Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

Política y Periodismo

Yo leo mu­cho. Así a ojo, el 80% de lo que leo son pá­gi­nas we­b, tan­to pa­ra mi la­bu­ro co­mo pa­ra in­for­mar­me o di­ver­tir­me. Tam­bién leo li­bro­s, la gran ma­yo­ría es­ca­pis­ta­s, y ahí ten­go es­ta­dís­ti­cas y sé que leo una canti­dad bas­tan­te preo­cu­pan­te. Por eso siem­pre me sor­pren­de cuan­do al­guien no quie­re lee­r.

Me sor­pren­de cuan­do es mi hi­jo y me sor­pren­de más cuan­do es gen­te adul­ta, edu­ca­da y sin pro­ble­mas ta­les co­mo que le cues­ta leer por­que apren­dió el año pa­sa­do. Pe­ro más to­da­vía me sor­pren­de, y de he­cho me pro­vo­ca fu­ria cuan­do, en un te­ma de ac­tua­li­da­d, pu­dien­do so­bre el te­ma que le in­te­re­sa, se pre­fie­re leer pe­rio­dis­mo so­bre ese te­ma.

Por ejem­plo, en vez de leer co­sas es­cri­ta­s, a un ni­vel per­fec­ta­men­te no téc­ni­co por al­guien co­mo Phil Plait acer­ca del es­pa­cio, de los pla­ne­ta­s, de as­te­roi­des y es­tre­llas se pre­fie­re leer una no­ta he­cha por un pe­rio­dis­ta que no en­tien­de del te­ma y to­ca de oí­do.

En vez de leer so­bre eco­no­mía a un eco­no­mis­ta, se pre­fie­re leer a un pe­rio­dis­ta de eco­no­mía. Y en vez de leer fa­llos de jue­ce­s, se pre­fie­re leer no­tas pe­rio­dís­ti­cas so­bre los fa­llo­s.

Ob­via­men­te, hay ex­pli­ca­cio­nes. No to­dos tie­nen el tiem­po li­bre pa­ra leer­se las 60 pá­gi­nas que es­cri­bió Ra­fe­ca­s, mu­cho me­nos las 300 de Nis­man, pe­ro si vas a opi­na­r, es lo mí­ni­mo que po­dés ha­ce­r. Te­nés que in­ten­tar­lo. Si ni si­quie­ra lo in­ten­tá­s, en­ton­ces te li­mi­tás a ha­blar por bo­ca de gan­so, te ase­gu­rás la ig­no­ran­cia. Tam­bién pue­de pa­sar que sea un do­cu­men­to de­ma­sia­do téc­ni­co. Yo leí lo de Ra­fe­cas y hay par­tes que se me es­ca­pan, por­que no soy abo­ga­do. Pe­ro lo in­ten­to.

Lo que es real­men­te im­per­do­na­ble, es cuan­do un pe­rio­dis­ta ha­bla so­bre es­to sin leer­lo. Es im­per­do­na­ble por­que su tra­ba­jo es in­for­mar­se y "ba­ja­r" ese co­no­ci­mien­to, se­pa­rar el grano de la pa­ja y dar una ver­sión más en­ten­di­ble pa­ra el pú­bli­co que no tie­ne el tiem­po, o el co­no­ci­mien­to, o la in­cli­na­ción pa­ra ha­cer­lo por sí mis­mo. Pe­ro siem­pre tie­ne que ha­cer­lo re­mi­tien­do a de don­de saca la in­for­ma­ció­n.

No pue­de de­cir "el fa­llo de Ra­fe­cas es una mier­da" y no de­cir por qué es una mier­da. Tie­ne que dar da­to­s, ex­pli­car por qué el de­re­cho di­ce otra co­sa, por qué Ra­fe­cas se equi­vo­ca, o mien­te, o erra, o de­li­ra. Pe­ro co­mo los pe­rio­dis­ta­s, hoy en día no sien­ten esa obli­ga­ció­n, por­que son so­lo in­tér­pre­tes del hu­mo­r, adi­vi­nos le­yen­do tri­pas de ani­ma­li­tos pa­ra pro­nos­ti­car el fu­tu­ro, por­que el mé­ri­to es te­ner "fuen­tes" que les per­mi­tan ade­lan­tar lo que va a pa­sar en vez de re­por­tar y co­men­tar en lo que pa­sa, el pú­bli­co es­tá huér­fano.

Tan te­rri­ble es el es­ta­do del pe­rio­dis­mo po­lí­ti­co en Ar­gen­ti­na hoy en dia que hay si­tios en­te­ros que se de­di­can a ve­ri­fi­car si lo que di­cen los po­lí­ti­cos es cier­to, cuan­do eso de­be­ría ser par­te in­te­gral de ca­da no­ta que se pro­du­ce re­por­tan­do so­bre las de­cla­ra­cio­nes.

Los pe­rio­dis­tas se di­vi­den, hoy en día, en las si­guien­tes ca­te­go­ría­s:

Loros

Bo­lu­dos que re­pi­ten lo que di­ce otro. Van a dis­cur­sos y los re­por­tan. To­man de­cla­ra­cio­nes y las re­pi­ten. Leen ga­ce­ti­llas y las co­pian. No son in­te­re­san­tes.

Oráculos

Tie­nen "fuen­tes". Les po­nen nom­bres pin­to­res­cos co­mo "Gar­gan­ta", o sim­ple­men­te se re­fie­ren a ellos con des­crip­cio­nes co­mo "bien in­for­ma­da­s" o "de al­to ni­ve­l". Se de­di­can a pro­nos­ti­car el fu­tu­ro en vez de re­por­ta­r. A ve­ces acier­tan. A ve­ces di­cen cual­quie­ra. Fa­llar no tie­ne re­per­cu­sión al­gu­na en sus ca­rre­ra­s. Da­do que sus no­tas no ne­ce­si­tan re­fle­jar la rea­li­da­d, pue­den pa­sar dé­ca­das me­tien­do sus pa­tas su­cias en sus fuen­tes, im­pu­nes y des­pre­cia­ble­s.

Analistas

In­tér­pre­tes de la rea­li­da­d. Crea­do­res de na­rra­ti­vas ba­sa­das en he­cho­s. Bue­no, a ve­ce­s. Es­tos as­pi­ran­tes a bio­quí­mi­cos to­man he­chos dis­pa­res, agre­gan (en al­gu­nos ca­so­s) su pro­pia ideo­lo­gía, y crean un cuen­ti­to que ex­pli­ca to­do. A ve­ces el cuen­ti­to es cier­to. A ve­ces es men­ti­ra. A ve­ces es sim­ple­men­te un cuen­ti­to, que no sig­ni­fi­ca na­da.

Pe­rio­dis­tas que to­men la rea­li­da­d, in­ves­ti­guen pa­ra ex­pan­dir lo que se co­no­ce, re­por­ten ve­raz­men­te lo que en­cuen­tren e in­ter­pre­ten los he­chos im­par­cial­men­te, sim­ple­men­te no co­noz­co.

Vea­mos ejem­plo­s.

Majul el Oráculo

Por fa­vor lean el edi­to­rial La pre­si­den­ta y Ra­fe­ca­s, en­tre la es­pa­da y la pa­red en La Na­ció­n. Al­gu­nas ci­tas es­co­gi­da­s:

"Aun­que Da­niel Ra­fe­cas no ade­lan­tó lo que iba a ha­cer ni si­quie­ra a su fa­mi­lia, dos al­tas fuen­tes que tran­si­tan los pa­si­llos de Co­mo­do­ro Py y que es­tán vin­cu­la­das con la cau­sa va­ti­ci­na­ron que al juez fe­de­ral no le que­da otra al­ter­na­ti­va que con­va­li­dar la im­pu­ta­ción contra la Pre­si­den­ta por el de­li­to de en­cu­bri­mien­to en el aten­ta­do contra la AMIA."

Las fuen­tes son "al­ta­s". ¿Tal vez le min­tie­ron al po­bre Luis? Ni si­quie­ra, da­do que Ra­fe­ca­s, se­gun la mis­ma no­ta "no ade­lan­tó lo que iba a ha­cer ni si­quie­ra a su fa­mi­lia", las "al­tas fuen­tes" so­la­men­te es­ta­ban dan­do opi­nio­nes pro­pia­s. Tra­duz­co ese pá­rra­fo de Ma­jul a cas­te­llano ho­nes­to:

"Dos per­so­nas que co­noz­co que son abo­ga­dos me di­je­ron que les pa­re­ce que Ra­fe­cas no des­es­ti­ma la im­pu­ta­ció­n".

"Es­tá con­cen­tra­do en la lec­tu­ra del ex­pe­dien­te que le ele­vó el fis­cal Po­lli­ci­ta. De he­cho, des­de que re­ci­bió el es­cri­to ni si­quie­ra se co­mu­ni­có con él, a pe­sar del res­pe­to pro­fe­sio­nal y mu­tuo afec­to que se pro­fe­san", me di­jo otro fis­cal fe­de­ral con in­for­ma­ción con­fia­ble."

Acá la fuen­te es "o­tro fis­cal fe­de­ra­l", pe­ro uno "con in­for­ma­ción con­fia­ble" no co­mo otros fis­ca­les fe­de­ra­le­s. Apa­ren­te­men­te tie­ne tan­ta in­for­ma­ción que sa­be a quien lla­ma y no lla­ma un jue­z. Pe­ro ... ¿"o­tro fis­cal fe­de­ra­l"? ¿O sea que las otras "al­tas fuen­tes" tam­bién eran fis­ca­les fe­de­ra­les Luis?

"Dos fis­ca­les y dos jue­ces que le­ye­ron el re­que­ri­mien­to de Po­lli­ci­ta sos­tie­nen que su pre­sen­ta­ción fue im­pe­ca­ble."

Ok, en­ton­ces uno o dos de las "al­tas fuen­tes" eran fis­ca­le­s, y ca­paz que uno era jue­z. Ma­ju­l, te­nés que es­con­der un po­co me­jo­r...

"La ló­gi­ca de ate­ner­se a los he­chos pa­ra im­pul­sar o des­es­ti­mar una in­ves­ti­ga­ción es tam­bién la que se­gui­ría Ra­fe­cas en el ca­so de con­va­li­dar las im­pu­ta­cio­nes que de­ci­dió Po­lli­ci­ta,"

Nó­te­se co­mo su­til­men­te (pa­ra los stan­dar­ds de Ma­ju­l) se di­ce que so­lo se aten­dría a los he­chos si con­va­li­da. Si des­es­ti­ma no.

"sin que el an­te­ce­den­te de su re­cu­sación en la cau­sa Cic­co­ne por ha­ber in­ter­cam­bia­do men­sa­jes de tex­to con el abo­ga­do del vi­ce­pre­si­den­te Ama­do Bou­dou in­flu­ya de al­gu­na ma­ne­ra."

Y acá la em­ba­rra de nue­vo, por­que Ra­fe­cas no in­ter­cam­bia­ba men­sa­jes de tex­to con el abo­ga­do de Bou­dou. Los in­ter­cam­bia­na con Da­nu­z­zo Itu­rras­pe, que era el abo­ga­do de Nu­ñez Car­mo­na.

En re­su­m­men: Ma­jul ti­ra co­mo cier­ta da­ta de sus "al­tas fuen­tes", que sus fuen­tes no tie­nen co­mo sa­be­r, se de­ja ope­rar por cual­quie­ra que le atien­da el te­lé­fo­no, ti­ra pro­nós­ti­cos com­ple­ta­men­te erra­do­s, y avi­sa que si no pa­sa lo que el di­ce, hay al­go ra­ro.

Al día si­guien­te, en In­tra­ta­bles en­tre­vis­ta­ron a Luis Ma­jul y se men­cio­nó es­ta no­ta. En nin­gún mo­men­to se le men­cio­nó si­quie­ra su pro­nós­ti­co equi­vo­ca­do. Al­ta fuen­te... al­to orá­cu­lo ... al­to gui­so.

Nelson Castro el Analista

Es­ta va a ser más cor­ta que la de Ma­jul por­que Cas­tro es me­nos in­te­re­san­te, y de me­nor vue­lo. Y apar­te por­que en ge­ne­ral sa­le en la te­le en vez de es­cri­bi­r, y me da pa­ja trans­cri­bir­lo. Así que acá tie­nen el vi­deo y al­gu­nas ci­ta­s.

Vea­mo­s. El vi­deo. Y lea­mo­s. Las ci­ta­s.

"La Pre­si­den­ta no se ro­dea de ca­pa­ces aho­ra. Ne­ce­si­ta lea­le­s.

Cuan­do lo que se bus­ca es eso, lo que ocu­rre en el po­de­r, es la obe­dien­cia. Es la antí­te­sis de lo que es la de­mo­cra­cia. De lo que re­pre­sen­ta ese sis­te­ma."

In­te­re­san­te pa­pa­rru­cha­da. Si un pre­si­den­te tie­ne co­la­bo­ra­do­res lea­les y obe­dien­tes, es anti­de­mo­crá­ti­co. Un pre­si­den­te so­lo es de­mo­crá­ti­co si sus co­la­bo­ra­do­res lo de­so­be­de­cen. Lo opues­to de ca­paz no es in­ca­pa­z, lo opues­to de ca­paz es obe­dien­te. Lo opues­to de de­so­be­dien­te es in­ca­pa­z. Y ni men­cio­ne­mos que lo de ne­ce­si­tar lea­les es sim­ple­men­te una idea pro­pia de don Nel­so­n.

Re­su­mien­do: Nel­son opi­na al­go. Esa opi­nión es prue­ba su­fi­cien­te de que el go­bierno es anti­de­mo­crá­ti­co.

"Cris­ti­na re­pre­sen­ta en su ac­cio­nar el des­crei­mien­to de la de­mo­cra­cia co­mo con­cep­to de plu-­ra-­li-­dad y ade­más co­mo con­cep­to de al­ter­nan­cia de po­de­r"

¿Se en­tien­de co­mo fun­cio­na el ana­lis­ta? El ana­lis­ta de­ci­de una his­to­ria, y la jus­ti­fi­ca va­ga­men­te en ba­se a lo in­com­pro­ba­ble, a la opi­nión y a usar mu­chas pa­la­bras lar­gas jun­ta­s.

¿De qué ma­ne­ra Cris­ti­na des­cree de la al­ter­nan­cia de po­de­r? ¿De qué ma­ne­ra es res­pon­sa­bi­li­dad de un fun­cio­na­rio elec­to la al­ter­nan­cia en su car­go? ¿No se­ría mas bien res­pon­sa­bi­li­dad de los elec­to­res? ¿O tal vez de la opo­si­ció­n? A me­nos que Cris­ti­na es­tu­vie­ra yen­do por la ree­lec­ció­n... pe­ro no lo es­tá ha­cien­do. Y el kir­ch­ne­ris­mo­... ¿No es la úni­ca fuer­za que, sa­bien­do que ga­na­ba las elec­cio­nes des­pués del 1er man­da­to de Nes­tor no bus­có la ree­lec­ció­n?

"Es­to de­mues­tra lo que le va a do­ler a la Pre­si­den­ta de­jar el po­de­r. Pro­fun­da­men­te. PRO­FUN­DA­MEN­TE. Se no­ta to­dos los día­s."

Ehhh no. No de­mues­tra una go­ma, Nel­so­n. Pro­fun­da­men­te.

"Mas allá de la dis­cu­sión que da un fa­llo, el fa­llo de Ra­fe­cas de­mues­tra lo que re­pre­sen­ta la muer­te de Nis­man. Efec­ti­va­men­te, un mag­ni­ci­dio ins­ti­tu­cio­na­l. Ra­fe­cas ha po­di­do fa­llar así por­que Nis­man no es­tá. Em­m­m. La muer­te de Nis­man agi­gan­ta su di­men­sión an­te es­tos he­cho­s, por­que lo que él sa­bía, lo que él te­nia guar­da­do pa­ra ex­po­ne­r, na­die lo po­drá sa­be­r, se­gu­ra­men­te, co­mo él lo sa­bía."

¿Por qué el fa­llo de Ra­fe­cas de­mues­tra que lo de Nis­man es un mag­ni­ci­dio ins­ti­tu­cio­na­l? ¿Qué es un mag­ni­ci­dio ins­ti­tu­cio­na­l?

¿Por qué Ra­fe­cas no hu­bie­ra po­di­do fa­llar así si Nis­man es­ta­ba?

¿Por qué afir­ma Nel­son Cas­tro que Nis­man te­nía co­sas guar­da­da­s?

¿Pa­ra qué te­nía Nis­man co­sas guar­da­da­s? ¿Por qué Nis­man no pu­so la evi­den­cia pos­ta que Nel­son afir­ma que te­nia, en su de­nun­cia? ¿Có­mo es­tá tan se­gu­ro Cas­tro de que exis­te?

Te­ner la fis­ca­lía de ma­yor pre­su­pues­to y per­so­nal del país, y que la evi­den­cia se per­die­se por la muer­te de Nis­man ¿No in­di­ca­ría una ho­rri­ble in­com­pe­ten­cia por par­te de Nis­man?

Pre­gun­tas que me ha­go es­cu­chan­do a es­te ti­po. Y que es­te ti­po nun­ca me va a res­pon­de­r.

O tal vez sim­ple­men­te la evi­den­cia no se per­dió. O la evi­den­cia no exis­te. O el fa­llo de Ra­fe­cas no de­mues­tra eso (a Nel­son le en­can­ta la pa­la­bra de­mos­tra­r).

"La cau­sa que se­guía el fis­cal (por Nis­man), ya no exis­te má­s, por­que Nis­man es­tá muer­to"

Las pe­lo­ta­s, Nel­so­n. La cau­sa AMIA si­gue, con otros fis­ca­le­s. La cau­sa del en­cu­bri­mien­to si­gue, con un fis­ca­l, por­que en esa cau­sa Nis­man no era el fis­ca­l, era el de­nun­cian­te.

Eso, se­ño­ri­ta­s, es lo que pa­sa por aná­li­sis po­lí­ti­co en Ar­gen­ti­na, si­glo 21. Un ti­po de tra­je con ca­ra se­ria ha­blan­do. La pau­sa dra­má­ti­ca. La pa­la­bra rim­bom­ban­te. La ex­pre­sión sin sen­ti­do. La sos­pe­cha. La re­pe­ti­ció­n.

Es la cás­ca­ra de aná­li­sis. Es la pre­sen­ta­ción del re­sul­ta­do. Es el pa­pel fir­ma­do por el bio­quí­mi­co, pe­ro que en vez de de­cir­te que te­nés al­ta la glu­co­sa te cri­ti­ca por­que no usás cor­ba­ta. Es, co­mo di­je, de vue­lo más ba­jo que Ma­ju­l. Y es di­fí­cil vo­lar mas ba­jo que una la­gar­ti­ja.

En fi­n.

—Al­ber­to Ra­fe­ca­s.


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina