Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

Mariló Montero No Tiene Alma

Em­pe­ce­mos con un par de ci­ta­s:

No es­tá cien­tí­fi­ca­men­te de­mos­tra­do que el al­ma no se trans­mi­ta en un tras­plan­te de ór­ga­no­s.

—Ma­ri­ló Mon­te­ro

Sa­bías que ca­da sie­te mi­nu­to­s, en es­te país, na­ce un ne­gro sin al­ma?

—BB King

Ma­ri­ló Mon­te­ro es una per­so­na que tra­ba­ja en te­le­vi­sió­n, y di­jo esa pe­lo­tu­dez. Po­dría ha­cer un post ex­pli­can­do edu­ca­da­men­te que el al­ma no se alo­ja en las cór­nea­s, ni en el ba­zo, pe­ro va­mos di­rec­to a lo im­por­tan­te: el al­ma no exis­te.

El al­ma, to­dos los que creen que te­ne­mos te lo van a de­ci­r, es in­ma­te­ria­l. Las co­sas in­ma­te­ria­les no exis­ten. El al­ma es útil co­mo me­tá­fo­ra, es útil co­mo ata­jo pa­ra des­cri­bir un con­jun­to de co­sas re­la­cio­na­das con la per­so­na­li­dad y la con­cien­cia, pe­ro el al­ma en sí no es una co­sa.

Y no, las no­-­co­sas no vi­ven en el in­tes­ti­no, así que no, no se trans­mi­ten.

¿Si no, cuan­do te ex­tir­pan las amí­g­da­la­s, te vol­vés un po­co más des­al­ma­do?

¿Cuan­do ca­gá­s, man­dás tu al­ma a Be­ra­zate­gui?

¿Cuan­do te cor­tás el pe­lo, te acor­tás el es­píri­tu?

¿Si me trans­plan­tan al­go de Ma­ri­ló Mon­te­ro, me vuel­vo idio­ta?

Creo que lo de la se­ño­ra Mon­te­ro es sim­ple­men­te un in­ten­to de mo­der­ni­zar al­gu­na su­pers­ti­ción me­die­va­l, y sien­do ella es­pa­ño­la, es po­si­ble su­po­ner que es al­go ca­tó­li­co. Su­pon­go que el sal­to de una re­li­gión a un cho­ri­zo lleno de al­ma de va­ca es bre­ve.


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina