Ir al contenido principal

Ralsina.Me — El sitio web de Roberto Alsina

A Django Le Saltó La Cadena

Ayer fuí (mu­cho más tar­de de lo que hu­bie­ra que­ri­do) a ver Djan­go Un­chai­ne­d. Avi­so: Hay spoi­ler­s. Si no la vis­te, no si­gas le­yen­do. Tra­to de lle­var­los al fi­nal del pos­t, pe­ro no te quie­ro ca­gar la pe­lícu­la. Ok?

Es­ta pe­lícu­la mues­tra cam­bios en Ta­ran­tino co­mo di­rec­to­r. Pa­ra em­pe­za­r, se ve que ha de­ci­di­do dar­le más pe­lo­ta a su di­rec­tor de fo­to­gra­fía, por­que la pe­lícu­la es her­mo­sa. Tam­bién la par­te for­ma­l, de en­cua­dres y to­mas es mu­cho más pu­li­da que en al­gu­nos tra­ba­jos an­te­rio­res, pe­ro ahí sos­pe­cho que sim­ple­men­te es­tá imi­tan­do a un gran­de co­mo Ser­gio Leo­ne. Pe­ro ha­bi­tual­men­te la be­lle­za es un efec­to se­cun­da­rio de la ad­mi­ra­ció­n, y eso no es ma­lo.

La his­to­ria en sí ya la avi­sa el trai­ler (y per­dón por el avi­so­):

Y en una fra­se, se­ría: Djan­go, li­be­ra­do, va a bus­car a su es­po­sa.

Lo ma­lo de esa fra­se es que no men­cio­na al Dr. Schul­tz. Y el Dr. Schul­tz es a la vez el me­jor y el peor per­so­na­je de la pe­lícu­la. Es el me­jor por­que es in­te­li­gen­te, en­contró al­go pa­ra ha­ce­r, al­go que se­gún los stan­dar­ds que se plan­tean, se­gún el con­tex­to de la pe­lícu­la, es bue­no: ma­tar gen­te por pla­ta. En­ton­ce­s, fí­jen­se, el per­so­na­je tal vez de me­jor co­ra­zón en es­ta pe­lícu­la es el que no le pa­re­ce pa­ra na­da cri­ti­ca­ble ma­tar a ti­ros a un ti­po ade­lan­te del hi­jo, aún cuan­do po­dría no ha­cer­lo. Pe­ro si no lo ma­ta, en­ton­ces o no co­bra los 7000 dó­la­res, o tie­ne que arrear un pre­so quién sa­be cuan­tas mi­lla­s.

Lo ma­ta, ade­lan­te del hi­jo, mien­tras ara un cam­po, por­que es más có­mo­do. Más prác­ti­co.

Ese es el per­so­na­je más bue­no de la pe­lícu­la. Los ma­lo­s, bue­no, los ma­los son ma­los en com­pa­ra­ción con él. Y si hay un "bue­no" in­te­li­gen­te tam­bién hay un ma­lo que lo es.

Y si al­go le gus­ta a Ta­ran­tino es te­ner un per­so­na­je in­te­li­gen­te con el que tra­ba­ja­r. Me acuer­do esa es­ce­na de de Ni­ro y Ja­ck­son en un au­to en Ja­ckie Bro­wn, de es­pal­da­s, ca­lla­dos por vein­te se­gun­do­s, y vos sa­bés que el ti­po es­tá pen­san­do, qué mier­da pa­sa, có­mo pue­de re­sol­ver ese pro­ble­ma.

Cla­ro, Ja­ck­son tam­bién era un per­so­na­je com­ple­ta­men­te ma­lig­no, co­mo en Djan­go, y tam­bién acá, tie­ne ese mo­men­to en que las co­sas le ha­cen cli­ck, que en­tien­de to­do lo que es­tá pa­san­do, ve lo que hay atrás de to­das las fa­cha­das que es­tán mos­tran­do to­dos los de­má­s. Y ha­ce lo que ha­ce por­que tie­ne sen­ti­do pa­ra el per­so­na­je. Por­que ese per­so­na­je tie­ne que mos­trar que es el que sa­be to­do lo que pa­sa, que su je­fe sin él es un ta­ra­do, y si tie­ne que pro­vo­car un con­flic­to, lo pro­vo­ca, si tie­ne que ca­gar­le la vi­da a Broomhil­de, se la ca­ga.

Te­ner per­so­na­jes con con­sis­ten­cia in­ter­na es una de las co­sas que más me gus­tan de Ta­ran­tino. El crea una "per­so­na" y des­pués ve­mos que pa­sa, pe­ro las re­glas de co­mo esa per­so­na ac­túa ya es­tán de­fi­ni­da­s.

Hay dos char­las en­tre Djan­go y Schul­tz acer­ca de ac­tua­r. "Ne­ver break cha­rac­te­r", di­ce. "Bla­ck sla­vers are the lo­wes­t." "Play it that wa­y".

Y esa ló­gi­ca in­ter­na de los per­so­na­jes es el mo­ti­vo por el cual mue­re Schul­tz. El sa­be que si ha­ce eso lo ma­tan. Sa­be que no ne­ce­si­ta ha­cer­lo. Sa­be que va, le da la ma­no, y sa­le de ahí. Y en vez de dar­le la ma­no, lo ma­ta de un ti­ro, por­que no aguan­ta a ese pe­lo­tu­do con bo­qui­lla que or­de­na esos ho­rro­res, y no se pue­de con­te­ne­r. Y esas son sus úl­ti­mas pa­la­bra­s, y tie­ne sen­ti­do en la ló­gi­ca del per­so­na­je, y mue­ve la his­to­ria pa­ra ade­lan­te. Y la ca­ra cuan­do lo di­ce es te­rri­ble, es ac­tua­ción pu­ra, te cuen­ta una his­to­ria con un ges­to en me­dio se­gun­do.

Y Ta­ran­tino te ha­ce ac­tua­r. Sal­vo él mis­mo, to­do el mun­do ac­túa bien en una de Ta­ran­tino. Ojo, Leo­nar­do Di Ca­prio es un muy buen ac­to­r, que tu­vo la des­gra­cia de ser muy lin­do pi­be, pe­ro sa­be ac­tua­r, así que eso no es sor­pren­den­te, pe­ro ac­túan bien to­do­s.

NO­TA

La es­ce­na de la ca­bal­ga­ta a Cand­y­land con "100 bla­ck co­ffin­s" es la es­ce­na me­jor mu­si­ca­li­za­da del año. Le­jo­s.

Y qué es lo ma­lo de Djan­go Un­chai­ne­d?

Bue­no, era es­pe­ra­ble que hu­bie­ra san­gre, pe­ro si Ta­ran­tino al­gún día pu­die­ra in­ten­tar ha­cer una pe­lícu­la que no pin­te pa­re­des de ro­jo po­dría ser in­te­re­san­te. Ojo, no es un re­tro­ce­so, pe­ro es una opor­tu­ni­dad per­di­da de dar un pa­so ade­lan­te.

El per­so­na­je de Djan­go es­tá de­fi­ni­do por po­cas co­sas. Quie­re a su es­po­sa, ha­bla po­co, le que­da bien el sa­co ver­de, dis­pa­ra me­jor que to­dos los de­má­s. Le hu­bie­ra ve­ni­do bien un po­co de pro­fun­di­da­d.

Y lo ma­lo en se­rio es que es una fan­ta­sía blan­ca. Es una fan­ta­sía de ven­gan­za ne­gra de un blan­co, co­mo si es­tu­vie­ra pre­gun­tán­do­se, co­mo Can­die "¿­Por qué no nos ma­tan?" y mos­tran­do que sí, que si le hu­bie­ran pues­to un po­co de ga­nas los hu­bie­ran ma­ta­do y ha­brían si­do li­bres. Y eso es un in­sul­to, y es una ca­ga­da, y en­su­cia una pe­lícu­la muy bue­na. Y sí, si Ta­ran­tino hu­bie­ra si­do ne­gro en vez de só­lo que­rer ser ne­gro, en­ton­ces eso no se me ocu­rri­ría, y no me mo­les­ta­ría y se­gui­ría gus­tán­do­me tan­to co­mo me gus­ta­ba ayer cuan­do la es­ta­ba vien­do.

Pe­ro Ta­ran­tino es blan­co, y es­ta es la pe­lícu­la más blan­ca del mun­do.