Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

A Oakland me fuí, y traje remeras

Cuan­do te pos­tu­lás en Ca­no­ni­ca­l, ca­si siem­pre di­ce al­go co­mo "es­tá dis­pues­to a via­jar in­ter­na­cio­nal­men­te va­rias ve­ces al año­". Eso es par­te de es­tar en una em­pre­sa don­de el 90% de la gen­te tra­ba­ja des­de la ca­sa. Que cuan­do que­rés ver­te en per­so­na con al­gún gru­po, el lu­gar más prác­ti­co pue­de es­tar a 10341KM de dis­tan­cia.

En­ton­ces hi­ce mi va­li­ji­ta por­que tra­to de nun­ca des­pa­char equi­pa­je, y me su­bí al vue­lo de United a Hous­to­n, don­de co­nec­ta­ría a San Fran­cis­co, y de ahí me to­ma­ría el tren a Oak­lan­d. Bue­no, ese era el plan.

Me dí un pe­que­ño lu­jo, hi­ce upgra­de a "E­co­no­my Plus", no es su­per ca­ro y ga­ran­ti­za que lle­gás con las ró­tu­las pues­ta­s, pe­ro no mu­cho más que eso.

El avión a Hous­ton era un 767 nue­vi­to, con pan­ta­llas de 9" y en­chu­fe USB pa­ra car­gar tus apa­ra­ti­to­s. El asien­to de ade­lan­te es­ta­ba a mas o me­nos un me­tro y me­dio del mío. De he­cho, con mis bra­ci­tos de co­co­dri­lo te­nía que es­ti­rar­me mu­cho pa­ra lle­gar al bol­si­llo de ade­lan­te. Y mi bo­ni­ta pan­ta­lla in­di­vi­dua­l... no fun­cio­na­ba. No me re­gis­tra­ba los to­ques. El aza­fa­to muy ama­ble­men­te me re­se­teó el sis­te­ma dos ve­ces pe­ro no hu­bo ca­so, así que el asien­to bár­ba­ro, pe­ro bue­no, siem­pre al­go sa­le mal en los via­je­s.

Y ha­blan­do de que las co­sas sa­len ma­l... la co­ne­xión en Hous­ton era un po­co jus­ta de tiem­po. Y ha­bía mu­cha, mu­cha gen­te en mi­gra­cio­nes, y muy muy po­ca gen­te aten­dien­do en mi­gra­cio­nes así que el avión salió mien­tras yo es­ta­ba ha­cien­do co­la to­da­vía.

Así que me voy al mos­tra­do­r, me di­cen que el si­guien­te vue­lo sa­le a las 3PM y lle­ga a San Fran­cis­co a las 5PM (por el cam­bio de ho­ra). Co­mo le di­go que ten­go en­tra­das pa­ra ver Wa­rrior­s-­Nu­gge­ts a las 7, el co­pa­do que me aten­dió me po­ne en stan­dby en to­dos los vue­los a San Fran­cis­co del día, así ape­nas hu­bie­ra un asien­to via­jo, por­que "an­y­thing for a NBA fan, du­de". Así que en­gan­cho en el pri­mer vue­lo, que SÍ es un upgra­de por­que en vez de via­jar en esos ho­rren­dos A310 es otro 767!

Ob­vio, voy en la úl­ti­ma fi­la (pe­ro pa­si­llo :-) y la pan­ta­lli­ta an­da, y me ví This is 40 que es­tá muy bue­na aun­que los pro­ta­go­nis­tas son in­creí­ble­men­te odio­sos y (por te­ner 41) me dan ga­nas de aga­rrar­los a trom­pa­das pa­ra sa­car­los de la nu­be de pe­do­s.

Co­mo en los vue­los in­ter­nos no hay mor­fi, me com­pré una "lun­ch bo­x" que te ven­den. Los con­te­ni­dos de la mía in­cluían:

  • Un po­­­te de pu­­ré de man­­za­­na

  • Un mi­­ni­­pa­­que­­te de Oreo

  • Un mi­­ni­­pa­­que­­te de ski­­ttles

  • Dos (2) "meat sti­­cks sa­­bor pe­­pe­­ro­­­ni"

  • Dos (2) ga­­lle­­ti­­tas de agua

  • Un po­­­te de "me­­di­­te­­rra­­nean ta­­pe­­na­­de"

  • Un mi­­ni­­pa­­que­­te de ga­­lle­­ti­­tas Go­l­­dfish

Eso, ob­via­men­te es una co­mi­da ba­lan­cea­da. Ba­lan­cea­da so­bre el fi­lo de una na­va­ja en­tre "What the fu­ck" y "uhhhh, oreo­s".

Sí, ga­né el tor­neo de tri­via del avión y ten­go fo­to que no pu­bli­co por mo­des­tia. A la vuel­ta hi­ce me­jor pun­ta­je pe­ro no sa­qué fo­tos por­que fuí el úni­co que ju­gó.

Lle­go a San Fran­cis­co, es­pe­ro los 15 mi­nu­tos que ne­ce­si­to pa­ra des­pe­jar­me del ma­reo que me pro­vo­ca ca­si cual­quier me­dio de lo­co­mo­ció­n, y me com­pré un te­lé­fono en una má­qui­na ex­pen­de­do­ra, un Sam­sung Ga­la­xy SII "El te­lé­fono An­droid más es­pe­ra­do de 2011" que es­tá lin­do (to­das las fo­tos de es­te post es­tán he­chas con ese te­lé­fo­no) pe­ro pa­re­ce ser una va­rian­te por­que no tie­ne bo­tón "Ho­me" co­mo veo en las fo­tos de la we­b.

Co­mo to­da­vía es­ta­ba in­tri­ga­do­/ham­brea­do por la ex­pe­rien­cia "lun­ch­bo­x" me co­mí unas bu­ffa­lo wings (no hay na­da que ha­cer­le, no me gus­ta co­mer ali­ta­s, no sé pa­ra que las pe­dí) y me die­ron una ri­ca so­pa de al­me­jas de ya­pa (vie­ne con unas ga­lle­ti­tas que las rom­pés y las me­tés aden­tro­), y un ca­fé ho­rri­ble.

An­te la perspec­ti­va de una ho­ra de tren, de­ci­dí ha­cer­me el pla­y­boy y to­mar­me un ta­xi. To­mé va­rios en es­te via­je, y eran: Hin­dú (2), Pakis­ta­ní (1), Afgano (1), Uz­be­ko (1), Hon­du­re­ño (1).

Lle­go al ho­tel (lin­do, es un Ma­rrio­tt, son to­dos igua­le­s), lo en­cuen­tro a mi com­pa­ñe­ro de ha­bi­ta­ción Lu­cio To­rre co­me­tien­do crí­me­nes contra la gar­de­li­dad con "Por una ca­be­za" (i­gua­l, me­jo­ró mu­cho en la se­ma­na)

Por una ca­be­za by Car­los Gar­del on Grooves­ha­rk

Nos fui­mos al Star­bu­cks a co­me­r/­to­mar al­go.

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130428_171110.thumbnail.jpg

Uni­ver­sos pa­ra­le­lo­s, don­de He­ll­man's ha­ce mos­ta­za.

Du­cha, tra­tar de pa­re­cer un ser hu­ma­no, mi­ni­sies­ta, y me voy a im­pri­mir la en­tra­da pa­ra el par­ti­do al "Bu­si­ness Cen­te­r", y nun­ca más cla­ro el por­qué del nom­bre.

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130428_181529.thumbnail.jpg

¡Pa­gué el mí­ni­mo!

Lle­go al Ora­cle Are­na, que es fa­mo­so por ser el es­ta­dio más rui­do­so de la NBA. En­tré un ca­chi­to tar­de así que me per­dí la pre­sen­ta­ción de los equi­po­s, pe­ro bue­no. TO­DO el es­ta­dio ves­ti­do de ama­ri­llo­... por­que ha­bía re­me­ras gra­tis en ca­da asien­to. Y sí, la mía es­ta­ba ahí es­pe­rán­do­me.

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130428_203418.thumbnail.jpg

Un ar­gen­tino en Oak­lan­d.

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130428_193207.thumbnail.jpg

Tra­je 2, re­ga­los pa­ra las me­lli­zas Wa­rrio­r!

El es­ta­dio es­tá bue­no, mi asien­to es­ta­ba bár­ba­ro, me­dio arri­ba co­mo pa­ra po­der ver to­da la can­cha, no tan le­jos que no se vea na­da, cer­ca del pa­si­llo pa­ra salir rá­pi­do, no en el pa­si­llo, pa­ra que no me jo­da la gen­te pa­san­do to­do el tiem­po (per­dón por el mo­men­to Shel­do­n). Col­gan­do del te­cho hay por su­pues­to una su­per pan­ta­lla, ta­ble­ro­s, etc, y... dos di­mi­nu­tas bo­las de es­pe­jo­s.

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130428_192735.thumbnail.jpg

WTF?

El par­ti­do muy bue­no, el am­bien­te muy rui­do­so, to­dos muy en­tu­sias­ma­dos aun­que to­do con esa ar­ti­fi­cia­li­dad que tie­ne el que el ta­ble­ro del cen­tro di­ga que hay que gri­tar y to­dos gri­ten lo mis­mo (ex­cep­to "Ref you su­ck!" que es es­pon­tá­neo­), un gro­so Ste­phen Cu­rr­y, ti­ra des­de la ca­sa si quie­re, im­pre­sio­na que has­ta los que pa­re­cen len­tos en la te­le son ra­pi­dí­si­mo­s. An­drew Bo­gut en un mo­men­to es­ta­ba con las ma­nos en las ro­di­llas co­mo pi­dien­do ai­re, mi­ré pa­ra otro la­do y en 2 se­gun­dos ha­bía cru­za­do la can­cha y vol­ca­do co­mo un ani­ma­l.

Ter­mi­na el par­ti­do­...

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130428_211720.thumbnail.jpg

Sí, ga­na­ron los Wa­rrior­s, por pa­li­za.

Sal­go, en­ca­ro pa­ra el tren, y veo un ta­xi pa­ra­do, me lle­va, re­sul­ta que el ti­po fue a ver el par­ti­do y el ta­xi es­ta­ba es­ta­cio­na­do no­má­s, pe­ro me lle­vó igual por­que "ten bu­cks is ten bu­cks, man!"

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130428_212722.thumbnail.jpg

Es­te car­tel es­ta­ba a 5 me­tros del pi­be que me ven­dió la se­gun­da re­me­ra, ob­via­men­te.

Vuel­vo al ho­te­l, me dió ham­bre, hi­ce mi pri­me­ra pa­ra­da en Ro­samun­de Bar & Gri­ll, un lu­gar es­pe­cia­li­za­do en sal­chi­cha­s!

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130428_220640.thumbnail.jpg

"First ti­me? try so­me­thing ba­si­c": Beer Sau­sage, saue­rk­raut & hot pe­pper­s.

Vol­vi­mos otro día con Lu­cio, y ca­si nos mo­ri­mo­s, pe­ro ... muy bue­nas las sal­chi­cha­s, tie­nen una do­ce­na de va­rie­da­des, y son to­das muy ri­cas :-)

Al día si­guien­te salí a pa­sear un po­co bien tem­pra­no, por­que du­ran­te el día la­bu­ra­mo­s, re­sul­ta que el ho­tel es­tá a tres cua­dras de la co­mi­sa­ría de Oak­land (o, me­jor di­cho, del con­da­do de Ala­me­da)

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130429_073956.thumbnail.jpg

Es­to es en­fren­te de la en­tra­da, los de­más es­ta­cio­nan a la vuel­ta...

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130429_074218.thumbnail.jpg

El úni­co ne­go­cio del cen­tro de Oak­land que no cie­rra a las 9PM.

Así en­contré el lu­gar don­de des­ayu­na­ría ca­si to­dos los día­s, Ca­ffé 817. ¿Por qué? Ri­co ca­fé, ri­cas co­sas pa­ra acom­pa­ñar­lo, mue­bles steam­punk, me­sa en la ve­re­da...

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130429_075402.thumbnail.jpg

Ahí em­pe­za­mos a la­bu­ra­r, con lo que pa­so a te­ner mu­cho me­nos pa­ra con­ta­r, por­que lle­ga­ba a la no­che tan he­cho po­ma­da que ca­si no sali­mo­s. Eso sí, esas tres cua­dras al­re­de­dor del ho­tel las co­noz­co co­mo la pal­ma de mi ma­no!

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130429_124838.thumbnail.jpg
//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130430_072650.thumbnail.jpg
//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130501_062916.thumbnail.jpg

El mun­do se di­vi­de en­tre los que te ven co­mien­do es­to y te mi­ran con ca­ra de ho­rro­r, y los que se que­jan que no les guar­das­te.

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130429_134537.thumbnail.jpg

El 1 de ma­yo cuan­do sal­go del ho­tel jus­to es­ta­ba pa­san­do la ma­ni­fes­ta­ción co­rres­pon­dien­te. Re­sul­ta que el año pa­sa­do se aga­rra­ron con la ca­na, así que es­ta­ban muy vi­gi­la­do­s. De he­cho eran unas cuan­tas per­so­nas pa­sean­do por la ca­lle prin­ci­pal ha­cien­do rui­do con mas o me­nos el mis­mo nú­me­ro de po­li­cía­s. Sí, la mi­tad van en­ca­pu­cha­do­s, to­dos los ne­go­cios van ce­rran­do, pe­ro to­do tran­qui, por lo me­nos cuan­do pa­sé yo. Des­pués ven­dían ga­lle­ti­tas en la pla­za.

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130501_182515.thumbnail.jpg

Ma­ni­fes­tan­tes

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130501_182526.thumbnail.jpg

Po­li­cías

Fuí a la far­ma­cia, com­pré un re­ga­lo pa­ra mi otra cu­ña­da:

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130429_170837.thumbnail.jpg

De na­da, Ma­ría!

Pa­sea­mos un po­co en au­to un día (O sea, fui­mos a Best Bu­y, y a Tar­ge­t) y es­to es­tá en el es­ta­cio­na­mien­to:

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130430_175123.thumbnail.jpg

Tam­bién hay car­te­les pa­re­ci­dos en los lu­ga­res adon­de po­dés fu­ma­r. Que no in­clu­yen na­da a me­nos de 25 pies de una puer­ta. Sí, es­tá prohi­bi­do fu­mar en la ve­re­da.

Pa­sea­mos un po­co más fui­mos a la Ja­ck Lon­don Squa­re, co­mi­mos en va­rios lu­ga­res por ahí, fuí al ci­ne dos ve­ces (I­ron Man 3 y Ob­li­vio­n) y se aca­bó el via­je. Pa­ra vol­ver al aero­puer­to no ha­bía ta­xi, y me di­ce el ti­po de uni­for­me de la puer­ta "Take a To­wn­ca­r, it cos­ts al­most the sa­me" y me lle­va a una co­sa que es al­go in­ter­me­dio en­tre una li­mo y una ca­rro­za fú­ne­bre:

//ralsina.me/galleries/oakland-5-2013/20130504_091503.thumbnail.jpg

Es có­mo­do, pa­ra que te lo voy a ne­ga­r.

Via­je de vuel­ta sin gran­des pro­ble­mas (a­sien­to que no re­cli­na­ba), ya que ha­cía ya dos días que na­die abría fue­go con ar­mas au­to­má­ti­cas en el aero­puer­to lle­ga­da a ca­sa, The En­d.

Más fo­tos (in­clu­yen­do que­so Fi­la­del­fia de cho­co­la­te, si­mu­la­dor de tor­na­do­s, es­ta­tua de Ja­ck Lon­do­n, otras co­mi­da­s, etc.) en la ga­le­ría.

Indio

Con Ta­to ju­ga­mos a un jue­go de ri­ma­s. Por tur­no, ca­da uno le di­ce una fra­se al otro, y el otro tie­ne que ri­mar­la. Por ejem­plo, "Es­toy sen­ta­do ba­jo una som­bri­lla" / "Me pa­re­ce que es ama­ri­lla". Si no la po­dés ri­ma­r, pun­to en contra. Ok, no so­mos exac­ta­men­te El Cuar­te­to de No­s, pe­ro es di­ver­ti­do. PE­RO hay una pa­la­bra que es­tá prohi­bi­da, por­que no tie­ne ri­ma, que es in­dio.

Va­ya acá un hu­mil­de in­ten­to de ri­mar in­dio, ins­pi­ra­do por al­go que re­cuer­do va­ga­men­te de ha­ce dé­ca­da­s.

Me voy a ir al Quindio
escribo yo con mi mano
es un lugar colombiano
que quiero rimar con indio.
Se pronuncia Quindío
me dice la wikipedia
la puta que lo parío
lo mío, es la comedia.

Gra­cia­s, gra­cia­s, pre­mios de poesía avi­sen por emai­l.

Dreadnought (The Clockwork Century, #2)

Review:

Hey, this se­ries is good! Or at least, no book has been bad yet.
Fine cross-­coun­try ad­ven­ture, it seems to start ty­ing up the threads of the first two books in­to some­thing more co­he­sive.


Contents © 2000-2021 Roberto Alsina