­dos por Google que nos di­jo que en St. Paul pa­ra­ba un co­lec­ti­vo a Vic­to­ria. MEN­TI­RA­S. Esa ca­lle es­tá ce­rra­da al trá­fi­co ha­cia el oes­te. De­bi­mos ca­mi­nar has­ta Man­sion Hou­se pa­ra to­mar el un­der­groun­d. Por el ca­mino se me ocu­rrió es­ta teo­ría que evi­to cui­da­do­sa­men­te des­men­tir me­dian­te la ad­qui­si­ción de co­no­ci­mien­to al res­pec­to de que Man­sion Hou­se es la ca­sa de un tal Jo­se­ph Man­sio­n, que hi­zo una ca­sa tan lu­jo­sa que des­de ese dia to­das las ca­sas lu­jo­sas lle­van su nom­bre.

Re­co­rri­do del día:


Ver mapa más grande

Lle­ga­mos a ca­sa, y des­can­sa­mo­s.

Dia 5: British Museum, Teatro Equivocado, y Variedades

Sali­mos de ca­sa, des­ayu­na­mos en la es­ta­ció­n, com­pra­mos más cu­ri­tas pa­ra los pie­s, y arran­ca­mos pa­ra el Bri­tish Mu­seu­m. Es­te fue el pri­mer día en que real­men­te hi­zo un ca­lor in­mun­do. Y el Bri­tish Mu­seum no tie­ne ai­re. No, no es que no tie­ne ai­re acon­di­cio­na­do, no tie­ne ai­re en ge­ne­ra­l. Es co­mo ver an­ti­gue­da­des aden­tro de un vi­ve­ro.

Pe­ro bue­no, pa­sa­mos por una tien­da de cua­tro pi­sos de­di­ca­da a la ven­ta de pa­ra­gua­s. Que sin­ce­ra­men­te no sé pa­ra qué, da­do que en Lon­dres no llue­ve nun­ca, y el cli­ma es per­ma­nen­te­men­te so­lea­do, de acuer­do a nues­tra ex­pe­rien­cia, mas allá de la in­fun­da­da pro­pa­gan­da fran­ce­sa acer­ca del mal cli­ma bri­tá­ni­co.

Ob­via­men­te lo pri­me­ro que uno ve al en­tra­r, es la pie­dra Ro­se­tta. Es im­pre­sio­nan­te lo di­mi­nu­ta que es la ca­li­gra­fía con la que los an­ti­guo­s, tan­to egip­cios co­mo asi­rio­s, ba­bi­lo­nio­s, etc, es­cri­bían en pie­dra.

Lo se­gun­do que uno ve, es un gru­po de ami­gos ar­gen­ti­no­s, que co­mo Lon­dres es un pa­ñue­lo y no hay na­da pa­ra ver es­ta­ban en el mis­mo lu­ga­r.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010809.thumbnail.JPG

Sin ha­ber­lo pla­nea­do, nos en­contra­mos con Sil­vi­na y su es­po­so en un salón de un mu­seo de cin­co hec­tá­rea­s, al gri­to de "e­sa es la de fa­ce­book" de una ami­ga de Sil­vi­na.

Se­ría eterno des­cri­bir el con­te­ni­do del Bri­tish Mu­seu­m, pe­ro acá hay fo­tos de al­gu­nas que nos lla­ma­ron la aten­ción.

Lo pri­me­ro es, el no­ta­ble ta­len­to pa­ra ro­bar­se la his­to­ria de los paí­ses que vi­si­tan los in­gle­ses. Hoy en día, les da ver­güen­za y es­tán de­vol­vien­do par­te de lo sa­quea­do.

Vi­mos las sa­las egip­cia­s, grie­gas y ro­ma­na­s, in­clu­yen­do los már­mo­les del Par­te­nó­n, con la ins­truc­ti­va ayu­da de la guía mul­ti­me­dia que al­qui­lan en el mu­seo.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010864.thumbnail.JPG

Mu­cha pie­za in­va­lua­ble del si­glo 18, pe­ro atra­sa 5 mi­nu­tos pi­be.

Sali­mo­s, y des­can­sa­mos un ra­to co­mien­do sus­hi de far­ma­cia (sí, en se­rio, es me­jor de lo que sue­na) en Blooms­bu­ry Squa­re Gar­den­s.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010883.thumbnail.JPG

La vis­ta des­de el ban­co.

Nos fui­mos al Pla­yhou­se Thea­tre, don­de dan Spa­ma­lo­t, un mu­si­cal pa­ra el que ha­bía­mos com­pra­do en­tra­da­s, con una ce­na in­cluí­da. Cuan­do lle­ga­mos a la bo­le­te­ría, ama­ble­men­te nos in­for­ma­ron que so­mos unos zo­que­tes y las en­tra­das eran pa­ra el día si­guien­te.

En con­se­cuen­cia, te­nía­mos en­tra­das pa­ra otra obra, pe­ro no los pa­pe­les pa­ra re­ti­rar­la­s. Ca­mi­na­mos has­ta Lei­ces­ter Squa­re don­de era el tea­tro don­de real­men­te de­bía­mos ir.

Por el ca­mino vi­mos un res­tau­ran­te Hin­dú, y apro­ve­cha­mos pa­ra ce­na­r, y ta­char otro país de la lis­ta de gas­tro­no­mías exó­ti­cas a pro­ba­r. Co­mi­mos dos pla­tos de de­gus­ta­ción cu­yos nom­bres no po­de­mos re­cor­da­r, pe­ro con­te­nían car­nes de di­ver­sos ma­mí­fe­ros cu­bier­tas en es­pe­cias ge­ne­ral­men­te de co­lor ro­ji­zo. Di­ce Ro­sa­rio "es­tu­vo muy bue­no­". Di­go yo, el arroz es­ta­ba más se­co que al­go muy se­co, no me pi­dan ana­lo­gías di­ver­ti­da­s, es­toy es­cri­bien­do es­to a las dos de la ma­ña­na.

En la es­qui­na del tea­tro es­ta­ba to­do ce­rra­do al­re­de­dor de una al­fom­bra ro­ja por el es­treno de una pe­lícu­la que se lla­ma Alan Par­ti­dge: Al­pha Pa­pa por lo que ha­bía que dar un ro­deo. Lue­go me en­te­ré que en ese prees­treno es­ta­ba mi ído­lo per­so­nal Ste­phen Fr­y, con lo que es­tu­ve a me­nos de 50 me­tros de co­no­cer­lo. Lo que sue­na muy sta­lker por lo que si Ste­phen Fry lle­ga a leer es­to: no, no soy un sta­lker le ju­ro que fue ca­sua­li­dad Se­ñor Fr­y.

Co­mo te­nía­mos tres ho­ras pa­ra ma­ta­r, co­mi­mos he­la­do, to­ma­mos ca­fé y vi­mos las za­pa­ti­llas mas asom­bro­sas en la his­to­ria de la hu­ma­ni­dad to­da, can­di­da­tas a en­trar a la co­lec­ción de Vic­to­ria & Al­bert en los pr­óxi­mos año­s.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010907.thumbnail.JPG

Eran aún más im­pre­sio­nan­tes en per­so­na.

La obra era "Mat Ri­car­do­'s Lon­don Va­rie­tie­s" que pre­sen­ta­ba su úl­ti­ma fun­ció­n. Es un va­rie­té, va­rios nú­me­ros in­co­nexo­s, y muy des­pa­re­jo­s. A mí me gus­tó más que a Ro­sa­rio, pe­ro am­bos es­ta­mos de acuer­do que el nú­me­ro de la me­jor ban­da de Ro­ck del mun­do es in­des­crip­ti­ble.

Mat Ri­car­do, el ma­es­tro de ce­re­mo­nia­s, di­ce al prin­ci­pio que es un show en el que va­mos a ver co­sas que cuan­do se las ex­pli­que­mos a nues­tros ami­go­s, nos van a de­cir que men­ti­mo­s. Por ejem­plo, cuan­do di­ce eso, en­tra una bo­ni­ta mo­ro­cha, ta­tua­da de piez a ca­be­za, que ha­ce hu­la mien­tras se in­tro­du­ce una es­pa­da por la bo­ca, so­bre la cual ha­ce gi­rar un pla­ti­llo.

Si bien el pla­ti­llo tie­ne tru­co (por­que tie­ne una hen­di­du­ra don­de en­ca­ja la em­pu­ña­du­ra de la es­pa­da), hay po­cas co­sas más in­com­pa­ti­bles que tra­gar sa­bles y ha­cer hu­la.

Pe­ro va­mos a in­ten­tar des­cri­bir­lo de to­das for­ma­s. En­tra un fla­co emo, con una gui­ta­rri­ta, ha­ce dos chis­tes pa­vo­tes, y gri­ta "RE­LEA­SE THE TI­GE­R". Y... sa­le un gor­di­to pe­lu­do, con un leo­tar­do ati­gra­do, la pan­za fla­mean­do en la bri­sa, y una pan­de­re­ta.

A con­ti­nua­ción pro­ce­den a ha­cer co­vers de hi­ts de los 90s muy bien can­ta­dos e in­ter­pre­ta­dos, con uno de los pun­tos más al­tos la in­ter­pre­ta­ción de Mur­mu­llo Des­cui­da­do con la en­tre­pier­na del se­ñor ti­gre a unos 20 cm de una po­bre se­ño­ra ma­yor que se en­contra­ba en la 1ra fi­la.

Ca­be des­ta­car que es­te tea­tro tie­ne ba­res aden­tro de la sa­la, lo que ayu­da a apre­ciar las bon­da­des de los nú­me­ros que allí se ofre­cen.

//ralsina.me/galleries/Londres-2013/Dias%203,4%20y%205/P1010915.JPG

¿Se cre­ye­ron que era jo­da, no?

Hay un ma­go, hay un con­cur­so de ma­la­ba­res que ter­mi­na en un tor­ta­zo, una en­tre­vis­ta que es un plo­mo por­que no te­ne­mos idea de quién era el en­tre­vis­ta­do (pe­ro el pú­bli­co lo­cal pa­re­ce que sí sa­bía así ue de­be ser fa­mo­so­), un de­sa­fío de ta­p, un nú­me­ro con bas­tón y som­bre­ro y un acró­ba­ta bas­tan­te im­pre­sio­nan­te.

Sali­mo­s, con Ro­sa­rio di­cién­do­me "a­dón­de mier­da me tra­jis­te", pe­ro di­ver­ti­do­s, vol­vi­mos al de­par­ta­men­to ya al día si­guien­te.

Re­co­rri­do del día:


Ver mapa más grande

Contents © 2000-2020 Roberto Alsina