Skip to main content

Ralsina.Me — Roberto Alsina's website

La Escalada Honestística

Anoche ví An­i­males Suel­tos, el pro­gra­ma de Fanti­no. Lo primero es fe­lic­i­tar a quien cor­re­spon­da, sea Fanti­no, Améri­ca TV, o el públi­co, que ha con­ver­tido un pro­gra­ma donde Co­co Sily seguía afanan­do con "La cát­e­dra del ma­cho" ad eter­num en un pro­gra­ma de en­tre­vis­tas políti­cas.

Será crit­i­ca­ble, Fanti­no ten­drá la ac­ti­tud en­tre­vis­ta­do­ra más ir­ri­tante del uni­ver­so ("­ex­pli­came co­mo a un niño" !?!) pero es mejor, en el sen­ti­do de más im­por­tan­te, que es­cuchar chistes de bor­ra­chos (en el sen­ti­do de chistes que parece que los con­tara un tipo bor­ra­cho).

Más al­lá del racis­mo oca­sion­al ("e­so pasa en país­es co­mo Ugan­da, Nige­ri­a"), ay­er tu­vo dos en­tre­vis­tas in­tere­san­tes, una con Ernesto Sanz, el úl­ti­mo ex­po­nente de que eso de que la UCR no se dobla era ver­so, y De Narváez, el úl­ti­mo mo­hi­cano men­e­mista.

Y una de las cosas in­tere­san­tes, fue que le pre­gun­tó la mis­ma cosa a los dos. ¿Cuán­to creen que se robó du­rante el kirch­ner­is­mo?.

Primero, Sanz tiró "más de mil mil­lones de dólares".

Y co­mo de­cir lo mis­mo o de­cir menos no tiene gra­ci­a, De Narváez sal­ió a es­calar. Es­ta es la cuen­ta que sacó:

  1. El PBI de Ar­­gen­ti­­na es 300 mil mil­lones de dólares.

  2. El pre­­supuesto del es­­­ta­­do na­­cional es la mi­­tad, 150 mil mil­lones de dólares.

  3. Se ro­­ba por lo menos el 10% del pre­­supuesto

  4. Se ro­baron 15 mil mil­lones de dólares.

Eso es mu­cho, pero De Narváez se olvidó de mul­ti­pli­car­lo por los años que ll­e­van en el go­b­ier­no, con lo que la cifra, en re­al­i­dad, sería de 180 mil mil­lones de dólares.

Cabe destacar que eso es sin con­tar cor­rup­ción a niv­el pro­vin­cial y mu­nic­i­pal, pero bueno, no in­fle­mos más de lo que in­fló él.

Lo que cues­ta, tal vez, en­ten­der, es ex­ac­ta­mente cuan­ta pla­ta es es­o. Así que veamos al­gunos ejem­p­los.

Con 250.000 dólares te com­prás una lin­da casa, en un lin­do bar­rio. Esa pla­ta al­can­za para 720.000 casas así. Eso es más que la can­ti­dad de in­mue­bles de la Ciu­dad Autóno­ma de Buenos Aires.

Según Nord­heimer.­com, con 1.000.000 de dólares te com­prás unas 150 hec­táreas en Car­los Casares, ple­na pam­pa húme­da. Eso quiere de­cir que con lo que dice De Narváez, se pueden com­prar 27 MIL­LONES de hec­táreas en la pam­pa húme­da. Eso es el 90% de la provin­cia de Buenos Aires.

En Ar­genti­na hay, mas o menos, 40 mil­lones de per­sonas. Esa pla­ta al­can­za para dar­le 4500 dólares a ca­da hom­bre mu­jer y niño del país.

Un pa­que­te de 100 bil­letes de 100 dólares (o sea, 10.000 dólares) mide 15.24cm x 5cm x 1.1cm. Si apil­am­os la pla­ta que dice De Narváez, da una al­tura de 198 km.

¡Claro, pode­mos aco­modar­la mejor! El vol­u­men de ese dinero es 1.508.760.000 cen­tímet­ros cúbi­cos, o, re­donde­an­do, un mil­lon y medio de litros. Es de­cir que pode­mos llenar una pile­ta olímpi­ca has­ta más de la mi­tad, suponien­do que no de­jamos ningún es­pa­cio en­tre bil­letes.

O, po­dríamos llenar 22.3 con­tain­ers stan­dard de 40 pies, si ca­da uno tiene un vol­u­men in­ter­no de 67,5 met­ros cúbi­cos co­mo dice Wikipedi­a.

Un bil­lete de 100 dólares pe­sa ex­ac­ta­mente un gramo, así que en to­tal son 1800 toneladas de dinero. Para trans­portar ese dinero se nece­si­tan 3 aviones Jum­bo de car­ga.

Aho­ra bi­en: si real­mente ust­ed cree que Nestor y Cristi­na afa­naron esa can­ti­dad de dinero...

Piénselo, y trate de com­patilizar esa can­ti­dad de dinero con su teoría con­spir­a­ti­va de cabecer­a. En­ton­ces, una vez que en­tien­da cuan­to dinero es es­to...

  1. Tam­bién creés que lo tenían/­­tienen guarda­­do en una bóve­­da en la casa?

  2. Tam­bién creés que la val­i­­ja de An­­toni­ni Wil­­son con 800.000 dólares les im­­por­­taría?

  3. Tam­bién creés que lo sac­aron en val­i­­jas en aviones de línea por ar­reg­­los con la ad­u­a­­na?

  4. Tam­bién creés que nece­si­­tan que Báez les pague un mil­lon­ci­­to de pe­­sos por al­­go?

No es­pero que nadie aban­done sus teorías. Tan só­lo me con­for­mo con que mejoren su con­sis­ten­cia in­ter­na.