Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

Reporte de viaje 7: A Notre Dame con gorriones y sandwiches

Es­to pa­só ante­ayer a la maǹa­na. Sa­brán dis­cul­par el atra­so.

Des­ayu­na­mos y sali­mos con al­gu­na idea de ir a al­gu­na par­te (cree­mos que a la ex­po de di­no­sau­rios en el Mu­seo de His­to­ria Na­tu­ra­l), pe­ro bue­no, sali­mos del sub­te, mi­ra­mos al­re­de­do­r, y ha­bía una tre­me­bun­da ca­te­dral ahí a una cua­dra así que fui­mos ahí.

Yen­do pa­ra ahí, al la­do de la es­ta­tua de Char­le­mag­ne (se­gún Ta­to, es igual a un per­so­na­je de los Po­wer Ran­gers Mys­tic For­ce que se lla­ma Phi­nea­s) hay unos se­tos lle­nos de pa­lo­ma­s, go­rrio­nes y ga­vio­ta­s.

¿Sa­bés que pa­sa cuan­do te­nés tu­ris­tas dán­do­le de co­mer a los pa­ja­rra­cos du­ran­te si­glo­s? Pa­sa es­to:

Nó­te­se el ama­ble se­ñor con los bol­si­llos lle­nos de pan.

Des­pués es­tu­ve yo ayu­dán­do­lo, y nos ata­có una ga­vio­ta (en se­rio­). Los go­rrio­nes son co­mo una ra­mi­ta que te ro­za, no pe­san na­da, las pa­lo­mas se tra­tan de lle­var el pan. La ga­vio­ta es co­mo si te ata­ca­ra un ba­rra­bra­va de Ban­fiel­d.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000216.JPG

Ca­paz que lo que que­ría era mor­far­se el go­rrió­n.

Bue­no, pa­sa­mos por al la­do de Char­le­mag­ne, cin­co mi­nu­tos de co­la, y en­tra­mos a la ca­te­dra­l. No pue­do des­cri­bir­la sin que sue­ne con­des­cen­dien­te, por­que si te di­go que es enor­me, ca­paz que pen­sás en el es­ta­dio de Ri­ve­r, que es enor­me, pe­ro no es el mis­mo ti­po de enor­me, se en­tien­de? Es lú­gu­bre, os­cu­ra, los vi­treaux son her­mo­so­s, el ór­gano es im­pre­sio­nan­te, te co­bran 10 eu­ros la ve­la, ab­so­lu­ta­men­te to­do tie­ne al­gún ti­po de es­cul­tu­ra, ta­lla, o al­go.

Com­pra­mos una me­da­lli­ta pa­ra mi so­bri­na So­l, mi ma­má se emo­cio­nó, real­men­te un te­so­ro de la hu­ma­ni­da­d, una de esas co­sas, co­mo la me­z­qui­ta azu­l, o las ca­ta­ra­ta­s, o una pi­z­za­ne­sa de La Fa­ro­la, que só­lo se pue­den en­ten­der cuan­do las ex­pe­ri­men­tás en per­so­na.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000237.JPG

Es di­fí­cil sa­car bue­nas fo­tos con una ca­ma­ri­ta co­mú­n, hay de­ma­sia­do contras­te.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000272.JPG

Las es­cul­tu­ras ex­te­rio­res son alu­ci­nan­tes. Se­gún Ta­to: "¡Un se­ñor con la ca­be­za en las ma­no­s!"

Sali­mo­s, y nos co­mi­mos unos san­gu­chi­tos de po­llo del su­per sen­ta­dos en un río en un puen­te so­bre el Sena. Ca­be des­ta­car que sa­len ti­po 1.50 eu­ros los tres san­dwi­ches gran­des y son muy ri­co­s.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000275.JPG

Más ba­ra­tos que los san­dwi­ches de mi­ga de los kios­co­s.

To­ma­mos un ca­fé, vol­vi­mos a pa­sar por la ca­te­dra­l, le ex­pli­ca­mos a Ta­to lo que es un jo­ro­ba­do, más foti­to­s.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000283.JPG

Aho­ra re­sul­ta que Ta­to quie­re salir "a­so­man­do" en las fo­to­s.

Ca­mi­na­ta por el Sena, mu­chos pues­ti­tos ven­dien­do li­bro­s, pos­ter­s, esas co­sas, y de gol­pe, es­ta vis­ta:

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000292.JPG

¡To­má ma­te!


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina