Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

Sabsay No Tiene Vergüenza

Si hay una lec­ción que me gus­ta­ría de­jar­le a mi hi­jo pa­ra la vi­da, que va­le pa­ra au­to­s, li­bro­s, ci­tas a cie­ga­s, y pac­tos in­ter­na­cio­na­le­s:

Si al­guien te es­tá ha­blan­do de al­go qe te po­dría mos­tra­r, pe­ro no te lo mues­tra, no le creas sin ver­lo vos pri­me­ro.

Y si al­gu­na vez le ten­go que mos­trar por qué ... que vea es­ta no­ta de Da­niel Sa­b­s­ay

Va­mos a ver­la de a po­qui­to y des­pa­ci­to, por­que es un ejem­plo de ca­ra­du­rez muy es­pe­cia­l, por­que no es que es­tá des­cri­bien­do un pac­to se­cre­to de cien­tos de pá­gi­nas que só­lo él ha vis­to. Es­tá ha­blan­do de un tex­to de dos ca­ri­lla­s, pú­bli­co, que cual­quie­ra pue­de ve­r, y se dis­cu­tió en el con­gre­so.

Co­mo no quie­ro pa­re­cer­me a Sa­b­s­a­y, les pa­so el tex­to com­ple­to del acuer­do No se asus­ten, en se­rio son dos pá­gi­na­s, la pá­gi­na 33 y la 34 de ese PDF. Lean­la­s, y des­pués se­gui­mos con Sa­b­s­a­y.

To­das las ci­tas que se vean de aho­ra en más son de Sa­b­s­ay o del acuer­do al que Sa­b­s­ay se re­fie­re.

Así em­pie­za Sa­b­s­ay su edi­to­ria­l.

Ha­ce dos año­s, la Pre­si­den­ta fir­mó un me­mo con Irán que mo­di­fi­có co­lo­sal­men­te el rum­bo de la cau­sa AMIA. El juez y el fis­cal “na­tu­ra­le­s” fue­ron sus­ti­tui­dos por una “Co­mi­sión de la Ver­da­d”, con se­de en Irán, país acu­sa­do de ha­ber tra­ma­do el peor aten­ta­do te­rro­ris­ta de nues­tra his­to­ria.

Es­to es el tex­to que se re­fie­re a la "Co­mi­sión de la Ver­da­d" en el acuer­do:

1. Es­ta­ble­ci­mien­to de la co­mi­sión

Se crea­rá una Co­mi­sión de la Ver­dad com­pues­ta por ju­ris­tas in­ter­na­cio­na­les pa­ra ana­li­zar to­da la do­cu­men­ta­ción pre­sen­ta­da por las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les de la Ar­gen­ti­na y de la Re­pú­bli­ca Is­lá­mi­ca de Irán. La Co­mi­sión es­ta­rá com­pues­ta por cin­co (5) co­mi­sio­na­dos y dos (2) miem­bros de­sig­na­dos por ca­da país, se­lec­cio­na­dos con­for­me a su re­co­no­ci­do pres­ti­gio le­gal in­ter­na­cio­na­l. Es­tos no po­drán ser na­cio­na­les de nin­guno de los dos paí­ses. Am­bos paí­ses acor­da­rán con­jun­ta­men­te res­pec­to a un ju­ris­ta in­ter­na­cio­nal con al­to stan­dard mo­ral y pres­ti­gio le­ga­l, quien ac­tua­rá co­mo pre­si­den­te de la co­mi­sió­n.

Des­pués hay dos pun­tos acer­ca de pro­ce­di­mien­to e in­ter­cam­bio de in­for­ma­ció­n, y el pun­to 4:

4. In­for­me de la Co­mi­sión

Lue­go de ha­ber ana­li­za­do la in­for­ma­ción re­ci­bi­da de am­bas par­tes y efec­tua­do con­sul­tas con las par­tes e in­di­vi­duo­s, la Co­mi­sión ex­pre­sa­rá su vi­sión y emi­ti­rá un in­for­me con re­co­men­da­cio­nes so­bre co­mo pro­ce­der con el ca­so en el mar­co de la ley y re­gu­la­cio­nes de am­bas par­tes. Am­bas par­tes ten­drán en cuen­ta es­tas re­co­men­da­cio­nes en sus ac­cio­nes fu­tu­ra­s.

  • ¿Fue­­ron sus­­ti­­tuí­­dos el fis­­cal y el juez con la co­­­mi­­sió­­n? No.

El dic­ta­men de la Co­mi­sión se­rá to­ma­do en cuen­ta. ¿Hay que ha­cer lo que di­ce? No.

  • ¿Tie­­ne se­­de en Irán la co­­­mi­­sió­­n? No.

Lo úni­co que se po­dría in­ter­pre­ta­r, con un po­co de es­fuer­zo, co­mo que tie­ne se­de en Irán es lo si­guien­te:

La Co­mi­sión y las au­to­ri­da­des ju­di­cia­les ar­gen­ti­nas e ira­níes se en­con­tra­rán en Tehe­rán pa­ra pro­ce­der a in­te­rro­gar a aque­llas per­so­nas res­pec­to de las cua­les In­ter­pol ha emi­ti­do una no­ti­fi­ca­ción ro­ja.

To­do el ob­je­ti­vo del acuer­do es lle­gar a to­mar in­da­ga­to­rias a los acu­sa­do­s. Da­do que no tie­nen in­te­rés en salir de Irán por­que se­rían de­te­ni­do­s, las in­da­ga­to­rias se­rían to­ma­das en Tehe­rán.

Si­ga­mos con Sa­b­s­a­y:

Sus in­te­gran­tes de­bían ser de­sig­na­dos a pro­pues­ta de las par­tes. La re­dac­ción del ins­tru­men­to ca­re­ce de to­da cla­ri­da­d, sal­vo la cláu­su­la que se re­fie­re de mo­do im­pe­ra­ti­vo al le­van­ta­mien­to de las “a­ler­tas ro­ja­s” de In­ter­pol que pe­sa­ban so­bre los im­pu­ta­dos ira­níes, una vez que hu­bie­se si­do apro­ba­do por los le­gis­la­ti­vos de los dos paí­ses.

Fue­ra del in­ten­to de crí­ti­ca li­te­ra­ria del "ca­re­ce de to­da cla­ri­da­d", lo otro es sim­ple­men­te fal­so. No hay nin­gu­na cláu­su­la que se re­fie­ra al le­van­ta­mien­to de aler­tas ro­ja­s, de mo­do im­pe­ra­ti­vo o no. Y co­mo no soy Sa­b­s­a­y, les di­go: va­yan, lean las dos ca­ri­lla­s, que les lle­va cin­co mi­nu­to­s, y van a ver que yo di­go la ver­dad y Sa­b­s­ay mien­te. Y por su­pues­to el edi­tor que lo edi­tó, y el me­dio que lo pu­bli­có mien­ten con él.

Si­gue si­guien­do Sa­b­s­a­y, co­mo di­ce Les Lu­thier­s:

Así las co­sas, des­de el án­gu­lo cons­ti­tu­cio­na­l, la si­tua­ción no pu­do ser más alar­man­te ya que la ti­tu­lar del Eje­cu­ti­vo ejer­ció fun­cio­nes ju­di­cia­le­s, a pe­sar de la ex­pre­sa prohi­bi­ción que le im­po­ne la Cons­ti­tu­ció­n.

La Co­mi­sión no ejer­ce nin­gu­na fun­ción ju­di­cia­l. Las in­da­ga­to­ria­s, ex­plí­ci­ta­men­te, se­rían to­ma­das por "au­to­ri­da­des ju­di­cia­les ar­gen­ti­na­s". El tra­ta­do fue apro­ba­do por el po­der le­gis­la­ti­vo.

A ello se agre­ga, la fal­ta de de­fi­ni­ción so­bre el de­re­cho a apli­car por par­te de los miem­bros de la Co­mi­sió­n, la vio­la­ción de las nor­mas del de­bi­do pro­ce­so, la im­po­si­bi­li­dad de con­ci­liar el mar­co ju­rí­di­co de un país de­mo­crá­ti­co, co­mo al me­nos en teo­ría es el nues­tro, con el de otro de ti­po teo­crá­ti­co. Es­te per­ge­ño que no tie­ne an­te­ce­den­tes en el de­re­cho com­pa­ra­do, im­por­tó un in­com­pren­si­ble agra­vio a nues­tra Jus­ti­cia y des­em­bo­có en la pa­ra­li­za­ción del pro­ce­so.

Mas allá de que no so­mos quie­nes pa­ra dcir­le teo­crá­ti­co a otro mien­tras ten­ga­mos el ar­tí­cu­lo 2 de la cons­ti­tu­ció­n...

De­cir que es­to es lo que "des­em­bo­có en la pa­ra­li­za­ción del pro­ce­so" es un dis­pa­ra­te. El pro­ce­so es­ta­ba pa­ra­li­za­do por­que no se po­dían to­mar las in­da­ga­to­rias de los acu­sa­do­s. Es­te acuer­do apun­ta a que se pue­dan to­ma­r, des­tra­ban­do el pro­ce­so.

Se su­po­ne que Sa­b­s­ay es un "re­nom­bra­do cons­ti­tu­cio­na­lis­ta" pe­ro di­ce que es­to "no tie­ne an­te­ce­den­tes en el de­re­cho com­pa­ra­do­". Yo no sé ni que co­lec­ti­vo me de­ja en la fa­cul­tad de de­re­cho, pe­ro­...

El juez Li­jo (si, el mis­mo Li­jo) to­mó in­da­ga­to­ria a ex di­rec­ti­vos de Sie­mens en Ale­ma­nia, con au­to­ri­za­ción de la Cor­te Su­pre­ma. Ser­vi­ni de Cu­bría to­mo de­cla­ra­cio­nes en Chi­le por el ase­si­na­to de Pra­ts.

Así que "sin an­te­ce­den­tes" son las pe­lo­tas de Sa­b­s­ay pa­ra ir y men­tir así de des­ca­ra­da­men­te.

Ta­ma­ño des­pro­pó­si­to sig­ni­fi­có una suer­te de ex­cul­pa­ción a fa­vor de Irán, si no, có­mo se hu­bie­se po­di­do acep­tar que quien era acu­sa­do se trans­for­ma­ra en su pro­pio juz­ga­dor y en sue­lo pro­pio.

Da­do que el "juz­ga­do­r" se­guía sien­do Ca­ni­co­ba Co­rra­l, su­pon­go que Sa­b­s­ay lo es­tá acu­san­do de ser ira­ní, o tu­vo un ACV mien­tras es­cri­bía. Aún si por "juz­ga­do­r" se re­fi­rie­ra a la Co­mi­sió­n, la co­mi­sión no ten­dría nin­gún ciu­da­dano ira­ní, y no ten­dría se­de en Irán.

Es­ta im­pre­sio­nan­te con­ce­sión só­lo po­día ver­se acom­pa­ña­da de un be­ne­fi­cio pro­por­cio­nal a fa­vor de la Ar­gen­ti­na. Nues­tro en­fo­que res­pon­de a una ló­gi­ca pri­ma­ria. Es por ello que la de­nun­cia del fis­cal Nis­man que pa­gó con su muer­te, no nos sor­pren­dió, en rea­li­dad nos per­mi­tió com­ple­tar las pie­zas de es­te ma­ca­bro rom­pe­ca­be­za­s.

Da­do que nin­gu­na de las co­sas que Nis­man de­nun­ció co­mo contra­pres­ta­ción de Irán su­ce­die­ron en la rea­li­da­d, la "ló­gi­ca pri­ma­ria" es apro­xi­ma­da­men­te así:

  • Ar­­gen­­ti­­na hi­­zo co­­sas ma­­las con Irán a ca­m­­bio de X, Y y Z

  • Irán no hi­­zo X, Y, ni Z

  • Que­­da de­­mo­s­­tra­­do que Ar­­gen­­ti­­na hi­­zo co­­sas ma­­las y la cu­­rra­­ron

El res­to del edi­to­rial de Sa­b­s­ay es sim­ple mas­tur­ba­ción en pú­bli­co y no la voy a dig­ni­fi­car con una res­pues­ta, pe­ro si la quie­ren lee­r, allá es­tá.


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina