Skip to main content

Ralsina.Me — Roberto Alsina's website

El antiperonismo imaginario

Ayer vi esa ima­gen en un tweet y no es la pri­me­ra vez que veo al­go pa­re­ci­do. La in­ten­ción es­tá bue­na, la idea es mos­trar "el an­ti­pe­ro­nis­mo tie­ne es­ta ga­la­xia des­lum­bran­te de lu­ces de la in­te­lec­tua­li­da­d, mien­tras que el pe­ro­nis­mo só­lo tie­ne pa­ra mos­trar es­ta guir­nal­da na­vi­de­ña com­pra­da en On­ce"

Des­de ya que si bien esa es la in­ten­ción la eje­cu­ción es pro­ble­má­ti­ca.

Em­pe­ce­mos por lo ob­vio, el ex­po­nen­te del an­ti­pe­ro­nis­mo que te­ne­mos más a ma­no, el que hi­zo la ima­gen, no de­be ser tan bri­llan­te si no sa­be es­cri­bir "E­cha­rri". Pe­ro de­jé­mos­lo pa­sar, por­que hay pro­ble­mas un po­co más se­rio­s.

Al­gún an­ti­pe­ro­nis­ta vi­vo no tie­nen?

Bioy mu­rió en 1999, Bor­ges en 1986, Cor­tá­zar en 1984, Pia­z­zo­lla en 1992, Sá­ba­to en 2011. La re­le­van­cia ideo­ló­gi­ca de una opo­si­ción al pe­ro­nis­mo que ig­no­ra el pe­ro­nis­mo des­de Lu­der por­que es­ta­ba vien­do cre­cer las flo­res des­de aba­jo es, al me­no­s, cues­tio­na­ble.

Si uno bus­ca­ra un li­neup vi­vo de an­ti­pe­ro­nis­tas com­pa­ra­ble al de pe­ro­nis­tas que mues­tra se­ría al­go co­mo el co­lo­ra­do Li­ber­man, Vi­via­na Ca­no­sa, Mi­guel del Se­l, Ra­mon Díaz e Ivo Cu­tza­ri­da, que no se ve ta­aaaan ru­ti­lan­te, no?

Ob­via­men­te es fá­cil ele­gir a ma­no y des­pués de­cir "pe­ro mi­rá que zo­que­tes, es­to es lo me­jor que tie­nen" cuan­do el que eli­gió es uno mis­mo, ha­cien­do pa­sar la elec­ción pro­pia por una de­sin­te­re­sa­da e im­par­cial re­fle­xión de la rea­li­da­d, li­bre de de­ba­te.

Pe­ro aún así, hay un pro­ble­ma mu­cho más de fon­do. Que ese su­pues­to an­ti­pe­ro­nis­mo no exis­te.

Bor­ges es­ta­ba tan opues­to al co­mu­nis­mo de Sa­ba­to co­mo al pe­ro­nis­mo, el co­mu­nis­ta Sá­ba­to no de­be ha­ber apro­ba­do que Pia­z­zo­lla di­je­ra "a no­so­tro­s, los ar­gen­ti­no­s, nos fal­tó un per­so­na­je co­mo Pi­no­che­t. Qui­zás a la Ar­gen­ti­na le fal­tó un po­co de fas­cis­mo en un mo­men­to de su his­to­ria" y de he­cho un al­muer­zo con Vi­de­la le cos­tó la amis­tad de Cor­tá­zar que, des­pués de to­do, era bel­ga y de quien Bioy di­jo "No creo que Cor­tá­zar tu­vie­ra una in­te­li­gen­cia muy des­pier­ta y enér­gi­ca, des­de lue­go, sus con­vic­cio­nes po­lí­ti­cas co­rres­pon­den a con­fu­sos im­pul­sos co­mu­ni­ca­dos por un pa­té­ti­co tan­go in­te­lec­tua­l."

Po­dría se­guir así diez pá­gi­na­s, ar­man­do un pe­lo­tón de fu­si­la­mien­to cir­cu­lar don­de ca­da uno de esos nom­bra­dos cri­ti­ca al si­guien­te des­pia­da­da­men­te, con­ven­cién­do­te de que los otros son po­lí­ti­ca­men­te mal­va­do­s, in­com­pe­ten­tes, o sim­ple­men­te una ban­da de idio­ta­s.

Esa fi­la de "an­ti­pe­ro­nis­ta­s" es un re­jun­te de gen­te con ideas to­tal­men­te in­com­pa­ti­bles en­tre sí que la mi­tad de sus vi­das ni se ha­bla­ban en­tre ellos por­que se caían co­mo el cu­lo por po­lí­ti­ca.

Creo que la elec­ción de esas fi­gu­ras pa­ra re­pre­sen­tar a una su­pues­ta "in­te­lec­tua­li­dad an­ti­pe­ro­nis­ta" di­ce más del an­ti­pe­ro­nis­mo que del pe­ro­nis­mo, y no al­go bue­no. Creo que lo que mues­tra es una in­ca­pa­ci­dad pa­ra for­mar una idea, no di­ga­mos ya una ideo­lo­gía, ex­cep­to en opo­si­ción al pe­ro­nis­mo.

To­ma to­do lo que no es pe­ro­nis­mo y le pe­ga ma­za­zos has­ta que lo me­te en una bol­sa de ga­tos y la mues­tra or­gu­llo­so di­cien­do "es­ta bol­sa de ga­tos lla­ma­da an­ti­pe­ro­nis­mo con­tie­ne a Bor­ges, Bio­y, Cor­tá­za­r, Pia­z­zo­lla y Sa­ba­to" cuan­do en rea­li­dad lo que con­tie­ne son los res­tos he­chos bol­sa de esa po­bre gen­te ca­ga­da a gol­pes.

Por eso "la opo­si­ció­n" hoy en día es un re­fle­jo de lo mis­mo. Es Sanz y Ca­rrió y La­rre­ta y Fer­mi­nio y Ma­cri y Pi­ne­do y Vi­dal y Lous­teau y una com­par­sa cu­yo úni­co fac­tor uni­fi­can­te es que no son pe­ro­nis­ta­s, pe­ro que en cual­quier cir­cuns­tan­cia nor­mal se odia­rían en­tre sí y no pue­den ha­cer una pro­pues­ta co­he­ren­te por­que lo úni­co que los une es no ser pe­ro­nis­tas, lo mis­mo que ese re­jun­te de muer­tos fa­mo­so­s.

Eso, se­ño­ría­s, es pa­té­ti­co.


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina