Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

Propaganda para los alérgicos a la matemática

No es que sean nú­me­ros di­fí­ci­le­s, pa­ra na­da, son sen­ci­lli­to­s, pe­ro pen­se­mos es­te:

Frá­ve­ga tie­ne un avi­so que en no­viem­bre por un día to­dos los elec­tro­do­més­ti­cos y de­más SON GRA­TIS.

¡Es cier­to! Por un día en no­viem­bre, no te co­bran un pe­so por na­da. To­do tie­ne un pre­cio de $0.

Por su­pues­to no sa­be­mos que día es. Se de­ci­de al azar des­pués de fin de me­s.

Y... ok, no te de­vuel­ven la pla­ta, te dan un va­le por el mis­mo mon­to, a usar en Frá­ve­ga.

En­ton­ce­s, aun­que pa­re­ce una pro­mo­ción enor­me du­do que Frá­ve­ga gas­te al­go de di­ne­ro en ella, ex­cep­to lo de im­pri­mir los car­te­le­s.

¿Cuán­to cues­ta?

Asu­mien­do un día al aza­r, y que es­ta cam­pa­ñs no atrae ven­tas nue­vas es 1/30 de las ven­tas men­sua­le­s.

Y co­mo en vez de di­ne­ro te dan cré­di­to a usar en Frá­ve­ga, en rea­li­dad es un "2­x1". Gas­tás en no­viem­bre, ob­te­nés el se­gun­do "gra­tis" en di­ciem­bre.

En­ton­ce­s, lo que real­men­te pa­sa es que 30 per­so­nas gas­tan, po­ne­le, $1000 en un hor­no, y Frá­ve­ga tie­ne que dar­les 31 hor­no­s.

Es de­ci­r, que es el equi­va­len­te a un des­cuen­to del 3.33%. O sea, ven­der el horno a $967.67.

¿Qué? ¿Un des­cuen­to del 3.33% no te sue­na tan in­creí­ble? ¡Por su­pues­to que no! Se apro­ve­chan de que la ma­te­má­ti­ca no es in­tui­ti­va.

Siem­pre hay que acor­dar­se: cuan­do veas nú­me­ros en un avi­so, es pa­ra con­ven­cer­te de com­pra­r. La ma­yo­ría de las ve­ce­s, no es tan buen ne­go­cio co­mo pa­re­ce. Es­te es ex­tra­or­di­na­rio por­que es muy dis­tin­to "to­do gra­tis por un día!" de "un 3.33% de des­cuen­to por un me­s!"

De pa­so, el cos­to pa­ra Frá­ve­ga es más pa­re­ci­do a $600 por un horno de $1000:

Frá­ve­ga com­pra dos hor­nos (ge­ne­ro­sa­men­te di­ga­mos que los pa­ga ¿$1800?) y ob­tie­ne $1000.

Pe­ro ese dé­fi­cit de $800 cuen­ta contra el im­pues­to a las ga­nan­cias que es 35% así que le vuel­ven $280.

Y si com­pra­ron los hor­nos por $900 ahí hay $314 de IVA. Y co­mo ven­den los dos por $1000 les dá $140 de IVA a fa­vo­r.

En­ton­ces esos $1000 son $580 des­pués de los im­pues­to­s.

Sí, cuan­do ga­nás pla­ta, los im­pues­tos ha­cen que ga­nes me­no­s. Cuan­do per­dés pla­ta, al­gu­nos im­pues­tos ha­cen que pier­das me­no­s. Es­ta par­te pue­de es­tar muy equi­vo­ca­da, des­de ya ;-)

Myckey Mouse explica los problemas del Large Hadron Collider

Eso tal vez sue­ne ri­dícu­lo, pe­ro es real­men­te bas­tan­te ra­zo­na­ble, una vez que se pien­sa un po­co.

Em­pe­ce­mos con lo ob­vio:

Su­pon­ga­mos que uno via­ja ha­cia el pa­sa­do y ma­ta a su abue­lo. En­ton­ces no exis­te. Y no pue­de via­jar ha­cia atrás en el tiem­po. Y eso es una pa­ra­do­ja.

Pe­ro tam­bién es­tá la an­ti-­pa­ra­do­ja:

Su­pon­ga­mos que uno no via­ja ha­cia atrás en el tiem­po. Por­que no lo sal­vo, mi abue­lo se mue­re. Er­go, no exis­to.

Eso no es una pa­ra­do­ja, pe­ro su­pon­ga­mos que el via­je en el tiem­po es po­si­ble: eso sig­ni­fi­ca que po­dría vol­ver atrás en el tiem­po, sal­var a mi abue­lo, y ha­cer po­si­ble mi pro­pia exis­ten­cia, por lo tan­to per­mi­tién­do­me sal­var­lo.

Eso es una anti pa­ra­do­ja.

Ape­nas uno per­mi­te que el via­je en el tiem­po sea po­si­ble, la so­lu­ción a las pa­ra­do­jas es ob­via: no se pue­de cam­biar el pa­sa­do por­que el fu­tu­ro no te de­ja. La "fac­ció­n" del fu­tu­ro que tra­ta de pre­ser­var el pa­sa­do siem­pre ga­na, por­que el pa­sa­do es fi­jo.

En­ton­ce­s, si yo via­jo ha­cia atrás en el tiem­po pa­ra ma­tar a mi abue­lo de un ti­ro en la ca­be­za, otra per­so­na del fu­tu­ro va a apa­re­cer de­trás mío y me va a des­ar­ma­r. O me ma­ta­rá ape­nas ten­ga la idea en pri­mer lu­ga­r.

O tu ne­ne va a vol­car una co­ca en tu má­qui­na del tiem­po.

El me­ca­nis­mo exac­to usa­do pa­ra evi­tar que me con­vier­ta en una pa­ra­do­ja es des­co­no­ci­do pa­ra mí por­que pro­vie­ne de mi fu­tu­ro, y yo aún no lo al­can­zo.

Vol­vien­do al LH­C: si en el fu­tu­ro se co­no­ce el via­je en el tiem­po, y se save que el LHC pue­de des­truir el mun­do­[1]_ en­ton­ces tal vez al­gún tu­ris­ta tem­po­ral de­ci­dió ver co­mo se ves­tía la hu­ma­ni­dad an­tes de la era de hie­lo, vie­ne al 2009, se co­me un san­dwi­ch y es­pan­ta un pa­ja­ri­to que de­ja car un pe­da­zo de pan en la ma­qui­na­ria.

Lo que por su­pues­to me lle­va al me­jor pro­gra­ma de via­je en el tiem­po de la TV: "La ca­sa de Mi­ckey Mou­se".

Si no se tie­ne un nie­to, hi­jo o so­brino de 4 o me­no­s, pro­ba­ble­men­te no se­pas qué es, pe­ro és­te es un re­su­men de ca­da mal­di­to epi­so­dio.

  1. Su­­ce­­de al­­go "ma­­lo" (Goofy se res­­fría)

  2. Se pro­­­po­­­ne una so­­­lu­­ción (Da­r­­le a Goofy so­­­pa Mi­n­­nie­s­­tro­­­ne)

  3. Un ideo­­­gra­­ma vo­­­la­­dor de un ra­­tón lla­­ma­­do Tood­­les mues­­tra una co­­­le­c­­ción de he­­rra­­mien­­ta­s:

    • Ba­s­­­tón de ca­­­ra­­­me­­­lo gi­­­gan­­­te

    • Pa­­­ti­­­nes

    • Ca­­­na­s­­­ta de pi­­c­­­nic

    • Su­­­bi­­­ba­­­ja

  4. Su­­ce­­de otra co­­­sa "ma­­la" (Pe­­dro quie­­re la so­­­pa)

  5. Las he­­rra­­mien­­tas son exa­c­­ta­­men­­te lo que se ne­­ce­­si­­ta pa­­ra re­­so­l­­ver los pro­­­ble­­mas pre­sen­­ta­­dos y lo­­­grar la so­­­lu­­ción pro­­­pues­­ta (se pue­­de usar el su­­bi­­ba­­ja pa­­ra mo­­­ver la ro­­­ca gi­­gan­­te que blo­­­quea el ca­­mi­­no)

Es­to es ob­via­men­te un ca­so del fu­tu­ro evi­tan­do que su­ce­da al­go. ¿Si no, co­mo po­dría Tood­les sa­ber que he­rra­mien­tas se ne­ce­si­tan an­tes de que sean ne­ce­sa­rias? No hay ma­ne­ra de adi­vi­nar que una ro­ca gi­gan­te blo­quea­ría la ca­ña­da por la que Mi­ckey y Min­nie tra­tan de es­ca­par­se de Pe­dro! [2]

En­ton­ce­s, ca­da vez que pien­sen en pre­ven­ción de pa­ra­do­ja­s, re­cuer­den a Mi­ckey y sus ami­gos y di­gan "Oh Tood­le­s!"

24-hour app #1: Die Schere, un editor de video

Eso es por­que no sé qué es­toy ha­cien­do, y no lo di­go en el sen­ti­do de "no soy un buen pro­gra­ma­do­r" (aun­que eso es me­dio cier­to­), sino que li­te­ral­men­te no sé co­mo de­be ver­se la apli­ca­ció­n, o qué de­be po­der ha­ce­r.

Así que he de­ci­di­do em­bar­car­me en una se­rie de ex­pe­ri­men­tos que lla­mo "24-hour app­s".

És­tas son las re­gla­s:

  • De­­bo crear una apli­­ca­­ción li­n­­da, es­­ta­­ble, úti­­l, usa­­ble y de as­­pe­c­­to agra­­da­­ble.

  • De­­bo ha­­ce­r­­lo en me­­nos de 24 ho­­­ra­s. Des­­pués de ese tie­m­­po, de­­be al me­­nos ser di­g­­na de un pre­­view, si no un be­­­ta.

  • Esas 24 ho­­­ras se pue­­den di­­vi­­dir en dos o tres se­­sio­­­nes.

  • El tie­m­­po usa­­do ha­­cien­­do ico­­­no­­s, do­­­cu­­men­­ta­­ció­­n, etc, cuen­­ta.

  • To­­­do el de­s­a­­rro­­­llo de­­be ser pú­­bli­­co (es­­toy usan­­do gi­­thub).

  • De­­bo te­­ner un uso pa­­ra la apli­­ca­­ción pro­­­du­­ci­­da, y de­­be ser al me­­nos una so­­­lu­­ción ade­­cua­­da pa­­ra ese pro­­­ble­­ma.

En­ton­ce­s, ¿cual és el pri­mer pro­yec­to? lo lla­mo Die Sche­re (Las Ti­je­ras en ale­mán) y es un edi­tor de vi­deo.

No es un reem­pla­zo de kden­li­ve, es tan so­lo el edi­tor de vi­deo que me hu­bie­ra gus­ta­do te­ner cuan­do ne­ce­si­té pe­gar un pe­da­zo de un vi­deo con un pe­da­zo de otro.

El el an­ti­guo mun­do pre-­di­gi­ta­l, eso se ha­cía con un cu­tter y cin­ta sco­tch. Quie­ro que Die Sche­re sea al me­nos tan útil y com­pren­si­ble co­mo era eso, pe­ro útil pa­ra gen­te tor­pe co­mo yo.

Aquí hay un vi­deo des­pués de la se­sión de ho­y, que du­ró unas 8 o 9 ho­ra­s:

La fun­cio­na­li­dad bá­si­ca es­tá ahí, aun­que que­da mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te.

  • Se pue­­den ca­r­­gar clips pa­­ra tra­­ba­­jar con ello­­s.

  • Se pue­­den co­r­­tar (co­­­mo con un cu­­tte­­r)

  • Se pue­­de ele­­gir el pun­­to de co­r­­te in­­te­­ra­c­­ti­­va­­men­­te o edi­­tan­­do un va­­lor tie­m­­po

  • Se pue­­den aco­­­mo­­­dar (co­­­mo con ci­n­­ta sco­­­tch!)

  • Se pue­­de ge­­ne­­rar el vi­­deo de sali­­da

Co­mo ba­ckend es­toy usan­do men­co­de­r, pe­ro no hay mo­ti­vo pa­ra que no fun­cio­ne con ffm­peg o melt si al­guien es­cri­be 20 lí­neas de có­di­go.


Contents © 2000-2022 Roberto Alsina