Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

A Naked Singularity

  • Au­thor: Ser­gio de la Pa­va
  • Rat­ing: ★ ★ ★ ★ ★
  • See in goodreads

Review:

Post­ed the re­view in my blog: http://lat­er­al.net­man­ager­s.­com.ar/we­b...

But here it is any­way:


Ser­gio de la Pa­va is Neal Stephen­son with law and bull­shit in­stead of com­put­ers and sword­s.
—Rober­to Alsi­na

But there are al­so swords in A Naked Sin­gu­lar­i­ty!
—Le­vi Stahl


A while ago I fin­ished read­ing "A naked sin­gu­lar­i­ty" by Ser­gio de la Pa­va.

If you have not read it, stop read­ing this now, take a week off and read it first. You may love me for telling you that, or you may hate me with the in­ten­si­ty of a thou­sand sun­s, but I doubt you will find it in you to say "me­h" af­ter you do.

I will try not to go in­to plot de­tail­s, even though it's per­haps im­pos­si­ble to spoil this book. If I told you how it end­s, it would not make any dif­fer­ence. If I told you about the chim­p, or about the Ca­sio Carousel, it may not mat­ter. Or maybe it was a mon­key, and the Carousel is done by Sony. Which it is, in the book. By Sony, not a mon­key. I think.

Re­mem­ber that kid in school that could tell the best jokes, and he did those fun­ny voic­es? De la Pa­va writes in fun­ny voic­es. And he breaks your heart with fun­ny voic­es. His book does­n't me­an­der, it goes straight and quick, de­ter­mined and in a hur­ry right out to the mid­dle of nowhere, then keeps go­ing, goes of­froad, keeps go­ing, runs through a few wall­s, and comes back here, by just go­ing and go­ing. It has a mo­tor, it has a rock­et en­gine, it nev­er blinks.

This book is os­ten­si­bly about a lawyer stray­ing his path. It's prob­a­bly writ­ten about some­thing else. I have this strange feel­ing that most char­ac­ters are imag­i­nary, even though they talk and feel very re­al to me, who am writ­ing this and thus am sup­posed to be more re­al than they are. It's hal­lu­ci­na­to­ry grit­ty re­al­is­m. It's po­et­ic and tech­ni­cal. It's bull­shit as an art for­m.

Which is, re­al­ly, what at­tract­ed me to it. The di­alog, the mono­logues, are to reg­u­lar bull­shit like fine din­ners are to hot dogs. Ser­gio de la Pa­va may be the finest bull­shit-­giv­er in this blue plan­et of ours (take it from one dab­bler in the art), and we are all lucky to have him writ­ing.

And yes, it has swords in it.

Lenovo Mini Keyboard

El mi­ni te­cla­do Le­no­vo con tra­ck­ba­ll

Me aca­ba de lle­gar es­to de DX y es­tá bue­ni­si­mo.

  1. Me lle­­gó en una bo­l­­sa te­r­­mo­­se­­lla­­da con una no­­­ta del co­­­rreo ar­­gen­­tino di­­cien­­do "pe­r­­dón que es­­tá ro­­­to, pe­­ro nos lle­­gó así".

  2. La ca­­ja se veía co­­­mo si un ri­­no­­­ce­­ro­n­­te la hu­­bie­­ra vis­­to en lla­­mas e in­­ten­­ta­­do apa­­ga­r­­la.

  3. Es­­tá im­­pe­­ca­­ble y an­­da pe­r­­fe­c­­ta­­men­­te.

¿Qué es?

Un te­cla­do y tra­ck­ba­ll RF (no blue­tooth)

¿Anda?

Bár­ba­ro. Aga­rrás el don­gle, lo en­chu­fás en un puer­to US­B, y fun­cio­na, sin pai­rin­g, sin con­fi­gu­ra­ció­n, sin dri­ve­r, sin na­da.

¿Pero en Linux?

Sí. To­do, des­de las te­cla de vo­lu­men a las te­clas de "mul­ti­me­dia" al ex­tra­ño bo­tón na­ran­ja que apa­ren­te­men­te lan­za nau­ti­lus. To­do fun­cio­na con fee­dba­ck OS­D, y ha­ce lo co­rrec­to en Cle­men­ti­ne.

¿Qué tal las teclas?

Son co­mo las de un te­lé­fono QWER­TY sli­der ca­ro. No tie­nen mo­vi­mien­to, pe­ro dan bas­tan­te fee­dba­ck y el la­yout es­tá bien. Es pa­ra usar con pul­ga­res, la for­ma fun­cio­na bien pa­ra eso.

¿Y el trackball?

Fun­cio­na con el pul­ga­r. Me gus­ta­ría po­der apre­tar el tra­ck­ba­ll pa­ra ha­cer cli­ck, y, ex­tra­ña­men­te, es un po­co rui­do­so, pe­ro es­tá bue­no.

¿Qué más?

Li­via­no, tie­ne un com­par­ti­men­to pa­ra guar­dar el don­gle, ro­bus­to, vie­ne con las pi­la­s.

Has­ta aho­ra, con­ten­to, lo voy a usar pa­ra mi com­pu­ta­do­ra/­co­sade­me­dios del li­vin­g.

Natalia Oreiro y la Máquina del Tiempo

"¿Ar­gen­ti­no­?" me pre­gun­tó la ca­ma­re­ra del Fay Fa­y. Pe­ro cla­ro, ce­nan­do so­lo, en Car­me­lo, no te co­no­cen, cal­cu­lo que un 80% de pro­ba­bi­li­da­des de que seas ar­gen­tino. En fi­n. Si no te gus­ta lla­mar la aten­ción te con­vie­ne ir a Monte­vi­deo, o por lo me­nos a Co­lo­nia. Pe­ro la ca­cho­la es más ba­ra­ta, y pa­ra lo que te­nés que ha­cer Car­me­lo al­can­za. Y son las on­ce de la no­che, y el ho­tel no tie­ne agua ca­lien­te, y el úni­co lu­gar abier­to es el Fay Fa­y, y el ca­rri­to de cha­cho, y es­tá fres­co pa­ra co­mer pa­ra­do en la ca­lle.

Pe­ro bue­no, uno es­tá don­de es­tá y ha­ce lo que ha­ce, y eso te pre­gun­tan siem­pre, qué es­tás ha­cien­do. Y se te ocu­rre in­ven­tar que si to­más las ba­nel­co de to­dos tus ami­go­s, ve­nís acá, sa­cás pe­sos uru­gua­yos del ca­je­ro, com­prás dó­la­res en la ca­sa de cam­bio, los lle­vás a Ar­gen­ti­na, los cam­biás por eu­ro­s, los traés acá, y los vol­vés a cam­biar por dó­la­res eso te de­ja un 7.8% de ga­nan­cia y es le­ga­l, pe­ro se­ría com­pli­ca­do y no es cier­to, y no que­rés ex­pli­ca­r, en­ton­ces te­nés que pen­sar al­go, y ti­rás que ve­nís por­que sos un via­je­ro en el tiem­po.

Que so­mos to­do­s, por­que va­mos pa­ra el fu­tu­ro a un día por día, pe­ro que te­nés una teo­ría, que acá no es el mis­mo mo­men­to que allá. Que se lla­man igua­l, en to­dos la­dos se lla­ma 25 de ma­yo del 2012, pe­ro que a pe­sar de eso, acá se sien­te co­mo si fue­ra, po­ne­le, 22 de ju­nio de 1987, pe­ro con wi­fi.

Si, Car­me­lo es la dé­ca­da del 80 pe­ro con wi­fi, esa es la ex­cu­sa, y no, si no hu­bie­ra wi­fi no ven­dría, por una cues­tión de la­bu­ro, ¿vis­te? y em­pe­zás a men­cio­nar las co­sas ob­via­s, co­mo que esos sau­ces llo­ro­nes en el río son igua­les a los que ha­bía en la vuel­ta del pi­ra­ta cuan­do eras chi­co, y que hay bos­ta en la ca­lle, y que to­das las ve­re­das tie­nen esa ca­pa de tie­rra que vos no ves des­de 1991, y los car­te­les pin­ta­dos a ma­no en las vi­drie­ra­s.

//ralsina.me/galleries/random/carmelo2.thumbnail.jpg

Pe­ro por su­pues­to, la evi­den­cia más cla­ra de que en Uru­guay no es el si­glo 21 es Na­ta­lia Orei­ro. Por­que la Orei­ro no só­lo es­tá muy bue­na, si no que es, cla­ra­men­te, una mi­na na­ci­da en 1950. Al­can­za ver­le la ca­ra, no es una ca­ra de aho­ra, es una ca­ra de ha­ce 30, 40, 50 año­s, por eso lla­ma la aten­ció­n, por­que mi­nas lin­das hay mi­llo­nes, pe­ro ella es lin­da co­mo se­ría tu vie­ja cuan­do era jo­ven, si tu vie­ja era lin­da, co­mo tu vie­ja de­be­ría ha­ber si­do de lin­da.

Es que las chi­cas jó­ve­nes son siem­pre lin­da­s. El chis­te es ver cua­ren­to­nas lin­da­s. En un lu­gar en que las ado­les­cen­tes son her­mo­sas pe­ro las de cua­ren­ta no, es que al­go fa­lla, es que al­go les pa­só en esos vein­te años que les sacó lo lin­da­s, ¿no?

Por eso, pa­ra sa­ber cual país tie­ne las mi­nas más lin­das no mi­res ado­les­cen­tes, no mi­res mo­de­lo­s, ni ac­tri­ce­s, mi­rá ma­es­tras de pri­ma­ria, po­ne­le, de en­tre 35 y 50. Si son lin­da­s, es que ese país va­le la pe­na, por­que aga­rró lin­das ado­les­cen­tes, las pu­so en un la­bu­ro jo­di­do e in­gra­to, pe­ro así y to­do no las arrui­nó, quie­re de­cir que el res­to de las co­sas que les pa­sa­ron no fue­ron tan ma­la­s. Si pa­re­cen de 20 se­ría una ca­ga­da, tie­nen que pa­re­cer de 35, de 40, de 50, pe­ro con una son­ri­sa, con una ac­ti­tu­d, de mi­na lin­da.

En­ton­ces te de­cía que eso, que ven­go por la má­qui­na del tiem­po, y sí, quie­ro vol­ver a los 90 por­que eran más lar­go­s, los 90. Fi­ja­te, el go­bierno de Men­dez du­ró ti­po lo mis­mo que Nes­tor más Cris­ti­na, pe­ro de­cí­me que no pa­re­ció el do­ble, el tri­ple... se­ría que yo era más rá­pi­do en los 90, en­ton­ces aho­ra que soy más len­to el mun­do se me pu­so rá­pi­do, y se me van los años así, de gol­pe, en­ton­ces si ven­go acá, en el área de in­fluen­cia de la hi­po­té­ti­ca má­qui­na del tiem­po de Na­ta­lia, en­ton­ces los días se me ha­cen más lar­go­s, y fun­cio­na, te ju­ro, lle­vo 4 ho­ras acá, pe­ro se sien­ten co­mo 4 día­s, 4 se­ma­na­s, cla­ro, 4 días de és­to­s, no 4 días de los 90.

Pe­ro bue­no, sí, de pa­seo. Un ca­na­dien­se y una co­ca li­gh­t.

//ralsina.me/galleries/random/maestras.thumbnail.jpg

Niveles de Existencia

https://p.twimg.com/AtHgnGhCMAAmsuf.jpg:small

Cli­ck pa­ra agran­da­r.

No exis­te, real­men­te, el ar­te. Tan so­lo hay ar­tis­ta­s.

—Gom­bri­ch

La pri­me­ra vez que lo leí me im­pac­tó la es­tu­pi­dez de la co­sa, pe­ro bue­no, pen­sé­mos­lo un po­co. Su­pon­go que de­cir que al­guien es un ar­tis­ta, es de­cir al­guien que crea ar­te, y al mis­mo tiem­po de­cir que el ar­te en sí no exis­te, de­be ha­ber pa­re­ci­do una bue­na idea en ese mo­men­to. Es la cla­se de slo­gan anti­in­tui­ti­vo que ha­ce que la gen­te di­ga "Guau, que pro­fun­do, pa­sa­me el fa­so­".

Es muy ton­to en for­ma li­te­ral ya que, por su­pues­to, con­ver­ti­ría a los ar­tis­tas en gen­te que crea co­sas que no exis­ten, lo que los po­ne al ni­vel de los as­pi­ran­tes a do­ma­dor de uni­cor­nio y teó­lo­gos en cuan­to a la fu­ti­li­dad de su pro­fe­sió­n. En cier­ta for­ma, es ver­da­d, por­qel el ar­te no es una co­sa, no tie­ne exis­ten­cia ma­te­ria­l, un­que exis­ta en ejem­plo­s.

En­ton­ce­s, exis­ten pie­zas de ar­te, pe­ro el ar­te co­mo un to­do no. El ar­te se­ría el ideal pla­tó­ni­co del que las es­cul­tu­ra­s, pin­tu­ras y no­ve­las no son más que un pá­li­do re­fle­jo. Que es una pa­pa­rru­cha­da im­por­tan­te, pe­ro es una se­mi­de­fen­di­ble. Y por su­pues­to, si al­go en par­ti­cu­lar es ar­te o no es com­ple­ta­men­te sub­je­ti­vo, así que el ar­te es un club y los ob­je­tos en­tran o no de acuer­do a la opi­nión de ca­da uno, y ese club exis­te só­lo en la ca­be­za de ca­da per­so­na.

Pe­ro en cual­quier ca­so, eso no ha­ce que no exis­ta, só­lo por­que al­go exis­te só­lo en tu ca­be­za no quie­re de­cir que no exis­te. Quie­re de­cir que exis­te en tu ca­be­za, sin im­por­tar si eso sue­na me­dio bo­bo. En­ton­ces el ar­te exis­te, en la mis­ma for­ma que exis­te la ima­gi­na­ció­n, o la me­mo­ria, o el pen­sa­mien­to. O sea que lo de Gom­bri­ch es un slo­gan zon­zo no­má­s.

¿En­ton­ce­s, la exis­ten­cia no es exac­ta­men­te una co­sa en blan­co y ne­gro, por­que hay al me­nos exis­ten­cia ma­te­ria­l, y co­sas que no exis­ten ma­te­rial­men­te? No, ni en pe­do, por­que tu ce­re­bro es ma­te­ria­l, y tu pen­sa­mien­to exis­te ma­te­rial­men­te, en tu ce­re­bro. Na­da más no te­ne­mos los ins­tru­men­tos pa­ra me­dir­lo, o re­por­tar qué pen­sá­s, ex­cep­to a tra­vés de un tes­ti­go po­co con­fia­ble, es de­cir la gen­te que no se ca­lla acer­ca de esas co­sas que per­ci­be en su ce­re­bro, y co­mo ejem­plo te ofrez­co es­to que es­tás le­yen­do. En­ton­ces el ar­te exis­te, ma­te­rial­men­te.

Y ca­paz que es­to sue­na ra­ro, pe­ro ¿qué co­sas no exis­ten? ¿E­xis­ten los dra­go­nes de Per­n? Sí, exis­ten, po­dés com­prar "Los dra­go­nes de Per­n" en Ama­zo­n. Y sí, ca­da dra­gón es­pe­cí­fi­co exis­te, por­que si no exis­tie­ran... ¿Có­mo po­dría­mos sa­ber que son car­ní­vo­ro­s, oví­pa­ros de san­gre ca­lien­te? Se­gu­ro, su for­ma ma­te­rial no es de dra­go­nes, pe­ro yo sé esos da­tos por­que los re­cuer­do. ¿Có­mo po­dría re­cor­dar al­go que no exis­te? Los re­cuer­do por­que leí el li­bro. Ten­go me­mo­ria de su des­crip­ció­n. La des­crip­ción es­cri­ta por An­ne Mc­Ca­ffre­y, que no se­rá lo mis­mo que un dra­gón de ver­da­d, que se pue­da to­ca­r, pe­ro es la si­guien­te me­jor co­sa.

Si men­ciono ele­fan­tes ro­sas, los ha­go exis­ti­r, no co­mo ele­fan­tes, si no co­mo una des­crip­ción de un ele­fan­te, ro­sa. Es una exis­ten­cia ate­nua­da, pe­ro es ca­si la mis­ma que tie­ne Ja­pón pa­ra mí, que nun­ca es­tu­ve ahí, y ten­go que con­for­mar­me con re­la­tos so­bre sus tem­plos exó­ti­co­s, sus ex­tra­ñas cos­tum­bres, sus enor­mes la­gar­tos ató­mi­cos que res­pi­ran fue­go.

Ob­via­men­te es­to no es lo que la gen­te quie­re de­ci­r, en la vi­da dia­ria, cuan­do ha­blan de exis­ten­cia, ya que in­clu­ye co­sas que esa gen­te ale­gre­men­te afir­ma que no exis­te, co­mo ser los dra­go­nes per­nes­es, los ele­fan­tes ro­sa y Go­ji­ra. Así que en cier­ta for­ma Gom­bri­ch te­nía ra­zó­n... ex­cep­to que la exis­ten­cia no es una co­sa de­mo­crá­ti­ca. Así que en una de ésas la gen­te sim­ple­men­te es­tá equi­vo­ca­da.

O tal vez la exis­ten­cia no es una pro­pie­dad útil de las co­sas. Tal vez de­be­ría­mos ha­blar de si son rea­les o no, por­que si bien Go­ji­ra exis­te, no es rea­l, en el sen­ti­do de que no hay un hom­bre enor­me en un tra­je de go­ma que pi­so­tea To­kio. Aun­que bue­no, so­lía ha­ber un ti­po, en un tra­je de go­ma, pi­so­tean­do un "To­kio" pe­ro me es­toy yen­do por las ra­ma­s.

¿O sea que el ar­te no es rea­l? No, por­que na­die di­ce que el ar­te tie­ne una na­tu­ra­le­za fí­si­ca dis­tin­ta de la re­pre­sen­ta­ción que te­ne­mos en nues­tras ca­be­za­s. Na­die di­ce que el ar­te es ama­ri­llo, más chi­co que una te­te­ra, y de pe­lo vio­le­ta. El ar­te es un con­cep­to abs­trac­to. Y los con­cep­tos abs­trac­tos exis­ten.

Así que Gom­bri­ch era un ver­se­ro.


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina