Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

De San Isidro a Malta y de vuelta.

NO­TA Es­ta es la cró­ni­ca de un via­je que hi­ce en 2014, y te­nía es­cri­ta por la mi­ta­d. Ya bas­tan­te po­co es­cri­bo co­mo pa­ra en­ci­ma no pu­bli­car al­go que es­cri­bí! Así que acá va. Ter­mi­na abrup­ta­men­te, co­mo to­do.

An­tes que na­da: si quie­ren ver fo­to­s, es­tán acá si ven so­lo 3, aguan­ten que ten­go que arre­glar el plu­gin de ga­le­rias (yu­pi­i­i­i)

Es­toy sen­ta­do en el aero­puer­to de Pa­ler­mo, co­mien­do un ca­n­oli y to­man­do un ca­fe­ci­to, y no voy a de­jar que es­te via­je se me es­ca­pe ­de la me­mo­ria co­mo otro­s. Por­que nun­ca es­cri­bí los úl­ti­mos días en Lon­dres con Ro­sa­rio, ni la es­ca­pa­da a Yo­se­mi­te con Lu­cio y Chi­pa­ca, y ser va­go no es­tá bue­no. Y por­que ten­go 5 ho­ras has­ta que sal­ga el avión y me em­bo­lo.

En­ton­ce­s... la em­pre­sa me man­dó a tra­ba­jar a Mal­ta unos día­s, y co­mo pa­sa ca­si siem­pre, hay un día de más al prin­ci­pio, un día de ­más al fi­na­l, y los pa­sa­jes son más ba­ra­tos si uno lle­ga el sá­ba­do y se va el do­min­go, así que... que hay cer­ca de Mal­ta que uno­ ­pue­da que­rer vi­si­ta­r? Bue­no, un mon­tón de co­sas, pe­ro la fa­mi­lia de mi vie­ja es ita­lia­na, y yo nun­ca pu­se ni un pie en Ita­lia has­ta ­la se­ma­na pa­sa­da. Cla­ro, es la otra pun­ta de ita­lia, ellos vi­vían en la ca­ña de la bo­ta, más o me­nos adon­de es­ta­ría el cie­rre, y ­Mal­ta que­da cer­ca de la pe­lo­ta que di­cha bo­ta es­tá pa­tean­do, Si­ci­lia.

Así que con mi fiel va­li­ji­ta en­ca­ré pa­ra Ita­lia, Ezei­za->­Ro­ma->­Pa­ler­mo­->????->­Mal­ta y vuel­ta.

El día del via­je era jus­to el 23 de ma­yo, que es el día que la es­cue­la de Ta­to te­nía ac­to, y Ta­to ha­cía de ca­ba­lle­ro co­lo­nia­l, a­sí que a las 6:30 AM es­ta­ba ha­cien­do he­bi­llas pa­ra za­pa­to con car­to­nes y pa­pel de alu­mi­nio, pe­ro lle­gó to­do a tiem­po, y es­ta­ba ­su­per ca­ba­lle­ro­so co­lo­nia­lo­so el mo­co­so.

Pe­ro cla­ro, el ac­to ter­mi­nó ti­po 9:30 y yo no te­nía ni he­cha la va­li­ja, así que co­rrí... ok, tro­té... ok, ca­mi­né tran­qui a ca­sa, hi­ce la va­li­ja y salí pa­ra Ezei­za con tiem­po, más o me­nos pa­ra lle­gar 2:30 an­tes, co­mo siem­pre.

Lle­go y la gen­te de la AFIP ha­bía de­ci­di­do que "la le­tra con san­gre en­tra" (si­c). Ha­ce me­ses que uno pue­de de­cla­rar los apa­ra­to­s ­que saca del país via in­ter­ne­t. Pe­ro na­die lo ha­cía, en­ton­ces en la ven­ta­ni­lla se ne­ga­ban a aten­der a los que no lo te­nían he­cho­. ­Pa­ra que no los lin­cha­ran, pu­sie­ron un kios­qui­to de in­ter­net (2 com­pus) y una se­ño­ra ayu­dan­do a ha­cer­lo ahi mis­mo. Ha­cías una ho­ri­ta de ­co­la en el kios­co, lle­na­bas el for­mu­la­rio, tro­ta­bas a la ven­ta­ni­lla, ha­cías me­dia ho­ri­ta de co­la, fir­ma­bas el for­mu­la­rio­, y lis­to!

Pe­ro cla­ro­... si te­nés 2 ho­ras pa­ra lle­gar al avió­n, me­dio que que­dás ju­ga­do­... por suer­te me di cuen­ta que era una vul­gar pa­gi­na we­b, y que el aero­puer­to tie­ne wi­fi gra­tis, así que la hi­ce en el ce­lu (des­pués de ha­cer 45 mi­nu­tos de co­la), fui a ha­cer la otra me­dia ho­ra, y lis­to!

Aun­que... bue­no, re­sul­ta que Ali­ta­lia no sa­le de ahí. Sa­le de la ter­mi­nal C. Y yo es­ta­ba en la A. Y el che­ckin cie­rra una ho­ra an­tes de­l ­vue­lo. En­ton­ces me que­da­ban 6 mi­nu­tos pa­ra cru­zar Ezei­za. NO PRO­BLE­M, lle­gué con los bo­fes en la ma­no, la chi­ca de Ali­ta­lia a­ma­ble­men­te me re­ci­bió la va­li­ja, aun­que lle­gué tres mi­nu­tos tar­de, ob­via­men­te no ha­bía co­la en mi­gra­cio­nes, y lle­gué cuan­do­ ­la gen­te ya es­ta­ba abor­dan­do.

El vue­lo ... te­nía un asien­to sin na­die ade­lan­te en la se­gun­da fi­la. La 1ra te­nia dos asien­to­s, la 3ra tres, y yo es­ta­ba en el pa­si­llo­. ­LU­GAR pa' las pa­ta­s! Aun­que... al la­do mío via­ja­ban dos vie­ji­to­s. El vie­ji­to mas­cu­lino me di­ce "a mi me di­je­ron que es­te asien­to da­ba al ­pa­si­llo, por­que ten­go un pro­ble­ma y ten­go que ir al ba­ño ca­da 30 mi­nu­to­s" y la vie­ji­ta fe­men­i­na de la ven­ta­ni­lla lla­ma a la aza­fa­ta ­por­que su asien­to no se re­cli­na.'A­sí que sa­qué el ca­ba­lle­ro in­te­rio­r, me aga­rré el asien­to de la ven­ta­ni­lla, la se­ño­ra vie­ji­ta tu­vo­ un asien­to que re­cli­na, el se­ñor vie­ji­to un asien­to en el pa­si­llo (que salía $500 ex­tra, pe­ro no se los co­bré), y yo me que­dé aco­va­cha­do­ en la ven­ta­ni­lla. Lo bue­no: la co­mi­da no es­tu­vo ma­l, y las ro­di­llas no to­ca­ban el asien­to de ade­lan­te, así que to­do bien.

Me vi "We are the Mi­ller­s" y otra que no me acuer­do, me leí más o me­nos la mi­tad del 2do li­bro de Kin­gki­ller Ch­ro­ni­cle, y lle­ga­mos a Ro­ma. ­De ahí su­per tran­qui (por­que te­nía 4 ho­ras pa­ra la com­bi­na­ció­n), me fuí a un bar y me to­mé mi pri­mer ca­fé en Ita­lia, y me co­mí mi pri­me­ra ­por­ción de tor­ta. En un es­ta­do de éx­ta­sis ali­men­ta­rio, y pen­san­do que es­te via­je pin­ta­ba bien hi­ce tiem­po, to­mé el vue­lo corti­to a ­Pa­ler­mo, y ahí me es­pe­ra­ba mi la­de­ro au­to­mo­triz (por­que le gus­ta ma­ne­ja­r) Lu­cio.

https://pbs.twimg.com/media/BoYubvwIQAALS7L.jpg

El asien­to en el vue­lo a Pa­ler­mo es­ta­ba bue­no­...

Ofen­di­dí­si­mo por­que no te­nía el car­te­li­to "Mr Al­si­na" de ri­gor nos fui­mos a bus­car el fiat 500 al­qui­la­do, y des­pués de me­dia ho­ra a­ve­ri­guan­do co­mo salir del pa­rkin­g... bue­no, sali­mos del pa­rkin­g. Y nos fui­mos a Pa­ler­mo.

Pa­ler­mo es­tá he­cho bol­sa. Es una ciu­dad que evi­den­te­men­te en al­gu­na épo­ca fué mu­cho más ri­ca que aho­ra, por­que es­tá lle­na de edi­fi­cio­s an­ti­guos y her­mo­sos ve­ni­dos aba­jo, y to­do es­tá su­cio. Pa­sea­mo­s, saca­mos fo­to­s, co­mi­mos (pi­z­za! En Ita­lia! YEAH) to­ma­mo­s, ca­mi­na­mo­s, e­tc. Y se nos aca­ba­ron las idea­s.

Re­sul­ta que otros ar­gen­ti­nos (Chi­pa­ca y Ra) es­ta­ban ha­cien­do al­go pa­re­ci­do pe­ro en la otra pun­ta de Si­ci­lia, en­ton­ces di­ji­mo­s... va­mo­s? ­Cuan­to se pue­de tar­dar en lle­ga­r? Bue­no, mu­cho, pe­ro igual nos me­ti­mos en la au­to­pis­ta con des­tino Si­ra­cu­sa. Por el ca­mi­no, vi­mos una­s 645968 ca­si­tas en la ci­ma de una co­li­na, aban­do­na­da y he­cha bol­sa. Mi­llo­nes y mi­llo­nes de na­ran­jo­s. Cien­tos de mi­les de otros ar­bo­li­to­s (o­li­vo­s?), to­dos los fia­ts del uni­ver­so.

Pa­ra lle­gar a Si­ra­cu­sa hay que pa­sar por Ca­ta­nia y cru­zar ca­si to­da Si­ci­lia. Cuan­do ya lle­vá­ba­mos unas 4 ho­ras en la au­to­pis­ta di­ji­mo­s "­va­ya­mos a un pue­bli­to" lo que se con­vir­tió en "a­ga­rre­mos la pr­óxi­ma sali­da", lo que nos lle­vó a Cal­ta­nisse­tta, tal vez la ciu­dad me­no­s ­tu­rís­ti­ca de Si­ci­lia, nos su­bi­mos a un es­ta­cio­na­mien­to en el te­cho de un ne­go­cio de al­gún ra­mo mis­te­rio­so, saca­mos una fo­to y vol­vi­mo­s a la ru­ta.

No lle­ga­mos a Si­ra­cu­sa, lle­ga­mos a Ca­ta­nia.

Un de­ta­lle de Ca­ta­nia: las ca­lles son ca­si to­das an­gos­ti­ta­s, y hay mu­cho trá­fi­co. Por ejem­plo, en­ca­ra­mos por una fe­ria ca­lle­je­ra, y de gol­pe un ti­po en una es­pe­cie de Tra­fic sim­ple­men­te en­ca­ró por el me­dio to­can­do bo­ci­na, con­fian­do en el ins­tin­to de su­per­vi­ven­cia ­Si­ci­liano pa­ra no con­ver­tir­se en ase­sino se­ria­l. Mu­je­res con ca­rri­tos de be­bé sal­tan­do aden­tro de los stan­ds pa­ra que no las pi­sen, ­pues­te­ros ha­cien­do ges­tos obs­ce­nos al gri­to de ba­ssssss­ta­rrrr­do!, co­sas así. Y así lle­ga­mos a una pla­za que se­gún Lu­cio "es igua­l a Cu­ba", una igle­sia her­mo­sa ce­rra­da y aban­do­na­da, pi­bes ju­gan­do a la pe­lo­ta, mon­ta­ñas de mu­gre

https://pbs.twimg.com/media/BobRTgLIIAADc9z.jpg:large

Agra­dez­can que la fo­to no trans­mi­te la spu­z­za.

Pe­ro eso no es na­da com­pa­ra­do con la po­li­cía en Pa­ler­mo. Los po­li­cías ma­ne­jan Al­fa Ro­meo. Y tie­nen si­re­na. Y el si­ci­liano es al­go así ­co­mo una ver­sión de­si­nhi­bi­da del ar­gen­to, así que en me­dia ho­ra pa­sa­ron tres pa­tru­lle­ros a 120 en una ca­lle­ci­ta me­die­va­l, con la si­re­na a to­do dar por­que de­be ser re di­ver­ti­do.

En Ca­ta­nia pro­bé mi pri­mer ca­n­oli si­ci­liano. Y dis­cul­pen que me pa­se el pr­óxi­mo pá­rra­fo ha­blan­do de lo que es, en el fon­do, una sim­ple ­fac­tu­ra. Igual que la ve­nus de mi­lo es una es­ta­tui­ta ro­ta, igual que cual­quier co­sa her­mo­sa, pre­cio­sa y ca­si per­fec­ta es un ejem­plo­ ­de una ca­te­go­ría que la de­gra­da por com­pa­ra­ció­n. Un ca­n­oli es una ma­sa ai­rea­da, li­ge­ra, dul­ce, en­vol­vien­do cre­ma pas­te­le­ra, o ja­lea, o nu­te­lla, o que­so, o ca­si cual­quier co­sa que sea blan­di­ta y de­li­cio­sa. He co­mi­do unos 30 ca­n­olis es­ta se­ma­na, y to­dos eran ­bue­no­s. La pa­rro­quia de acó­li­tos de la fac­tu­ra de­be­ría or­ga­ni­zar pe­re­gri­na­cio­nes pe­rió­di­cas a Si­ci­lia pa­ra que sus miem­bros pue­dan a­pre­ciar el ideal pla­tó­ni­co de la fac­tu­ra. Que se que­de Pa­rís con sus pa­té­ti­cos croissan­ts y sus in­fu­ma­bles pain au cho­co­la­t. He sa­bo­rea­do el ca­n­oli y aho­ra en­tien­do per­fec­ta­men­te es­to: Lea­ve the gun, take the Ca­n­oli.

Pe­ro bue­no, pa­sea­mos por Ca­ta­nia, el cen­tro es muy be­llo, hay una es­ta­tua ho­rro­ro­sa de un ele­fan­te, y nos fui­mos a un ho­tel don­de ­mi cuer­po di­jo "lle­vo 48 ho­ras an­dan­do sin pa­ra­r" y pro­ce­dió a pa­sar­se a mo­do hi­ber­na­ción has­ta la ma­ña­na si­guien­te.

Al día si­guien­te te­nía­mos el vue­lo a Mal­ta des­de Tra­pa­ni que es­tá ... sí, exac­ta­men­te en la OOOOOOOTRA pun­ta de Si­ci­lia. Así que fui­mos pa­ra ahí, y en el ca­mino bus­ca­mos en in­ter­net al­gún lu­gar pa­ra ver que no nos des­via­ra mu­cho. En­contra­mos Eri­ce. Google nos de­cía "8km 35 mi­nu­to­s". ­Lo que Google no nos de­cía es que eran 35 mi­nu­tos en ca­bra por­que eso no era un ca­mino pa­ra au­to. Em­pe­za­mos a su­bir por un ca­mi­ni­to de ­mon­ta­ña, bien pa­vi­men­ta­do, pe­ro muy em­pi­na­do, lleno de cur­vas ce­rra­dí­si­ma­s, y sin nin­gún au­to. Y su­bía, y su­bía, y su­bía. Y des­pués su­bía. Has­ta que google nos di­jo "de­re­cha". Y eso lle­va­ba a una hue­lla de tie­rra en la cual no po­día­mos dar vuel­ta, y sin guar­da rail del la­do­ ­del pre­ci­pi­cio. Ahí di­ji­mos fu­ck google, y vol­vi­mos pa­ra atrás (30 me­tros mar­cha atrás en un ca­mino de tie­rra a 50­cm de un pre­ci­pi­cio­...) y ­fui­mos a la iz­quier­da. Lle­ga­mos al ce­men­te­rio de Eri­ce, se­gui­mos y lle­ga­mos a Eri­ce.

Cla­ro, lle­ga­mos y es­tá­ba­mos "che, cuan­to tar­da­mos en lle­gar acá? 2 ho­ra­s? Y cuan­to fal­ta pa­ra el avió­n?" asi que es­tu­vi­mos un ra­to y vol­vi­mo­s ­po­r... EL OTRO ca­mino a Eri­ce, una au­to­pis­ta pa­no­rá­mi­ca con vis­ta al mar que Lu­cio se en­tu­sias­mó y la ba­ja­mos co­mo si fué­ra­mos en un Sca­lec­trix ­mien­tras yo sen­tía que me salía el es­tó­ma­go por las ore­ja­s.

Lle­ga­mos a Tra­pa­ni con me­dia ho­ra de mar­gen, to­ma­mos el vue­lo de Rya­nair y lle­ga­mos a Mal­ta.

Pa­ra los que nun­ca he­mos via­ja­do en Rya­nai­r, la pri­me­ra vez pue­de ser un po­co trau­má­ti­ca. Es in­ne­ga­ble que se vue­la ba­ra­to. Ape­nas 80 eu­ro­s ­pa­ra un vue­lo ida y vuel­ta in­ter­na­cio­na­l, es ba­ra­to. Cla­ro, tra­tan de ga­nar di­ne­ro por otros la­do­s.

Si no pa­gá­s, te asig­nan el asien­to al aza­r. Po­dés par­ti­ci­par en una ri­fa que cues­ta 2 eu­ros y el via­je pue­de ser gra­tis. Si no te im­pri­mis el boar­ding pa­ss, sa­le 70 eu­ro­s. Des­pa­char una va­li­ja? Cues­ta di­ne­ro. Si no la des­pa­chás y no te de­jan lle­var­la en la ca­bi­na? Cues­ta má­s ­di­ne­ro. No que­rés se­gu­ro? Te­nés que ele­gir el país "Do­n't in­su­re me", en­tre Den­ma­rk y Fin­lan­d. Y así.

La ca­bi­na es­tá su­cia por­que el avión lle­gó ha­ce 10 mi­nu­tos y no lo lim­pian en­tre vue­lo y vue­lo, así que uno ba­rre las mi­gas del asien­to, po­ne el tras­te y ... la aza­fa­ta se pa­sa el vue­lo ven­dien­do co­sas por el sis­te­ma de al­ta­vo­ce­s. "Mien­tras es­ta­mos en aguas in­ter­na­cio­na­le­s, pue­de ­com­prar Cal­vin Klein One 100­ml por so­lo 58 eu­ro­s!"... TO­DO EL VIA­JE.

A fa­vo­r: sa­le y lle­ga a tiem­po, es ba­ra­tí­si­mo, y po­dés usar elec­tró­ni­ca to­do el via­je.

Y así lle­gué a Mal­ta, don­de me pa­sé los si­guien­tes días sin ver na­da a más de 2 cua­dras del ho­te­l, has­ta que jun­té fuer­zas y salí un día a ­ca­mi­nar un po­co.

El vier­nes, an­tes de sali­r, de­ci­dí ha­cer una ex­cur­sión de ver­dad y me fuí a M'­di­na, la ciu­dad si­len­cio­sa.

Y has­ta acá me lle­ga­ron las ga­nas de es­cri­bir ha­ce mu­cho tiem­po, cuan­do es­ta­ba es­cri­bien­do es­to. El res­to del via­je es­tu­vo bue­no, vol­ví bien.

Comentarios

Comments powered by Disqus