Skip to main content

Ralsina.Me — Roberto Alsina's website

Meta (Meta, #1)

Review:

I grade books like Roger Ebert grad­ed movies: com­pared to ex­pec­ta­tion­s.

If I am giv­en an ac­claimed clas­sic like A Can­ti­cle for Lei­bow­itz, and it ends up claim­ing ba­bies suf­fer­ing ag­o­niz­ing deaths are a good thing be­cause god likes to see them go through it, and has no moral prob­lems with that, even propos­ing that as the su­pe­ri­or moral po­si­tion, the gross­ness of its ide­ol­o­gy makes it hard for me to ig­nore that the book's ar­gu­ment is al­so crap, so 1 star.

On the oth­er hand, you have books like Meta. Clas­sic? No. Ac­claimed? No. Fun? Sure. Bad­ly writ­ten? No. A quick read that leaves you won­der­ing what hap­pens nex­t? Yes. So 3 stars.

Sabsay No Tiene Vergüenza

Si hay una lec­ción que me gus­taría de­jar­le a mi hi­jo para la vi­da, que vale para au­tos, li­bros, citas a cie­gas, y pactos in­ter­na­cionales:

Si al­guien te es­tá hablan­do de al­go qe te po­dría mostrar, pero no te lo mues­tra, no le creas sin ver­lo vos primero.

Y si al­gu­na vez le ten­go que mostrar por qué ... que vea es­ta no­ta de Daniel Sab­say

Va­mos a ver­la de a po­quito y despac­i­to, porque es un ejem­p­lo de caradurez muy es­pe­cial, porque no es que es­tá de­scri­bi­en­do un pacto se­cre­to de cien­tos de pági­nas que só­lo él ha vis­to. Es­tá hablan­do de un tex­to de dos car­il­las, públi­co, que cualquiera puede ver, y se dis­cu­tió en el con­gre­so.

Co­mo no quiero pare­cerme a Sab­say, les pa­so el tex­to com­ple­to del acuer­do No se asusten, en se­rio son dos pági­nas, la pági­na 33 y la 34 de ese PDF. Lean­las, y de­spués seguimos con Sab­say.

To­das las citas que se vean de aho­ra en más son de Sab­say o del acuer­do al que Sab­say se re­fiere.

Así em­pieza Sab­say su ed­i­to­ri­al.

Hace dos años, la Pres­i­den­ta fir­mó un memo con Irán que mod­i­ficó colosalmente el rum­bo de la causa AMI­A. El juez y el fis­cal “nat­u­rales” fueron susti­tu­i­dos por una “Comisión de la Ver­dad”, con sede en Irán, país acu­sa­do de haber tra­ma­do el pe­or aten­ta­do ter­ror­ista de nues­tra his­to­ri­a.

Es­to es el tex­to que se re­fiere a la "Comisión de la Ver­dad" en el acuer­do:

1. Es­tablec­imien­to de la comisión

Se creará una Comisión de la Ver­dad com­pues­ta por ju­ris­tas in­ter­na­cionales para analizar to­da la doc­u­mentación pre­sen­ta­da por las au­tori­dades ju­di­ciales de la Ar­genti­na y de la Repúbli­ca Is­lámi­ca de Irán. La Comisión es­tará com­pues­ta por cin­co (5) comi­sion­a­dos y dos (2) miem­bros des­ig­na­dos por ca­da país, se­lec­ciona­dos con­forme a su re­cono­ci­do pres­ti­gio le­gal in­ter­na­cional. Es­tos no po­drán ser na­cionales de ninguno de los dos país­es. Am­bos país­es acor­darán con­jun­ta­mente re­spec­to a un ju­rista in­ter­na­cional con al­to stan­dard moral y pres­ti­gio legal, quien ac­tu­ará co­mo pres­i­dente de la comisión.

De­spués hay dos pun­tos ac­er­ca de pro­ced­imien­to e in­ter­cam­bio de in­for­ma­ción, y el pun­to 4:

4. In­forme de la Comisión

Luego de haber anal­iza­do la in­for­ma­ción recibi­da de am­bas partes y efec­tu­a­do con­sul­tas con las partes e in­di­vid­u­os, la Comisión ex­pre­sará su visión y emi­tirá un in­forme con re­comen­da­ciones so­bre co­mo pro­ced­er con el ca­so en el mar­co de la ley y reg­u­la­ciones de am­bas partes. Am­bas partes ten­drán en cuen­ta es­tas re­comen­da­ciones en sus ac­ciones fu­turas.

  • ¿Fueron susti­­tuí­­dos el fis­­cal y el juez con la comisión? No.

El dic­ta­men de la Comisión será toma­do en cuen­ta. ¿Hay que hac­er lo que dice? No.

  • ¿Tiene sede en Irán la comisión? No.

Lo úni­co que se po­dría in­ter­pre­tar, con un poco de es­fuer­zo, co­mo que tiene sede en Irán es lo sigu­ien­te:

La Comisión y las au­tori­dades ju­di­ciales ar­genti­nas e iraníes se en­con­trarán en Teherán para pro­ced­er a in­ter­rog­ar a aque­l­las per­sonas re­spec­to de las cuales In­ter­pol ha emi­ti­do una no­ti­fi­cación ro­ja.

To­do el ob­je­ti­vo del acuer­do es lle­gar a tomar inda­ga­to­rias a los acu­sa­dos. Da­do que no tienen in­terés en salir de Irán porque serían de­tenidos, las inda­ga­to­rias serían tomadas en Teherán.

Sig­amos con Sab­say:

Sus in­te­grantes de­bían ser des­ig­na­dos a prop­ues­ta de las partes. La redac­ción del in­stru­men­to carece de to­da clar­i­dad, sal­vo la cláusu­la que se re­fiere de mo­do im­per­a­ti­vo al lev­an­tamien­to de las “aler­tas ro­jas” de In­ter­pol que pesa­ban so­bre los im­puta­dos iraníes, una vez que hu­biese si­do aproba­do por los leg­isla­tivos de los dos país­es.

Fuera del in­ten­to de críti­ca lit­er­aria del "carece de to­da clar­i­dad", lo otro es sim­ple­mente fal­so. No hay ningu­na cláusu­la que se re­fiera al lev­an­tamien­to de aler­tas ro­jas, de mo­do im­per­a­ti­vo o no. Y co­mo no soy Sab­say, les digo: vayan, lean las dos car­il­las, que les ll­e­va cin­co min­u­tos, y van a ver que yo di­go la ver­dad y Sab­say miente. Y por supuesto el ed­i­tor que lo ed­itó, y el medio que lo pub­licó mien­ten con él.

Sigue sigu­ien­do Sab­say, co­mo dice Les Luthier­s:

Así las cosas, des­de el án­gu­lo con­sti­tu­cional, la situación no pu­do ser más alar­mante ya que la tit­u­lar del Ejec­u­ti­vo ejer­ció fun­ciones ju­di­ciales, a pe­sar de la ex­pre­sa pro­hibi­ción que le im­pone la Con­sti­tu­ción.

La Comisión no ejerce ningu­na fun­ción ju­di­cial. Las inda­ga­to­ri­as, ex­plíci­ta­mente, serían tomadas por "au­tori­dades ju­di­ciales ar­genti­nas". El trata­do fue aproba­do por el poder leg­isla­ti­vo.

A el­lo se agre­ga, la fal­ta de defini­ción so­bre el dere­cho a aplicar por parte de los miem­bros de la Comisión, la vi­o­lación de las nor­mas del de­bido pro­ce­so, la im­posi­bil­i­dad de con­cil­iar el mar­co ju­rídi­co de un país democráti­co, co­mo al menos en teoría es el nue­stro, con el de otro de tipo teocráti­co. Este pergeño que no tiene an­tecedentes en el dere­cho com­para­do, im­portó un in­com­pren­si­ble agravio a nues­tra Jus­ti­cia y de­sem­bocó en la par­al­ización del pro­ce­so.

Mas al­lá de que no so­mos quienes para dcir­le teocráti­co a otro mien­tras teng­amos el artícu­lo 2 de la con­sti­tu­ción...

De­cir que es­to es lo que "de­sem­bocó en la par­al­ización del pro­ce­so" es un dis­parate. El pro­ce­so es­ta­ba par­al­iza­do porque no se podían tomar las inda­ga­to­rias de los acu­sa­dos. Este acuer­do apun­ta a que se puedan tomar, de­stra­ban­do el pro­ce­so.

Se supone que Sab­say es un "renom­bra­do con­sti­tu­cional­is­ta" pero dice que es­to "no tiene an­tecedentes en el dere­cho com­para­do". Yo no sé ni que colec­ti­vo me de­ja en la fac­ul­tad de dere­cho, per­o...

El juez Li­jo (si, el mis­mo Li­jo) tomó inda­ga­to­ria a ex di­rec­tivos de Siemens en Ale­ma­ni­a, con au­tor­ización de la Corte Supre­ma. Servi­ni de Cubría to­mo declara­ciones en Chile por el as­esina­to de Prat­s.

Así que "sin an­teceden­tes" son las pelotas de Sab­say para ir y men­tir así de descarada­mente.

Tamaño de­spropósi­to sig­nificó una suerte de ex­cul­pación a fa­vor de Irán, si no, có­mo se hu­biese po­di­do acep­tar que quien era acu­sa­do se trans­for­mara en su pro­pio juz­gador y en sue­lo pro­pi­o.

Da­do que el "juz­gador" seguía sien­do Cani­co­ba Cor­ral, supon­go que Sab­say lo es­tá acu­san­do de ser iraní, o tu­vo un ACV mien­tras es­cribía. Aún si por "juz­gador" se re­firi­era a la Comisión, la comisión no ten­dría ningún ciu­dadano iraní, y no ten­dría sede en Irán.

Es­ta im­pre­sio­n­ante con­ce­sión só­lo podía verse acom­paña­da de un ben­efi­cio pro­por­cional a fa­vor de la Ar­genti­na. Nue­stro en­foque re­sponde a una lóg­i­ca pri­mari­a. Es por el­lo que la de­nun­cia del fis­cal Nis­man que pagó con su muerte, no nos sor­prendió, en re­al­i­dad nos per­mi­tió com­ple­tar las piezas de este macabro rompecabeza­s.

Da­do que ningu­na de las cosas que Nis­man de­nun­ció co­mo con­traprestación de Irán sucedieron en la re­al­i­dad, la "lóg­i­ca pri­mari­a" es aprox­i­mada­mente así:

  • Ar­­gen­ti­­na hi­­zo cosas malas con Irán a cam­bio de X, Y y Z

  • Irán no hi­­zo X, Y, ni Z

  • Que­­da de­­mostra­­do que Ar­­gen­ti­­na hi­­zo cosas malas y la cur­raron

El resto del ed­i­to­ri­al de Sab­say es sim­ple mas­tur­bación en públi­co y no la voy a dig­nificar con una re­spues­ta, pero si la quieren leer, al­lá es­tá.

A Canticle for Leibowitz (St. Leibowitz, #1)

Review:

Yes, sure this is a clas­sic, but it has aged hor­ri­bly. It's a paean to re­ac­tionary, con­ser­va­tive "thought", the sparse plot makes no sense, and it's so deeply in­vest­ed on catholi­cism it reeks of stale con­se­crat­ed wine.

The catholic equiv­a­lent of a rap­ture book.

Would not rec­om­mend if it were the nex­t-­to-last book left in a post-apoc­alip­tic waste­land.

PS: the au­thor some­how seems to feel say­ing some­thing in latin makes it deep and true.


Contents © 2000-2020 Roberto Alsina