Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

El Resto de París

Adi­vi­nen qué? Es­cri­bir dos pos­ts al día du­ran­te las vaca­cio­nes no es fá­ci­l! En­ton­ces acá vá el res­to, to­do jun­to, lar­go y con foti­to­s.

El úl­ti­mo re­por­te fué de cuan­do su­bi­mos a la to­rre Ei­ffe­l. Des­pués de eso pa­sa­ron mu­chas co­sas. A la ma­ña­na si­guien­te sali­mos a ca­mi­nar con Ro­sa­rio mien­tras Ta­to y ma­má des­can­sa­ban un po­qui­to. Nos sen­ta­mos a to­mar un ca­fé, char­la­mo­s. Me di­ce, sa­cá­me fo­tos co­mo si es­tu­vié­ra­mos ha­cien­do una pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca. En esa cla­se de co­sas, el fo­tó­gra­fo le ha­bla cons­tante­men­te a las mo­de­los di­cién­do­le pa­va­da­s, lo pri­me­ro que se me ocu­rre es ... Pa­rís ... Fran­cia ... Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa ... "trans­mi­ti­me des­pre­cio por los cam­pe­si­no­s"

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000191.JPG

¡No se te ocu­rra po­ner es­ta fo­to!

En fi­n, nos reí­mos un ra­to, ca­mi­na­mo­s, a la vuel­ta pa­sa­mos por la puer­ta de un Mc­Do­nal­ds y des­cu­brí que he vi­vi­do en­ga­ña­do. Pri­me­ro un po­co de con­tex­to (em­pie­za al­re­de­dor de 0:50):

Si hay al­go que sa­bía de Pa­rís, es que allá el cuar­to de li­bra se lla­ma "Ro­ya­le wi­th chees­e". Ima­gí­nen­se mi de­si­lu­sió­n:

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000198.JPG

¿Oh, Vin­cent Ve­ga, nun­ca fuis­te a Pa­rís, ver­da­d?

Esa tar­de me sen­tía me­dio ma­l, así que me que­dé en el de­par­ta­men­to des­can­san­do y los de­más se fue­ron a pa­sear en co­lec­ti­vo tu­rís­ti­co con Les Cars Rou­ges.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/2P1000235.JPG

¡TEN­GO FRÍO MA­MI!

Pa­sea­ro­n, se di­vir­tie­ro­n, vol­vie­ro­n, co­mi­mo­s, a la cu­cha. Día si­guien­te, apro­ve­cho que ha­bían saca­do bo­le­tos de dos día­s, y me voy yo a ha­cer lo mis­mo con Ro­sa­rio. No soy un hom­bre frio­len­to. No les pue­do ex­pli­car co­mo me ca­gué de frío an­dan­do en un co­lec­ti­vo des­cu­bier­to un día de llo­viz­ni­ta de 5 gra­do­s. El pro­ble­ma es que si vas aden­tro no ves na­da, en­ton­ces es arri­ba o jo­der­se. Así que fui­mos arri­ba, nos abri­ga­mo­s, y a ver Pa­rís.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000254.JPG

Es­to era al prin­ci­pio­...

Cuan­do pa­ra­mos en el Tro­ca­de­ro, vi­mos que ha­bía otro co­lec­ti­vo que es­ta­ba va­cío, y de­ci­di­mos cam­biar­no­s. Ma­la idea. Nos to­có el úni­co fran­cés lo­co que vi­mos en dos se­ma­na­s, y jus­to era el cho­fe­r. Iba­mos arri­ba, y lo es­cu­cha­ba a los ala­ri­dos (es­pe­ro que) ha­blan­do por te­lé­fono. Es­ta­ba tan saca­do que Ro­sa­rio se em­pe­zó a asus­ta­r. Pa­ra cer­ca de Champ de Mar­s, y ba­ja­mos pa­ra salir y es­pe­rar el si­guien­te, y nos di­ce "es­ta no es una pa­ra­da, no se pue­den ba­ja­r, tie­nen que es­pe­rar 20 mi­nu­to­s".

Pen­san­do que bue­no, era chi­qui­to, y pro­ba­ble­men­te la fuer­za des­me­su­ra­da de los de­men­tes es un ru­mor sin prue­bas ex­pe­ri­men­ta­le­s, pen­sé en de­cir­le que nos ba­já­ba­mos y se de­ja­ra de jo­de­r, pe­ro ... ma sí, nos sen­ta­mos arri­ba y es­pe­ra­mos a la si­guien­te pa­ra­da.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/3_P1000298.JPG

Es­pe­ran­do que nos li­be­re el si­có­pa­ta.

Nos ba­ja­mos en­fren­te de la To­rre Ei­ffel y cru­za­mos Champ de Mars pa­ra re­to­mar en la si­guien­te pa­ra­da. Us­to ha­bía una ex­po­si­ción de ... osos in­ter­na­cio­na­le­s. Ca­da país de­co­ra­ba un oso pa­ra dar un men­sa­je po­si­ti­vo, la unión de los pue­blo­s, etc.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/3_P1000301.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/3_P1000302.JPG

El oso ar­gen­ti­no, dis­cul­pen, es una por­te­ña­da ri­dí­cu­la.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/3_P1000304.JPG

El oso cu­bano es una pro­pa­gan­da de ta­ba­co.

En fi­n, di­mos vuel­ta­s, vi­mos mon­to­nes de co­sas her­mo­sas, hay al­go así co­mo 200 fo­tos de esa vuel­ta.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/3_P1000386.JPG

Si­go ena­mo­ra­do de mi ca­ma­ri­ta. Saca fo­tos de­cen­tes des­de un bon­di en mo­vi­mien­to.

Pa­sa­mos por los lu­ga­res tí­pi­co­s, Pla­ce de la Con­cor­de, Pla­ce Ven­do­me, La Ma­de­lei­ne, y ... la ópe­ra Gar­nie­r. Es un edi­fi­cio ri­dí­cu­lo. To­do es­tá de­co­ra­do, to­do tie­ne una es­ta­tua, al­go es­cri­to, una mol­du­ra, es her­mo­so. ¿Por qué pa­só de mo­da ese es­ti­lo? ¿Por qué aho­ra ha­blan de las lí­neas lim­pia­s, del as­ce­tis­mo, y cons­truí­mos bá­si­ca­men­te ca­jas de za­pa­tos de vi­drio?

¿A­ca­so al­guien va a via­jar mi­les de ki­ló­me­tros den­tro de 100 años pa­ra ver edi­fi­cios cua­dra­dos de vi­drio? No, no creo. Creo que nos han con­ven­ci­do que eso nue­vo es lin­do só­lo por­que es más ba­ra­to y más fá­ci­l. En fi­n. Una co­sa co­pa­da de Les Cars Rou­ges es que tie­ne el tour de au­dio que te cuen­ta so­bre la his­to­ria de los lu­ga­res que vas vien­do, ti­po "es­te es el re­loj más an­ti­guo de Fran­cia" o "es­te es el puen­te Pe­pe Le Pew, por el ge­ne­ral Le Pew de la gue­rra de la ma­ros­ca del si­go XVI". Eso ha­ce que to­do sue­ne más im­por­tan­te. Ima­gi­ná­te en­trar a Ave­lla­ne­da es­cu­chan­do "es­te es el Puen­te Pue­y­rre­dó­n, así lla­ma­do por el mi­li­tar y po­lí­ti­co que fue di­rec­tor su­pre­mo du­ran­te las gue­rras de la in­de­pen­den­cia". Es el mis­mo puen­te ca­chu­zo, pe­ro tie­ne más ca­rác­te­r.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000394.JPG

El do­ra­do, con buen gus­to, no es gra­sa. Lo gra­sa es el mal gus­to.

Y yo sacan­do fo­tos co­mo lo­co. Pa­ra cual­quier la­do que mi­ra­ba ha­bía al­go que me pa­re­cía dig­no.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/3_P1000408.JPG

No, no ten­go idea de qué es eso.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/3_P1000435.JPG

Pla­ce Ven­do­me

Y ter­mi­na­mos la vuel­ta su­bien­do por Champs El­y­see has­ta el Arc de Triom­phe

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000458.JPG

No, al fi­nal nun­ca su­bi­mo­s.

Al día si­guien­te, mar­tes, de­ci­di­mos salir a pa­sear por Pla­ce de la Con­cor­de, Pla­ce Ven­do­me, y ver has­ta adon­de lle­gá­ba­mo­s. Arran­ca­mo­s, ta­xi, y em­pe­za­mos a mi­ra­r, por su­pues­to.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000463.JPG

Pla­ce de la Con­cor­de

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000472.JPG

Fuen­te­ci­ta

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000484.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000485.JPG

Si, ha­cé­me un pos­te pa­ra las lám­pa­ra­s. De bron­ce, con de­ta­lles do­ra­do­s. Y la par­te que sos­tie­ne los glo­bo­s, que sea la proa de una tri­rre­me do­ra­da, y en la par­te de arri­ba ho­jas de acan­to, y al­gu­na ca­ra de mu­je­r.

Pa­sa­mos por Ma­xi­m's adon­de de­cía que co­mia Isi­do­ro Ca­ño­nes (es ca­ri­to­), por un lu­gar don­de apa­ren­te­men­te ven­den cu­bier­to­s. De oro:

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000490.JPG

No, no pre­gun­té pre­cio.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000502.JPG

Fo­to a pe­di­do de Ta­to. No ten­go idea de quién es el de la es­ta­tua.

Lle­ga­mos al Ca­fé de la Paix y Ro­sa­rio se emo­cio­na, quie­re to­mar un ca­fe­ci­to. Bue­no­...

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000506.JPG

An­tes que vea­mos que sa­le 8 eu­ros el ca­fé. Y so­mos 4. O sea, que nos gas­ta­mos 200 pe­sos en ca­fé. Ri­co ca­fé, igua­l, ¡o­jo!

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000512.JPG

El bi­go­te de cho­co­la­te más ca­ro del mun­do.

Sali­mos y en­ca­ra­mos pa­ra la ópe­ra Gar­nie­r.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000518.JPG

No­ten las es­cul­tu­ra­s, las fa­ro­la­s, el hom­bre po­llo.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000521.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000530.JPG

Sí, cuan­do me pi­de sa­car­se fo­tos con hom­bres po­llo, lo de­jo, por eso me quie­re.

La­men­ta­ble­men­te no se po­día en­trar a ver la ópe­ra por­que ha­bía en­sa­yo, así que se­gui­mos pa­ra Pla­ce Ven­do­me, don­de ha­bía unas mo­de­los ha­cien­do una pro­duc­ción fo­to­grá­fi­ca.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000537.JPG

Son tan ra­ras que no son si­quie­ra her­mo­sas, son alien­s.

En­tra­mos a Go­di­va pa­ra com­prar unos cho­co­la­ti­nes, pe­ro no nos lla­ma­ron la aten­ción (por lo me­nos no más que otros más ba­ra­tos ;-) se­gui­mos ca­mi­nan­do y fui­mos a los Jar­di­nes de las Tu­lle­rias don­de pa­ra­mos un ra­to pa­ra que Ta­to jue­gue un po­co. Ha­ce un año en Tur­quía ju­ga­ba con to­dos por­que no te­nía el con­cep­to de que no lo en­ten­dían. Aho­ra se da cuen­ta, y le cues­ta un po­co má­s, pe­ro al ra­to se em­pie­za a di­ver­ti­r. In­te­re­san­te que hay jue­gos que no te­nía vis­to­s, co­mo una ha­ma­ca pa­ra­gua­ya.

Se­gui­mos y lle­ga­mos a una es­pe­cie de fuen­te con bar­qui­tos que se al­qui­lan. Creo que es lo que más le gus­tó a Ta­to de Pa­rís, nos pa­sa­mos una ho­ra em­pu­jan­do el bar­qui­to, y di­cién­do­le "¡­Cui­da­do, te vas a caer al agua!"

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000592.JPG

Nos en­contra­mos con una cor­do­be­sa. Ex­tra­ña­men­te Pa­rís es­tá lleno de ar­gen­ti­nos de vaca­cio­nes.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000595.JPG

Yen­do pa­ra la Pla­ce de la Con­cor­de

De vuel­ta en la Pla­ce de la Con­cor­de, pa­sa­mos el Ar­co del Triun­fo chi­qui­to que usa­ron por­que el otro no es­ta­ba lis­to, y ... hay que ha­cer pis. En pa­rís hay muy po­cos ba­ño­s. Por suer­te, hay una es­pe­cie de sho­pping aba­jo del Lou­v­re, va­mos pa­ra ahí, y nos co­bran dos eu­ros por ca­be­za, y es un ba­ño uni­sex (que co­sa eu­ro­pea, eh?). Pe­ro bue­no, lis­to, mi­ra­mos un po­co, y ve­mos es­to, que nun­ca ha­bía vis­to an­tes: ga­vio­tas pa­ra­da­s, vis­tas de aba­jo!

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000597.JPG

Ok, sí, me im­pre­siono con po­co.

Ta­to tra­ta de su­bir­se a la pi­rá­mi­de que es­tá aba­jo de la pi­rá­mi­de que es­tá aba­jo de la pi­rá­mi­de del Lou­v­re, y lo lo­gra. Di­cho sea de pa­so: cuan­do al fi­nal del Có­di­go Da Vin­ci el ti­po va ahí y mi­ra pa­ra aba­jo? Es­tá mi­ran­do aden­tro de un sho­ppin­g. ¿In­te­re­san­te no?

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000601.JPG

Sí, to­dos los chi­cos tra­tan de aga­rrar­se de ahí.

Pa­ra­mos a al­mor­zar en un pues­ti­to en la ca­lle, unas ba­gue­ttes, y pro­ba­mos si to­dos los go­rrio­nes de Pa­rís son man­so­s.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000607.JPG

Sí, to­do­s.

Se­gui­mo­s, lle­ga­mos al Lou­v­re, que ... es­tá ce­rra­do. Por­que es mar­tes. FAIL de nues­tra par­te. Es­tu­vi­mos dos se­ma­nas y no pu­di­mos ir al Lou­v­re. ¡Ha­brá que ir de nue­vo! Por lo me­nos po­de­mos ver la par­te de afue­ra, la pi­rá­mi­de, etc.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000629.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000632.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000643.JPG

Aden­tro de la pi­rá­mi­de es­tá es­ta es­pe­cie de hu­so me­tá­li­co que vis­to de cer­ca pa­re­ce una de­cons­truc­ción de los vi­treaux de No­tre Da­me, muy in­te­re­san­te.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000645.JPG

La ma­la fa­ma de Ri­che­lieu es só­lo li­te­ra­ria

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000648.JPG

Di­ce Ta­to: "Mis es­ta­tuas fa­vo­ri­tas son las de chi­cas que se les ven las par­tes ín­ti­ma­s. ¿A vos ma­má te gus­tan las de chi­co­s?"

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000669.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000665.JPG

Apa­ren­te­men­te Tos­hi­ba ha­ce cor­pi­ños con LE­Ds y los usan pa­ra re­mo­de­lar el Lou­v­re.

Pa­sea­mos un po­co má­s, y nos vol­vi­mos a ca­sa.

Esa no­che, sali­mos con Ro­sa­rio con la idea de ver un po­co de vi­da noc­tur­na. To­ma­mos un co­lec­ti­vo que ter­mi­na­ba mu­u­u­u­cho an­tes del lu­gar adon­de que­ría­mos ir, así que se­gui­mos ca­mi­nan­do.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000676.JPG

Sí, los edi­fi­cios son im­pre­sio­nan­tes de no­che tam­bién.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000681.JPG

¡Mi Ma­ri­l­yn!

Ter­mi­na­mos en un res­to­rán bel­ga co­mien­do Mou­les (me­ji­llo­nes) asi que Ro­sa­rio ter­mi­nó fe­li­z.

Al día si­guien­te, fui­mos a ver vi­drie­ras a Champs El­y­sees. Ter­mi­na­mos al­mor­zan­do en una Brio­che Do­reé, pa­ra dar­le ese to­que por­te­ño a la sali­da. Los bar­ci­tos tie­nen to­dos me­sas afue­ra, y es­te no era una ex­cep­ció­n, com­pro unos san­dwi­ches y nos sen­ta­mos a co­me­r. Vie­ne una se­ño­ra, em­plea­da del lu­ga­r, y em­pie­za a ca­gar a pe­dos a una me­sa ve­ci­na, por­que es­ta­ban to­man­do Pep­si, y ellos so­lo ven­den Co­ca, y no pue­den te­ner gen­te to­man­do Pep­si en las me­sas. Las chi­cas se le reían en la ca­ra, pe­ro bue­no, des­pués de tres vi­si­ta­s, lar­gan la Pep­si. A los cin­co mi­nu­to­s, vie­ne una pa­re­ja con una bol­sa de co­mi­da de Mc­Do­nal­d­s, se sien­ta y em­pie­za a co­me­r. Vuel­ve la se­ño­ra a de­cir­les que no hay pro­ble­ma con que co­man de Mc­Do­nal­d­s, pe­ro que tie­nen que com­prar al­go de ahí, si no se te­nían que ir. Se van. Al mi­nu­to se sien­ta una fa­mi­lia em­pie­za a co­me­r... de vuel­ta a dis­cu­ti­r, ha­bían com­pra­do pa­ra lle­va­r, que es más ba­ra­to, y no lo po­dían co­mer ahí.

Al pa­re­cer el tra­ba­jo de es­ta mu­jer era lim­piar las me­sas y ca­gar a pe­dos a la gen­te que es­ta­ba co­mien­do o to­man­do al­go que no co­rres­pon­de. No sé si es más ra­ro que hi­cie­ra eso, o que real­men­te tu­vie­ra que ha­cer­lo to­do el tiem­po. ¡A­cá nun­ca ví na­da pa­re­ci­do! (cla­ro que acá no po­dés caer a los ca­fés con tus pro­pias fac­tu­ra­s, y allá sí).

Vol­vi­mos a ca­sa, re­la­ja­ció­n. Al día si­guien­te yo tra­ba­ja­ba, así que Ro­sa­rio se lo lle­vó a Ta­to a Dis­ney Pa­rís.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000699.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000697.JPG

¡¡¡Es­ta ta­za da vuel­tas muy rá­pi­do­!!!!

Vuel­ven a la no­che, Ta­to des­truí­do.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000750.JPG

Va­mos a un su­per­mer­ca­do di­fe­ren­te, y alu­ci­na­mos con lo que ha­bía a la ven­ta. Ce­na­mos una pi­ca­di­ta de ni­ve­l...

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000753.JPG

Sí, pa­té de pa­to, ro­que­fort de ver­da­d, ja­món es­pa­ñol del bue­no.

Y com­pra­mos re­ga­los pa­ra to­dos en el su­per­mer­ca­do. Sí, lo que tra­ji­mos de re­ga­lo es cho­co­la­tes, la­tas y fras­co­s. Créan­me, fué por el bien de to­do­s.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000765.JPG

Al día si­guien­te ... ¡cru­ce­ro por el Sena!

Es al­go muy lin­do de ha­ce­r. Aho­ra bien, si me ha­bía da­do frío an­dan­do en co­lec­ti­vo sin te­cho, no les que­pa du­da que pa­sé mu­cho más frio en la proa de un bar­co an­dan­do por el río. Pe­ro es muy in­te­re­san­te por­que se ven las co­sas des­de án­gu­los dis­tin­to­s, y se pue­de ver de­ta­lles que des­de arri­ba son im­po­si­ble­s.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000812.JPG

La île de la ci­té pa­re­ce un bar­co.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000848.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000852.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000858.JPG
//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000872.JPG

Salien­do, va­mos a al­mor­zar a un res­tau­ran­te cer­ca de ahí, ve­mos car­te­li­to­s:

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000873.JPG

Mu­cho eu­ro­peo pro­gre­sis­ta, pe­ro ta­ra­dos hay en to­das par­tes.

//ralsina.me/galleries/london-paris-2012/P1000874.JPG

¡I­GG­Y!

Hi­ci­mos las va­li­ja­s, al dia si­guien­te de­vol­vi­mos el de­par­ta­men­to, y nos se­pa­ra­mo­s, yo pa­ra Lon­dres, los de­más pa­ra Bue­nos Ai­res.

Las mó­di­cas aven­tu­ras lon­di­nen­ses, las con­ta­ré otro día. Es­to­... es­to no con­ti­nua­rá. Ese fué nues­tro via­je a Pa­rís.


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina