Cuando Sea Grande

Este sábado cumplo 41 (no, no hago fiesta, no es que no te invité), y creo que llegó el momento de decidir que voy a ser cuando sea grande.

Mi problema principal para decidir un tema tan crucial antes de hoy es que me interesan muchas cosas. Y las que no me interesan... sospecho que si le pusiera un poco de ganas me interesarían.

Pero peor, tengo esa convicción interna, totalmente injustificada de que si me pongo, puedo más o menos hacer casi cualquier cosa que no involucre una aptitud física específica.

O sea, no, nunca voy a ser power forward en la NBA, ni triatlonista, ni equilibrista, ni ninja. Pero... sospecho que podría ser un guitarrista mediocre, o un poeta medio pelo, un escritor adecuado, o un razonable peluquero, por no decir un competente paleontólogo, un interesante director de cine, un actor promedio, un interesante analista político, o un buen taxista.

Esa sospecha es infundada dado mi desinterés en la política, poesía, detalles de cómo se toca la guitarra, y no saber manejar, entre otras cosas.

Así que durante los próximos diez años, mientras me voy haciendo grande, me voy a concentrar en cosas que ya sé hacer, como... epa. Lo charlamos el año que viene.

Comments

Comments powered by Disqus